Inicio Deportes Descenso del Veracruz, con sabor a venganza para los aficionados Reboceros

Descenso del Veracruz, con sabor a venganza para los aficionados Reboceros

1011
0

La Piedad, Mich.- La franquicia que un día fue de los Reboceros de La Piedad y que logró el ascenso al máximo circuito del futbol mexicano en mayo de 2013 para luego convertirse en Tiburones Rojos del Veracruz, ha perdido la categoría y descendido a la división de ascenso.

Esta situación trae para la afición piedadense un sabor a venganza después de aquella traición que la directiva veracruzana le propinó al pueblo, afirmando que el equipo permanecería jugando en el estado Juan N. López, cuando ya tenían un acuerdo pactado para mudarse a Veracruz.

Luego de seis torneos desastrosos en que los escualos no supieron estar a la altura de los rivales, el equipo propiedad de Fidel Kuri cayó este fin de semana ante León y con ello se concretó el descenso más rápido de la historia del balompié nacional, pues apenas se jugó la jornada 11 del torneo de Clausura 2019.

El político veracruzano Fidel Kuri aún tiene una posibilidad de mantenerse en la primera división, pero tendría que desembolsar 120 millones de pesos a la Federación Mexicana de Futbol y que el equipo que triunfador de la liguilla por el ascenso sea uno de los certificados para poder militar en dicha categoría, como lo son Atlético San Luis, Zacatecas, Dorados, Leones Negros, Zacatepec, Oaxaca, Tampico-Madero, Juárez y Cimarrones.

El cuadro dirigido por Robert Dante Siboldi ligó más de 23 jornadas sin una victoria y pagó muy caro tal situación.

Sin embargo, más allá de lo futbolístico, está la mano de sus directivos que han estado acostumbrados a manosear desde lo político lo que ocurre con su equipo.

Para la afición rebocera no se olvida la traición de Fidel Kuri: la tarde del 19 de mayo de 2013, el equipo de Reboceros de La Piedad derrotó en penales y de visita al equipo de Toros Neza, por lo que obtuvo el pase a la Primera División, el tercero en la historia del club.

Entre los festejos, el propietario del equipo, Fidel Kuri, aclaró que el equipo no se vendería y que difícilmente saldría de La Piedad, Michoacán.

“La Piedad se ganó el ascenso y se queda ahí. El equipo no está en venta, es de mi familia y ahí seguirá. Va a ser difícil mantener el equipo, pero económicamente no tenemos problemas”, dijo Fidel Kuri, propietario de La Piedad.

Era sábado y en La Piedad todos siguieron el partido por la televisión y luego salieron a las calles para celebrar; todavía al día siguiente, la directiva organizó un desfile desde el estadio Juan N. López hasta la plaza principal, donde se congregaron miles de aficionados para vitorear a los campeones.

Al día siguiente, la noticia en los medios de comunicación nacional era que Reboceros se transformaría en Tiburones Rojos del Veracruz, ante el descontento generalizado y los intentos de un Gobierno municipal por mantener en esta plaza el futbol profesional.

La traición dolió, los rostros de los aficionados se llenaron de rabia, de impotencia, de desencanto. Por eso ahora, este descenso sabe a venganza.