Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

926
Compartir
  1.  Dicen las malas lenguas que oooootra vez el síndico Nicolás Hermosillo, en su desmedida obsesión por opinar de todos los temas y querer tener siempre la razón de todo y ante todos, metió en serios aprietos a la administración municipal y generó un conflicto entre diferentes fuerzas del tricolor del ámbito estatal y federal, llevándose entre las patas a aquel del que dice ser “su amigo personal” (supongo que sus amigos impersonales son los del feis) el Inge Juan Manuel Estrada.

Y es que todo el sainete que se armó en torno a los dimes y diretes entre la diputada federal Rosa María Álvarez y los funcionarios del Gobierno municipal de La Piedad, además del intercambio de llamadas telefónicas entre diputados, coordinadores partidistas y líderes morales del tricolor, jamás se habría dado si Nico se mantiene con la boca cerrada. Y todo para que al final terminara haciendo uno de los ridículos más grandes de su carrera.

Resulta que el día que se llevó a cabo la inauguración de la Expo Pecuaria, la legisladora estaba invitada al evento, pero como casi siempre sucede, decidió quedarse en casa y mandó a dos asistentes a representarla, con tan mala fortuna que se toparon de frente con el explosivo funcionario, quien arremetió contra ellos reclamándoles la nula asignación de recursos en el PEF para La Piedad, en el ejercicio 2018.

Pa’ pronto, los dos jóvenes corrieron a decirle a la legisladora lo que ocurrió y esto encendió la mecha.

Luego vino el siguiente diálogo:

  • A ver Don Niko, ¿A mí cuando me mostraron una solicitud? O ¿Cuándo vinieron conmigo a presentarme algún proyecto?
  • ¿Cómo que cuándo? No sea usted así. ¡Tengo los documentos firmados y sellados en mi oficina!
  • No puede ser. A ver, mándeme una copia.
  • Deme un par de minutos, no vaya a colgar usted. Señorita, vaya a Secretaría Técnica y que traigan los papeles donde se le pide el apoyo a la diputada Rosa María Álvarez. No cuelgue, por favor diputada. Orita va a ver usted, se los mando enseguida y entonces nos va a tener que explicar usted por qué no ha dado apoyo a los piedadenses. Espéreme tantito, ya volvió mi secretaria. Señorita, ¿Qué le dijeron? ¿Qué? No me chinguen. Pereme diputada, le devuelvo la llamada en un ratito más.
  • ¿Bueno?
  • Soy yo, Nicolás Hermosillo.
  • ¿y bien?
  • ¡Échenos la mano! Mire usted tiene una mala imagen en el municipio, le podemos ayudar con algunos amigos de la prensa.
  • ¿Qué pasó con los comprobantes?
  • Pos, sí, sí están. Pero no están firmados.
  • ¡Le dije! ¡Le dije! ¿Sí o no se lo dije?
  • Mire no se ponga usted así. Ya sabemos que va a dar una conferencia de prensa, no sea usted mala dígale a los reporteros que sí le llevamos los proyectos y decimos que fue un desajuste en el presupuesto o cualquier otra cosa. ¡Ayúdenos!
  • ….
  • ¿Diputada? ¿Diputada? ¿Diputadaaaaaaa?

Dicen las malas lenguas que en días pasados Jonathan Bañales fue a buscar a José Albavera y otros líderes de Morena, pidiéndoles que lo recibieran en el seno de su partido, por lo que los estos dijeron que no había inconveniente y hasta un vaso de agua le ofrecieron. (Panistas y perredistas afirman que irá dentro de la planilla del Frente Ciudadano en una regiduría, pues así lo negociaron en Morelia los líderes de los tres organismos políticos, tal vez por eso busque otras opciones).

El problema fue cuando el hasta ahora presidente de Movimiento Ciudadano en La Piedad vio que le abrían la puerta y enseguida pidió ser el conductor del camión cuyo destino es la presidencia municipal de La Piedad. Pronto lo pararon en seco y le dijeron que había reglas que respetar y que pos así no se valía, que era necesario primero que se conocieran, que intercambiaran por lo menos una que otra postal navideña y otros detallitos para que fuera naciendo el cariño.

Al menos así habían quedado hasta que vino Andrés Manuel López Obrador y les dijo a todos sus seguidores que “Morena no tiene dueño y que es momento de dejar de pelearse con la gente del PRI. Aquí no es de yo llegué primero ni que yo soy de los fundadores, aquí se trata de trabajar todos juntos encaminados en un proyecto ciudadano”.

Ahí entre la muchedumbre había gente que comulga con diferentes partidos y estaban sentados sin hacer ruido, pasando casi desapercibidos hasta que la oradora del evento, Melba Albavera se olvidó que el micrófono estaba encendido y de pronto se quedó mirando fijamente hacia el centro del salón. Entrecerró los ojos y descubrió a alguien que la sorprendió. Volteó rápidamente a ver alguien que estaba atrás y dijo unas palabras que todos escucharon por el altavoz: “¿y Ramón Maya qué?” Descubriendo la presencia del polémico personaje. ¿Será que ambos ya están apalabrados con los de “más arriba” y el peje les estaba dando la bienvenida? ¿Uno candidato a presidente y el otro a la sindicatura? ¿O a la diputación?

 

Dicen las malas lenguas que al interior de las huestes priistas hay mucha gente preguntándose en qué bando milita ahora la regidora Laura Elena Valadez, pues para todos es bien sabido que el único mérito que tuvo para ser incluida en la planilla fue el hecho de ser comadre de su compadre.

Se supone que la idea era tenerla dentro del equipo para que apoyara las decisiones (¿?) del compadre acomodado, pero resulta que ha estado trabajando en el proyecto político de Adriana Hernández (que cada vez se desmarca más del Inge Estrada) olvidándose de los compromisos pactados. El problema es que ni aquí ni allá, pues muy hacendosa que digamos no es la regidora, al menos no como servidora pública.

Ojalá que los próximos candidatos a la presidencia municipal se fijen bien al momento de elegir a los personajes que integrarán sus planillas, para que el pueblo no tenga que seguir lidiando más con gente carente de un perfil adecuado para el cargo. ¿Una regiduría nomás por ser mi comadre? Ya ni en la “Ley de Herodes”.

 

Dicen las malas lenguas que donde sí conectan el quehacer político con las necesidades de la gente es en el  municipio de Yurécuaro, donde las gestiones del alcalde Marco Antonio González Jiménez permitieron que se etiquetaran más de 9 millones de pesos para diferentes obras entre las que se destacan la construcción de una Estación de Bomberos y Protección Civil que ya la quisiéramos para La Piedad, además de que se contará con la primera unidad pública de hemodiálisis que permitirá atender al creciente número de personas que requieren de este servicio.

Por cierto, ¿alguna de las instituciones públicas del sector salud se habrá dado cuenta ya de la gran problemática que existe en esta zona del estado por el alarmante número de personas con insuficiencia renal crónica y padecimientos relacionados? Funcionarios de Yurécuaro dicen que es por la contaminación de las aguas del río Lerma y la ingesta de legumbres infestadas con pesticidas. Es algo que debería ser investigado profundamente por las autoridades en la materia, pero pos ni modo que lo hagan los de la Jurisdicción Sanitaria 6, mucho menos los de Sanidad Vegetal, que ni pa´ la gasolina tienen. ¿Sedrua? ¿Conagua? ¿La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo? ¿El Chapulín colorado? No, creo que ya se murió.

 

Dicen las malas lenguas que por muchas colonias y comunidades rurales de éste municipio hay directores de escuelas públicas pidiendo apoyo del gobierno en turno para mejorar la infraestructura de los planteles educativos.

Cuando los padres de familia o directivos acuden ante alguna instancia oficial a solicitar el apoyo, se encuentran con funcionarios que les salen con la frase de “a esa escuela ya se le apoyó”. Y es cierto, Adriana Hernández les consiguió recursos para construir techumbres en medio de patios cívicos donde no había ni siquiera una cancha. Los techos quedaron muy bonitos, pero ¿de qué sirven en una escuela donde no hay baños, donde los salones no tienen ventanas y donde muchas veces ni siquiera hay maestros?

 

Dicen las malas lenguas que Andrés Manuel López Obrador, durante la reunión que sostuvo con su militancia anunció que luego de una encuesta realizada en días pasados, se determinó que Cristóbal Arias será, a partir de ahora, el Secretario de Organización de Morena en Michoacán. Es un destape, al viejo estilo del PRI, claro está.

Habían pasado acaso cinco minutos después de que terminó el evento, cuando el aludido sujeto, dos veces candidato del PRD a gobernador de Michoacán, circulaba en una camioneta Suburban por la calle Mariano Jiménez, justo cuando salía de su domicilio un conocido empresario local. Cristóbal Arias no se aguantó las ganas y asomó la cabeza por la ventana gritando a todo pulmón: “Soy candidato a Senador, luego te busco”.

De esta manera, quedan fuera de alcanzar dicho escaño, el ex gobernador Leonel Godoy Rangel, el diputado federal Fidel Calderón Torreblanca y otros “líderes” que también buscaban la senaduría. Pero ni se apuran, pues son como los gatos corrientes, que no importa donde los tires, siempre caen bien parados.

 

Dicen las malas lenguas que, aunque a muchos no les guste Gabriel Bernal sigue bastante activo en su lucha por lograr convertirse en presidente municipal de La Piedad, por lo que viaja constantemente a otras ciudades donde se realizan seminarios, talleres, conferencias y hasta reuniones de macramé en las que se aborda el tema de las candidaturas ciudadanas.

Precisamente, una de esas andanzas lo llevó a Atotonilco donde se apareció en casi todas las fotos que le tomaban Pedro Kumamoto, candidato independiente a una Senaduría de la República. Hasta ahí todo está bien. El problema viene cuando la gente pregunta ¿En qué trabaja Gabriel Bernal? ¿A qué hora atiende su trabajo si siempre está en campaña? ¿De donde está sacando dinero para andar en todas partes? ¿Quién está detrás de él? ¿Quiénes son los 20 mil seguidores que dice tener y con los que según él ganaría la elección?

 

Dicen las malas lenguas que el sindicato que el Gobernador del Estado, Silvano Aureoles Conejo, ha enviado a Pavel García Morales para que se haga cargo de dirigir y poner orden en la Jurisdicción Sanitaria 6, donde los berrinches del líder sindical no han permitido el trabajo de cuatro jefes jurisdiccionales y un administrador.

En lo que va de la gestión de Aureoles Conejo, el sindicato ha desechado al Doctor Adolfo Murillo, Jesús Salgado, Bernabé Duarte, Patricia Guzmán y ahora a Iván Miranda Márquez. El líder sindical también convenció a la autoridad de destituir a Santiago Hermosillo de la administración y sabrá Dios cuanto tiempo dure en el cargo el nuevo jefe jurisdiccional. Mientras tanto, se han dejado de realizar desde hace mucho tiempo los programas de vigilancia sanitaria en alimentos expedidos en la vía pública. No hay acciones para prevenir la influenza estacional que en estos momentos mantiene a miles de personas enfermas y la lista de obligaciones no cumplidas por parte de quienes deben procurar la salubridad y la asistencia pública se extiende por varios kilómetros. ¿Será García Morales la solución a esta problemática?

Dicen las malas lenguas que ahora que se acerca el fin de año muchos de los alcaldes andan que no saben cómo hacerle para completar la nómina y pagar los aguinaldos de los trabajadores, además de que deben cumplir con los compromisos contraídos con proveedores de bienes y servicios.

El problema es que en las participaciones federales y estatales del mes de octubre se registró un “recorte” presupuestal, dado que las grandes empresas del país dejaron de pagar sus impuestos pues decidieron hacer donaciones para ayudar a los estados afectados por el terremoto del mes de septiembre.

El asunto está sumamente complicado porque los alcaldes de las tres fracciones políticas ya se han reunido con el mandatario estatal Silvano Aureoles a pedirle soluciones a infinidad de problemas y en las últimas ocasiones algunos ediles ya ni quieren ir a visitarlo pues ya saben que no obtendrán nada y además en cada visita hay que dejar “regalitos” con todo el séquito de funcionarios, lo cual resulta bastante caro. Ora sí que como dice el dicho, “es mucho el amor, pero pocas las caricias”.

Dicen las malas lenguas que al interior del PRI todo parece haberse acomodado para permitir que el Inge Juan Manuel Estrada sea nuevamente el candidato a la presidencia municipal y que Hugo Pérez irá como abanderado por la diputación local.

Sin embargo, el hecho de que equilibren fuerzas los grupos políticos nadie puede afirmar que esta sea una fórmula ganadora.

En el Frente Amplio (si es que no se autodestruyen en los próximos minutos) todo parece indicar que llevarán a Alejandro Espinoza como candidato a presidente municipal y a Marco Antonio González Jiménez, edil de Yurécuaro por la diputación (por decisión y mandato de Silvano Aureoles y Marko Cortés); Hugo Anaya iría por la diputación federal. Los perredistas que decían que tenían la bendición de Pascual Sígala, pos síganle pensando porque no más no alcanzarán nada.

En tanto que los de Morena, hasta antes de la visita del PEJE tenían conformada una terna cuyos participantes prometieron mantener en la secrecía, pero uno de ellos ya regó el tepache y se han revelado ya los nombres de Gabriel Aguirre de la Paz, el cirujano Gilberto Parra García y el propietario de la cadena de Farmacias del Doctor Pepito, aunque este habría declinado en favor de José Eduardo Varela, un ex panista joven a quien César Oceguera nunca le dio oportunidad de desarrollarse en el ámbito político.

Del PVEM, de Nueva Alianza, del PT, de Encuentro Social, ni me pregunten por que ni ellos mismos saben siquiera si van a participar, pues sus líderes no logran reunir siquiera a cinco señoras en la fila de las tortillas, por lo que todo parece indicar que perderán por “default”.

 

 

.