Inicio General MUERTO DE CHARAMUSCA, UNA TRADICIÓN CASI OLVIDADA EN LA PIEDAD

MUERTO DE CHARAMUSCA, UNA TRADICIÓN CASI OLVIDADA EN LA PIEDAD

82
Compartir

Los dulces han sido siempre un elemento importantísimo en la cultura gastronómica mexicana. Se dice que desde la época prehispánica, los indígenas tenían por costumbre elaborar diferentes preparaciones dulces con los ingredientes locales. Sin embargo, la llegada de los españoles significó un giro sustancial en este contexto, pues de Europa llegaron la caña y la leche de vaca, dos ingredientes que habrían de definir los dulces típicos de México.

Entre los muy numerosos dulces tradicionales que se elaboran en nuestro país se encuentran las Charamuscas. Estos dulces consisten en un caramelo hecho de piloncillo y mantequilla, que se endurece y se presenta en forma de remolinos, generalmente formando figuras.

Son uno de los dulces más representativos del estado de Guanajuato, especialmente porque se suele modelar con ellas la figura de momias, atractivo turístico de la ciudad. Sin embargo, las Charamuscas se preparan también en algunas zonas de San Luis Potosí y en Michoacán, aunque en esos lugares simplemente se les prepara en forma de espirales. Se dice que las Charamuscas comenzaron a tener éxito a principios del siglo XX, pero su origen no se conoce bien.

Hay quienes afirman que las primeras se elaboraron en el estado de Aguascalientes, de donde las aprendieron los charamusqueros de Guanajuato. Igualmente, se cree que fue en Aguascalientes donde se les puso el nombre de Charamuscas, pero fueron los guanajuatenses quienes concibieron la idea de modelar con este dulce las calaveras y momias tan representativas de su región. Poco a poco, la costumbre de las Charamuscas fue cobrando fuerza en Guanajuato y a mediados del siglo XX era ya toda una tradición y quienes las elaboraban comenzaron a dar a conocer los dulces en todo el país. Sobre todo, comenzaron a vender las Charamuscas en el Museo de las Momias, con lo que sellaron la relación entre estos dos atractivos de Guanajuato.

Básicamente las Charamuscas, como hemos mencionado, están hechas de piloncillo y mantequilla, sin embargo pueden llevar algún sabor como coco o nuez, que son los más tradicionales. Los ingredientes para elaborar la charamusca no son muy complicados; el arte de este dulce reside sobre todo en saber manejarlo para elaborar complicadas figuras de momias y calaveras, como hacen los artesanos del estado de Guanajuato. Al paso del tiempo, las Charamuscas se han convertido en todo un símbolo, pero también se adaptan a los tiempos. Hace algún tiempo, cuando en Guanajuato se emitió una ley que prohibía besarse en la vía pública, comenzaron a aparecer Charamuscas besuconas, es decir, que representaban parejas de momias besándose. Esta creación tuvo gran éxito entre los consumidores y hasta donde sabemos, ninguna charamusca fue arrestada.

Así, al paso de los años, las Charamuscas son un dulce característico de Guanajuato y, al mismo tiempo, el sostén de muchas familias que se dedican a su elaboración artesanal. Así que, si tienes oportunidad de ir a esta bella ciudad, no dejes de adquirir alguna momia de Charamusca. Pero igualmente, puedes elaborarlas en casa, elaborar las figuras que más te agraden y, sobre todo, pasar una tarde de mucha diversión en la cocina.