Inicio General Policiaca En cuatro hospitales le niegan atención a joven baleado

En cuatro hospitales le niegan atención a joven baleado

1
0

ZAMORA, MICH.- Todo un calvario vivió un paciente a bordo de una ambulancia de Rescate, luego de que fuera lesionado por un impacto de arma de fuego y en ninguno de los hospitales cercanos quisieron brindarle atención.

Durante dos horas permaneció a bordo de una ambulancia de Rescate en donde los paramédicos se esforzaron por mantenerlo con vida, sin el instrumental adecuado.

Fue a las 00:15 horas que personal de C5i, reportó a un joven baleado en la colonia Sixto Verduzco, de Ario de Rayón y desde ese momento la ambulancia se trasladó para auxiliar al menor Antonio Q., M., alias “El Toño”, de 17 años de edad.

El joven presentaba un impacto de arma de fuego en la espalda que le perforó el pulmón izquierdo, por lo que su vida estaba en peligro.

Ahí inició la peregrinación; primero a las 01:10 horas llegó la unidad de auxilio a la clínica Juan Pablo II, donde le negaron la atención por falta de medicos especialistas; enseguida, a las 01:20 lo canalizaron al hospital General, donde les comunicaron a los padres del paciente que no había camas disponibles y no podían recibirlo.

Fue hasta las 01:50 que decidieron llevarlo al hospital San José, donde el doctor de guardia solicitó a los familiares la cantidad de 50 mil pesos para empezar a atenderlo en terapia intensiva.

Pero al ver que los padres del herido eran de escasos recursos lo trasladaron a la sala de urgencias del Seguro Social (IMSS) y el personal administrativo les comunicó a los familiares que no estaba registrado y lo rechazaron, sin siquiera estabilizarlo.

Finalmente,  para las 02:20 horas lo canalizaron al hospital Santa María, ahí sí lo atendieron y quedó bajo responsabilidad del citado nosocomio.

De estos hechos tomaron conocimiento la Policía Municipal y Ministerial.

El padre del paciente mencionó que dos sujetos en una motocicleta lo habían agredido a una cuadra de su domicilio y su hijo corrió a un lote baldío para protegerse de sus agresores.