Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

902
Compartir

Dicen las Malas Lenguas que a la presidenta del Comité Municipal del PRI, Alicia Ojeda Pérez, le ha vuelto la sonrisa al rostro y ahora anda saludando, muy atenta y dispuesta, a todo mundo. Claro, trae en la mira la idea de ser la candidata a la diputación local, creyendo tener todas las cartas bajo su manga, al ser la lideresa del tricolor en este municipio. Sin embargo, debe hacer un análisis muy profundo antes de que decida salir a buscar el voto, pues seguramente muchos de los priistas le echaran en cara su falta de liderazgo como coordinadora de la fracción priista en el cabildo, donde no ha podido o no ha querido cumplir con las obligaciones que su cargo exige.

Muy seguramente saldrá a decirle a la militancia el cuento aquel de “todos somos el PRI” y que “le debemos mucho al PRI”, pero que no se le olvide que ese partido, por lo menos en La Piedad, se ha desligado de la militancia y también del Gobierno municipal, siendo ella la cabeza del organismo. ¿A quién irá pues a pedirle el apoyo, después de tantas puertas que cerró?

 

Dicen las Malas Lenguas que de nueva cuenta el municipio de La Piedad se quedó sin un solo peso para obras públicas impulsadas desde la federación, lo que representa un severo golpe para el alcalde Juan Manuel Estrada Medina, que tendrá que salir a buscar la reelección con ese lastre a cuestas.

El compadre incomodo, Gonzalo Cano, todavía anda pregonando que el próximo martes saldrá una nueva lista de obras con recursos del fondo metropolitano. ¿Volverá el edil a confiar en esos cuentos chinos? ¿Saldrán con otra vacilada como la del primer año cuando precisamente el secretario técnico quiso pasarse de vivo presentando una captura de pantalla como único argumento de que había conseguido 40 millones de pesos? ¿Y luego que pasó? El panista Alejandro Espinoza los evidenció gacho cuando reveló que las obras que se presumían eran de un municipio de Querétaro.

Por lo pronto, ya podemos ir imaginando los ataques de sus contrincantes durante el proceso electoral que se avecina y pos ¿Cómo defenderse?

 

Dicen las Malas Lenguas que quien tiene una deuda enorme no solo con los piedadenses sino con los habitantes de los otros municipios que conforman el distrito, es la diputada federal Rosa María Álvarez Piñón, a quien tres años no le han sido suficientes para darse tiempo de venir a ver que necesitan sus representados. Nunca, al menos yo no lo recuerdo, habíamos tenido un representante tan inútil en la Cámara de Diputados y ¡acuérdese usted de los que han estado!

Podría pensarse que concentró sus esfuerzos en el municipio de Zamora de donde es originaria, pero existe información de que allá tampoco se le ha visto hacer nada y que no ha sido capaz de establecer algún acercamiento con los tres alcaldes priistas del distrito.

Todo parece indicar que el descontento es tan grande que en Zamora ya decidieron deslindarse de toda bronca y aventaron la bolita hacia La Piedad o Ecuandureo para que de uno de estos municipios salga el próximo candidato a la diputación federal, pero ahí es donde la puerca torció el rabo, porque muchos gallos no crea usted que hay. Ni modo de que sea ooooootra vez David Vázquez, o que se busque una posibilidad con alguien de Yurécuaro, donde la única opción viable es Víctor Villanueva, actual visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Pensar en Tere Cano, Enrique Pérez Castellanos o Luis Alberto Montaño es como querer llevar a competir a los reboceros a la Liga MX. Aunque, bueno, el hueco que dejará la señora mamá de Rafa Márquez no es muy grande que digamos, ya que cualquiera que pueda articular más de tres palabras seguidas puede tener mejor desempeño que la glamourosa legisladora.

 

Dicen las Malas Lenguas que la dirección de Obras Públicas se ha convertido en el dolor de cabeza más grande del Gobierno municipal, superando en desaciertos e ineficiencia a Servicios Públicos en los tiempos de Rocío Abarca y eso sí que es mucho decir. Es muy probable que el titular de dicha oficina, Rafael Ramírez Lemus no alcance a cargar los peregrinos, por lo que se prevé que en los próximos días sea uno de los primeros en ser relevados de su cargo.

Aunque, con esa dinámica de trabajar del alcalde Juan Manuel Estrada ya ni se sabe, pues tiene mucho tiempo argumentando que “ora sí se van” personajes igual de improductivos como Anjuli Murillo, Carlos Estrada, Alejandro Saldaña, Gustavo Mares y Paco Ríos, a tal grado que ya sus regaños y amenazas les hacen a los funcionarios lo mismo que el DDT a las cucarachas.

Se sabe que mañana lunes en sesión de cabildo se presentará a Karla Paulina Heredia como titular del Instituto de la Mujer y se espera, si es que no ocurre algo extraordinario, una votación a favor. Si no es unánime, al menos sí por mayoría, aunque no sería raro ver que aparezca algún regidor despistado que no vote “ni en contra ni a favor, sino todo lo contrario”, pero que tampoco se abstenga.

 

Dicen las Malas Lenguas que a quien le gusta navegar contra la corriente es al regidor Crisanto Loeza, pues es parte de la Comisión de Industria y Comercio, donde se supone que se regula la actividad comercial del municipio, pero al mismo tiempo representa al gremio de la informalidad. Ahora que ha dejado de ser el líder de los tianguistas, se siente con más superioridad que cuando por lo menos alguien le hacía caso. Actualmente no dirige nada, es más, ni siquiera lo dejan juntar la coperacha pa las chelas o las cocas, menos contar el “uno, dos, tres”, cuando hay que colocar los puestos de la calle Enrique Ramírez.

Sin embargo, presume de un poder de gestión y una capacidad de negociación al interior de la comuna, donde ya se ha ido desmarcando de los dos grupos que conforman la fracción el PRI. El grupito de las comadres ya no lo pela, y el de los juniors tampoco. Entonces ¿Qué hace o a quien obedece?

 

Dicen las Malas Lenguas que la fracción de regidores de Acción Nacional ha venido de hacer un trabajo más o menos decente como oposición a ser solamente organizadora de convivencias cuando se celebrar el cumpleaños de alguno de los colaboradores de su oficina. En el periodo en que Brenda Orozco fue la coordinadora de la fracción, era el primer año y había que defender con todo a la administración saliente, pero sobre todo la marca PAN, de los embates del síndico Nicolás Hermosillo y uno que otro miembro del cabildo que señalaba deudas heredadas y desaseo administrativo, ese año los tres chamacones se esforzaban en hacer su chamba para no ser vapuleados.

Luego le tocó a Ulises Caratachea liderar la fracción y tardó 9 meses y medio planeando en los eventos que había que hacer para poder trascender y que su estadía en el ayuntamiento no pasara desapercibida, pero en ese periodo no le dedicó más de 15 minutos al día a su labor como representante de los piedadenses.

Ahora que el líder es Iván Hidalgo Gallardo, todo es relax, saben que ya da igual si opinan o no y mejor se han concentrado las fuerzas y opiniones de los tres ediles en “planchar” el terreno en lo político para su líder moral Samuel Hidalgo, quien, según ellos llegará a ser el próximo alcalde de La Piedad, encabezando el Frente Amplio Democrático. ¿Será este su concepto de trascender? ¿Qué otro hermano estará vistiéndose de regidor en el próximo periodo?

 

Dicen las Malas Lenguas que la dependencia que debe ponerse las pilas de inmediato es la dirección de Comunicación Social, encabezada por Alberto Guzmán Reyes, en la que su personal en vez de difundir las buenas noticias que se generan dentro de la actividad diaria de cada una de las dependencias del Gobierno municipal de La Piedad transmite pura amargura. Algo pasa con esos comunicólogos que no son capaces ni de comunicarse entre compañeros para saber quién saca la foto y quien la sube al feis.

El problema es que creyeron al pasar de ser empleados de confianza a sindicalizados también iba implícito un cambio de actitud y ahora deambulan automatizados, incapaces de trasmitir una emoción. Llegar al evento, pararse en una orilla y disparar la cámara es todo. “Si salió o no salió no es mi bronca, pa´ que no voltean”.

Por eso es que se pagan pautas en la radio con spots de eventos que ya transcurrieron, por eso se hacen producciones videográficas que nadie ve porque no se difunden. ¿Pa’ qué tres fotógrafos por evento, dron y cámara de video, si al final a la prensa se le mandan tres fotitos insípidas porque el internet está lento?

Algo extraño sucede porque la a red que les impide subir imágenes a un correo es la misma que utilizan para descargar música, chatear en cinco o seis redes sociales desde perfiles personales y hasta retocar fotos de muchachos musculosos en escala de grises. ¿Será cierto que eso de la tecnología es cosa como del diablo?

 

Dicen las Malas Lenguas que en el Gobierno del estado se están desarrollando algunos relevos institucionales que más que otra cosa están encaminados a fortalecer la estructura jerárquica del PRD. Martín García Avilés es parte importante de este proceso y será él quien impulse cualquiera de las posibilidades que recaen en la persona de Ángel Macías, quien tiene la opción de reelegirse en la presidencia municipal de Ixtlán, ir por la diputación local, decidirse por la diputación federal o integrarse al equipo de la Secretaría de Finanzas para organizar algunas cuentas que no cuadran como debe ser.

La llegada de Pascual Sigala al frente de Sedrua no es, como muchos piensan, un retroceso en su carrera política al dejar de tener una curul. Más bien se busca que estando dentro de la administración estatal se pueda cumplir con ese recoveco legal que se requiere para poder entrar al relevo cuando el gober Silvano Aureoles decida irse a contender por la presidencia de la República.

Lo malo es que algunos han tenido una lectura equivocada de esto y los que se decían sus allegados rápidamente se desligaron de él, buscando cobijo en otra parte. Por lo pronto, lo estaremos viendo muy seguido recorriendo el estado con helicóptero, pull de prensa, coordinación de protocolo y toda la cosa (pa´ eso sí hay lana, téngalo usted seguro).

 

Dicen las Malas Lenguas que la regidora del Partido Verde Ecologista, Sofía León Hernández, ya se perpetuó en el cargo donde solamente duraría un par de meses, según el acuerdo establecido previo al proceso electoral anterior. Ya lo dijimos varias veces, que ella no es nacida en La Piedad y por ende no le interesa resolver asunto alguno ni mucho menos procurar el bienestar de los piedadenses (solamente conoce a los otros regidores, a la señora de la tienda, a la del Yakult y a un señor ya grande que siempre le saluda muy atento pero que no sabe bien quien es).

Al no estar identificada con nada ni con nadie, es como el comodín de la baraja y en ocasiones su voto es a favor de la oposición y cuando le conviene vota en paquete junto con los priistas. La culpa no es de ella, si no de los mediocres representantes del PVEM en La Piedad que permitieron su arribo, a cambio de una “chambita” en la coordinación de Ecología. ¿Además de Ehécatl Granados quién más integra el Partido Verde en La Piedad? ¿Alguien sabe? ¿No? ¿Nadie?

 

Dicen las Malas Lenguas que el flamante y todo poderoso diputado federal Marko Cortés Mendoza le aplicó un castigo severo al presidente municipal de Numarán, Daniel Zarate Estrada, y por eso este año no hubo ni un peso en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el municipio de las cemas.

El descontento del legislador panista es porque no ha recibido el moche que le correspondió por los recursos que “aterrizó” en los dos periodos anteriores. ¿A poco creían que se iba a conformar con que le pusieran su nombre al camino de acceso a la Cañada de Ramírez?

Sin embargo, en esto de la política todo es un juego de conveniencias, pues el fin de semana se reunieron los albiazules en un congreso donde Zarate Estrada fue presentado como parte de la mesa directiva de la Asociación de Alcaldes Panistas y se le prometió un apoyo incondicional para que vaya por la reelección, pero en lo cortito le volvieron a recordar “el encarguito”. El problema es que si Dany renuncia, a ¿Quién va a dejar encargado del changarro? ¿Al síndico Juan Arizaga? ¿Los regidores, que a la primera oleada cambian de parecer y van a llevar chismes a la oposición? ¿El tesorero? ¿Cuál de los miembros del ayuntamiento es de fiar? ¿Alguien tiene la respuesta?