Inicio General PARTICIPAN ALUMNOS DE TECNOLÓGICO DE LA PIEDAD EN CAPACITACIÓN BINACIONAL

PARTICIPAN ALUMNOS DE TECNOLÓGICO DE LA PIEDAD EN CAPACITACIÓN BINACIONAL

37
Compartir

El Nodo Binacional de Innovación del Bajío: NoBI Bajío, es una asociación entre 7 universidades y centros de investigación integrado por: la Unidad Irapuato del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV Irapuato), el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ), el Centro de Investigación en Matemáticas (CIMAT), el Instituto Tecnológico Superior de Irapuato (ITESI), el Tecnológico Nacional de México / Instituto Tecnológico de la Piedad (ITLP), la Escuela Nacional de Estudios Superiores Unidad León, la UNAM (ENES UNAM) y el ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara.

NoBI Bajío fue conformado con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) a través de una Convocatoria Paralela con la National Science Foundation (NSF) de los Estados Unidos de América, en la modalidad de Conformación de Nodos y tiene como objetivo acelerar el proceso de comercialización de tecnologías desarrolladas en los diferentes centros de investigación y universidades que lo conforman.

Como parte de sus actividades, NoBI Bajío llevó a cabo un entrenamiento en emprendimiento, en donde 24 equipos compuestos por un investigador principal (IP), un líder emprendedor (LE) y un mentor de negocios (MN) y en algunos casos con un estudiante de apoyo (EA), identificaron oportunidades de generar productos de valor agregado a partir de las investigaciones realizadas en las propias instituciones. Se contó para ello con instructores reconocidos por CONACYT y la NSF a través de un plan de estudios oficial. Cinco representaron al Instituto Tecnológico de La Piedad.

El tema central del entrenamiento fue llevar a la práctica la metodología denominada Customer Discovery (Descubrimiento del cliente) que se puede considerar como un estándar mundial de facto para la creación de empresas y para entender al cliente. La tarea de cada equipo consistió en llevar a cabo 100 entrevistas con empresarios, gerentes, clientes o usuarios relacionados con la idea original de cada proyecto, con la intención de conocer a detalle la cadena de valor en la que está inmersa cada iniciativa.

Para poder hacer las entrevistas, que en algunos casos implicó viajes en distintos estados de la República, cada equipo contó con un apoyo económico de 50 mil pesos provenientes de CONACYT.

Las entrevistas a los actores de la cadena de valor encierran la parte más enriquecedora de la metodología ya que permitieron a cada equipo, interactuar con sus posibles proveedores, clientes o usuarios, al mismo tiempo que se descubrían a través de las charlas, nuevas necesidades que significan oportunidades de negocio o también, por qué no, se revelaba que la idea original no tenía futuro comercial, permitiendo tomar una decisión en tiempo correcto.

El ITLP contó con el gran apoyo del Centro de Innovación y Competitividad de La Piedad (CINCOM) para llevar a cabo la mentoría de negocios, necesaria para cada equipo.

El conjunto de participantes de La Piedad se mencionan enseguida:

PROYECTOS:

Aplicación de aceites esenciales en desodorantes de uso humano; (LE) Andrea Vanesa Reyes Castillo; (IP) José Barajas Huerta (MN) Oscar Eduardo Santiago Sevilla.

Asistentes personales de software autónomos de dominio específico; (LE) Ingrid Valeria Zaragoza Juárez (IP) J. Guadalupe Ramos Díaz (MN) Diego Armando Bribiesca Martín del Campo.

Pieles sintéticas artesanales; (LE) Juana Yuriana Pérez Espinoza (IP) Norma Angélica Ortiz Orozco (MN) Guillermo Barajas García (EA) Reyna Acevedo Vázquez.

Aspergot: crianza y comercialización de caracoles hélix aspersa; (LE) Cristina Rodríguez Ayala (IP) Edith Amalia Barragán López (MN) María Dolores Martínez Díaz (EA) Anaid Vázquez Mercado.

Sistema integral de gestión de recursos en cultivos industriales: Agroapp; (LE) Eliseo de la Paz Murillo (IP) Guillermo Ascencio Rodríguez (MN) Ricardo Dávila Guzmán.

De los cinco proyectos, hay algunos que tienen los elementos necesarios para convertirse en una empresa y que requieren en todo caso algún apoyo fundamental para financiar la construcción de los prototipos. Cabe decir que cada equipo ha logrado comprender la cadena de valor en la que está inmerso y a partir del entrenamiento, ubica claramente la forma y presentación adecuada para salir al mercado con la menor posibilidad de riesgo.

Estas técnicas serán muy positivas para orientar los nuevos proyectos de emprendimiento del Instituto Tecnológico de La Piedad y por consiguiente para una mejor formación de sus estudiantes que sustancialmente son ciudadanos piedadenses.