Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

837
Compartir

Dicen las Malas Lenguas que en días pasados visitó esta ciudad el Secretario General del Comité Ejecutivo Estatal del PRD, Antonio García Conejo, para reunirse con empresarios de la localidad, con lo poquito que queda de la militancia y con reporteros locales, para hablar de todo y de nada.

Por supuesto que los líderes de la iniciativa privada no acudieron personalmente pero sí mandaron alguno de sus asistentes, “por pura presencia de marca”. Había representantes del sector educativo, de la industria porcícola, del Colegio de Michoacán, del gremio del comercio y hasta los únicos dos miembros que conforman el Comité Municipal del PAN en La Piedad estaban presentes.

Con casi dos horas de retraso, el hermano del gober hizo como que escuchó las demandas de los ahí reunidos y las fue anotando en una hoja arrugada que alguien le dio y que seguramente fue a parar al bote de la basura, como ha ocurrido con cada uno de los acuerdos que ha tenido con la gente de aquí el Gobierno del estado. Al final, se dio a conocer la verdadera intención de todo esto: quiere ser Senador de la República y anda buscando el favor de los ciudadanos y luego se olvidará de ellos. ¿Alguien lo duda?

 

Dicen las Malas Lenguas que tuvieron que pasar casi mil días para que los regidores panistas Brenda Orozco y Ulises Caratachea hicieran algo por los ciudadanos a los que representan. La jornada por la inclusión los tiene bastante ocupados, así que por favor nadie les vaya a decir que aquí los mencionamos, no vaya a ser que se distraigan y dejen de trabajar. Si de por sí… ¿Y los demás, cuando comienzan?

 

Dicen las Malas Lenguas que en días pasados, el Sindicato de Empleados Municipales y funcionarios de primer nivel del Gobierno municipal de La Piedad participaron en una de las peregrinaciones a la Virgen de Guadalupe. Iban muy contentos, cantando, orando y aventando cuetes; se tomaban selfis y las subían al feis; haciendo uso del dron de Comunicación Social comenzaron a transmitir en vivo el evento, pero sin darse cuenta de que sus conversaciones las escuchaban todos los usuarios de las redes sociales. Ahí nos dimos cuenta de lo que piensan de algunos regidores.

Hasta ahí, todo iba más o menos bien. Llegaron al Santuario, se colocaron en las mejores bancas y se dispusieron a escuchar la homilía. Mientras unos se mezclaban con el pueblo, otros como Nicolás Hermosillo se acomodaban los bigotes para salir bien en las fotos (ahora quiere ser candidato a diputado local por el PRI y anda buscando padrino en el sector empresarial pero, dígame usted, ¿Quién votaría por alguien así?).  Los ahí presentes no contaban con que el sacerdote les comenzó a hablar de la importancia de valores como la humildad, el servicio, la compasión, el trabajo, la empatía y la gratitud.

Luego les recordó que “son funcionarios públicos, no cobradores públicos”; les dijo que deben dejar el trato déspota con los ciudadanos y hasta corruptos los llamó. Al líder sindical, Ricardo García, le reclamó ayudar a sus semejantes sin exigir nada a cambio.

Los funcionarios, aludidos, poco a poco fueron abandonando el recinto, ante las miradas y risas burlonas de algunos trabajadores y ciudadanos que aplaudieron las palabras del presbítero. ¿Será que les sabe algo o se trataba de alguna parábola que los hizo sentirse aludidos?

 

Dicen las Malas Lenguas que en Morena no han terminado de ponerse de acuerdo sobre cómo definirán a sus candidatos; José Albavera y Miguel Orozco reclaman derechos de antigüedad y quieren la candidatura a la diputación local. Hay quien afirma que el mensaje de Andrés Manuel López Obrador acerca de que “MORENA no tiene dueño” y que sus seguidores deben dejar atrás las actitudes de “Yo llegué primero, ya me toca y yo he trabajado más”, llevaban como destinatario a estos dos personajes.

Son tantos los errores que ha cometido Morena en ésta región, que podría perder incluso la presidencia municipal de Yurécuaro, único municipio michoacano gobernado por este organismo político, y esto, precisamente por el empecinamiento de los ya mencionados sujetos y otros yurecuarsenses en querer manosear los procesos internos.

Por lo pronto, el edil de dicho municipio, Marco Antonio González Jiménez, ha revelado que prefiere apoyar a Silvano Aureoles antes que impulsar un proyecto donde lo último que importa es la democracia y el bienestar del pueblo.

 

Dicen las Malas Lenguas que Ramón Maya Morales ha manifestado en diversos foros su interés de ser, por enésima ocasión, candidato a la presidencia municipal de La Piedad. El problema es que no tiene un partido político que lo arrope, las opciones que le quedan son Nueva Alianza, el Partido Verde o Encuentro Social, con muy pocas posibilidades de que le den lo que él pide, sobre todo porque no trae consigo más de tres o cuatro votos y seguramente no estará dispuesto a aceptar algo menos que una sindicatura.

Y es que, difícilmente algún organismo político quiera salir a contender con un personaje al que se le recuerda por haber mandado construir una puerta trasera en su oficina para salir por ahí y no atender a los ciudadanos; debemos recordar que fue un presidente al que se le acusó, en su momento, por inflar los presupuestos de las obras que realizaba; de ofrecer un trato déspota con sus subalternos y empresarios; que sus tres tesoreros salieron con acusaciones graves por parte de la Auditoría Superior de Michoacán y que, incluso, tuvieron que devolver sumas importantes de dinero al erario; que sus propios ex colaboradores lo han acusado de “oportunista”, “gandalla” y “comesolo”, al grado de que lo han abandonado al saber de su nueva aspiración.  Aun así, no lo descarten.

 

Dicen las Malas Lenguas que este lunes, el alcalde Juan Manuel Estrada, volvió a reunirse en privado con sus directores de área para realizar una autoevaluación del desempeño alcanzado en el presente año y como no había muchos argumentos que calificar, comenzaron a intrigar cuestionando cómo era que la prensa se daba cuenta de sus encerronas y lo que ahí se platicaba. Bastante tiempo dedicaron a este tema, echándose la bolita uno a otro, acusándose de chismosos y delatores.

La verdad no tiene nada de malo que el alcalde se reúna con sus directores, malo sería que no lo hiciera. El problema es y sigue siendo el mismo, malos resultados de directores como el de Educación, Marco Antonio Rodríguez (el único que tiene un subdirector que funge más como fotógrafo personal), el de Promoción Económica, Carlos Estrada; el de Cultura, Francisco Ríos; el de Deportes, Juan Ramón Maya (quien parece un empleado más de los Reboceros de La Piedad y de quien se nos había pasado mencionar desde hace tiempo que durante todo el ciclo escolar anterior no se presentó un solo día a laborar en la escuela de Los Melgoza, donde se desempeña como maestro de educación física y terminaron corriéndolo. Aunque sus relaciones políticas lograron que se reacomodara en el turno vespertino).

Entre algunos comentarios que se generaron en lo corto es que no a todos los funcionarios se les mide con el mismo rasero y existen algunos privilegiados como Gonzalo Cano, quien ha cometido errores importantes que han dejado mal parada a la administración municipal y no es capaz de salir a dar la cara, para justificar sus malos resultados como gestor y operador político. A él, ni quien le diga nada.

 

Dicen las Malas Lenguas que todo parece indicar que los panistas Alejandro Espinoza y Samuel Hidalgo han llegado a un acuerdo importante: impulsar con todas sus potencialidades (es un decir) la candidatura de Hugo Anaya a la diputación local (o federal si es que así lo determina el dedo de la democracia panista) y tan contentos quedaron con la determinación que hasta se tomaron fotos y las subieron al feis.

En lo que no logran salir de acuerdo es quien será el candidato a la presidencia municipal de La Piedad (aunque el dedo democrático del PAN ya tiene la respuesta) y anda cada uno por su lado haciendo su luchita, llevando funciones de cine a niños que no votan y entregando apoyos a señoras que ni credencial de elector tienen.

Aseguran que una vez que la encuesta concluya y se conozca quien es el más guapo y el menos sangre pesada, el que pierda habrá de aceptar la decisión que se tome y sumarse al proyecto de su contrincante. ¿Qué más les queda hacer si nunca han estado fuera del presupuesto y no saben lo que es salir a buscar chamba?

 

Dicen las Malas Lenguas que las voces triunfalistas que se retumbaban desde la Tepusa hasta la Cañada de Ramírez han callado ahora que no hay dinero ni pa´ la nómina.

Y es que el dinero mueve todas las voluntades y la falta de ello hace cambiar al más estoico. Ahora que no hay lana, el presidente municipal de Numarán, Daniel Zarate Estrada, enfrenta una severa crisis política que no le ha podido resolver ni el líder de los panistas en la región, Ricardo Calderón, mucho menos el reducido Comité Municipal de Numarán.

El punto favorable para el gobierno municipal es que el PRI en Numarán está muerto y el PRD no tiene rumbo, de otra manera ya habrían hecho un sainete reclamando los recursos millonarios que se presumieron junto con Marko Cortés

Pero volviendo al tema de los billetes, la ausencia de estos ha hecho que los regidores albiazules le dieran la espalda al alcalde y se han negado a firmar la cuenta pública y amagan con denunciar en la prensa gastos excesivos, como los de las fiestas patrias.

Bien dice el dicho, que cuando un barco comienza a hundirse las primeras en salir a flote son todas las ratas.

PD ¿No habrá ya más lonas o espectaculares de Numarán en la fuente de Aviña?

 

Dicen las Malas Lenguas que si en este momento nos pusiéramos a elegir a los peores regidores de los últimos 20 años, seguramente la lista la encabezarían el priista Ricardo Hernández y Sofía León, del Partido Verde, quienes no representan a ningún sector social, son inoperantes en la gestión, improductivos en la generación de propuestas y ni siquiera hacen el esfuerzo por caerle bien a la gente.

El primero se encuentra enfocado al 100 por ciento en manejar la campaña de Hugo Pérez y estar al pendiente de lo que ordene y disponga Adriana Hernández. La segunda, Sofía León, tras haber nacido en el DF, sigue tratando de explicarse por qué para los piedadenses es indispensable que las quesadillas tengan queso y tratando de entender la diferencia entre taco, flauta y queca.  ¡Así, no se pinches puede!

 

Dicen las Malas Lenguas que para todos aquellos que estaban con el pendiente, Anjuli Murillo ya nos dijo que este año no habrá pista de hielo, ni de plástico ni de unicel ni de nada. Ella organizará (¿?) el Festival del Mariachi y ya. Nada más. No pregunten.