Inicio Opinión ¿Pueblo Bueno?

¿Pueblo Bueno?

293
0

Por Marko Antonio Córdoba Aguirre

Lo ocurrido en Tlahuelilpan, Hidalgo y en Paso de Mata, Querétaro, son hechos muy lamentables que arrojan muchas reflexiones.

Ver a tales personas “jugándose la vida” por unos pesos, inmersas en sus convicciones egoístas o muchas de ellas en su contexto de miseria mental ante una quizá legitima necesidad.

Ver tal grado de deshumanización, de un pueblo que ha vivido una degradación paulatina con todo un país sobajado a una decadente cultura y educación, en donde se le enseña con acciones cotidianas de sus autoridades que el camino más rápido y fácil es el mejor para prosperar, en una cultura del “agandalle”, ya sea pasando por encima de intereses de terceros, en un país en donde “no pasa nada”, “que tanto es tantito”, que no hay el más mínimo respeto a la legalidad, que se ejerce la ley con ojos vendados a conveniencia de “Don Dinero” por encima de la justicia.

Espero, que al Presidente con dichos sucesos, lo hagan reconsiderar un poco sus planes, y que pueda ver que no solo las buenas intenciones bastan, que el pueblo, ese pueblo que en tantas ocasiones ha manifestado que “es bueno”, que cuando vieran que los “de arriba” no roban, todo cambiaría, vea que no es suficiente.

Hay muchas décadas de degradación que conllevan a tener ciudadanos completamente deshumanizados sin temor a nada y dispuestos a todo con tal de un “poco de poder o dinero”, es necesario muchas acciones más que buenas intenciones, la famosa “mafia del poder”, es solo reflejo del mismo pueblo que engaña, abusa y tima.

Apostarle con todo y contra todo a la educación, es sin lugar a dudas el mejor recomienzo para un desarrollo de una nación, por una educación integral, donde se inculquen desde las aulas, el respeto, la responsabilidad, la honestidad, la congruencia, se incentive el trabajo en equipo, la confianza, una educación sustentable que se aprenda a buscar siempre el amor propio, el bien común y la felicidad por encima de cualquier interés material.

Encontrar las y los mejores ciudadanos para poder desarrollar dicho proyecto, aunado a la limpia urgente del sector magisterial de muchos docentes (no todos aclaro) que han sido cómplices también del pobre y mediocre sistema educativo que tenemos actualmente, es un reto monumental, pero sin duda es el camino idóneo de una mejora paulatina de nuestra hermosa Nación.

Muchos intereses políticos inmersos en dicho tema y que pueda que no sea una medida popular, debido al monstruo que mueve los hilos del poder magisterial. Pero se necesita desmadejar la telaraña y cortar de tajo las causas de las consecuencias atroces que vivimos hoy en día.

Sé es una ardua lucha y que a la fecha años y colores han pasado y solo le dan la vueltita al tema, se también que tenemos una nación colapsada por la declive de los valores universales, pero de todo corazón al presidente Andrés Manuel con el único interés de que mi amado país prospere, le deseo toda la suerte del mundo y espero que pueda tener la paciencia, prudencia, disciplina y constancia para poder tomar las mejores decisiones.