Inicio Política PARTIDOS POLÍTICOS CALLAN ANTE DESASEO FINANCIERO EN EL GOBIERNO MUNICIPAL

PARTIDOS POLÍTICOS CALLAN ANTE DESASEO FINANCIERO EN EL GOBIERNO MUNICIPAL

0
0
Compartir

La Piedad, Mich.- Apáticos, los presidentes de los partidos políticos de La Piedad, se han mantenido al margen de la problemática que aqueja al municipio por el desfalco financiero que dejó la administración priista que encabezó Juan Manuel Estrada Medina.

El presidente municipal del Partido Acción Nacional, Ricardo Calderón Pérez, fue abordado por La Redacción con la intención de conocer su opinión respecto al tema, pero argumentó no poder dar una declaración al respecto por ser, al mismo tiempo, funcionario en el Gobierno municipal en conflicto y líder de una fuerza política.

Dijo que tampoco el Secretario General del Comité Municipal del PAN, Rodolfo Ramírez podría opinar al respecto, por lo que en los próximos días habría de designar a alguien que sea la voz del panismo piedadense.

En la misma situación se encuentra el presidente del Partido de la Revolución Democrática, José Eduardo Torres Quintanar, ya que actualmente funge como regidor de la alianza “Por Michoacán Al Frente”, que integran PAN y PRD.

En el caso del Partido Verde, la regidora Gloria Rizo, quien arribó al Ayuntamiento de La Piedad emanada de dicho organismo político, se excusó para opinar argumentando que en la localidad no existe un presidente del PVEM.

Vía telefónica se intentó contactar al encargado del despacho de la presidencia del Comité Municipal del PRI, Ricardo Hernández Luna, ex regidor de la administración saliente, pero no contestó la llamada y se limitó a enviar un mensaje vía whats app diciendo que más tarde se comunicaría.

También se intentó contactar a José Albavera Velázquez, representante del MORENA, pero no pudo ser localizado.

El Partido Encuentro Social no tiene representante en este municipio, como tampoco lo tiene Nueva Alianza, mientras que en Movimiento Ciudadano no hay quien responda cuestionamientos de la prensa.

Así las cosas, un asunto que mantiene en vilo las inversiones para programas sociales, obra pública y la operatividad de los servicios que se prestan a los ciudadanos, no es del interés de los partidos políticos que meses atrás se proclamaban defensores del pueblo.