Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

995
Compartir

Dicen las Malas Lenguas que el presidente municipal Juan Manuel Estrada ha recibido ya un apoyo importante por parte de empresarios locales y de la dirigencia nacional del PRI para reelegirse en el cargo, sin embargo, está considerando cambios importantes en su equipo de colaboradores que deben concretarse en las próximas semanas, pues estaría renunciando a finales de éste año y es necesario dejar el changarro en orden antes de irse.

Y es que, son demasiadas voces las que le exigen al “Inge” la salida urgente de Gonzalo Cano Higuera, Antonio Ibarra García y Daniel Vázquez Zavala. Se sabe que el edil había aguantado a estos tres personajes dentro de su administración por una relación profunda de amistad, pero ha llegado el momento de la verdad. Ora sí que como dicen en mi pueblo “tratándose de trabajo, los amigos al carajo”.

 

Dicen las Malas Lenguas que este martes, el alcalde se encerró prácticamente todo el día con sus directores de área a los que ni siquiera les permitió llevar consigo sus teléfonos celulares, para darles un fuerte jalón de orejas por el triste desempeño que han mostrado en los últimos meses.

Había inquietud por parte de los funcionarios del Gobierno municipal quienes presentían que de esa reunión saldrían directo “a recoger sus chivas”. Aunque esto no ocurrió por ahora, existe ya la intención del munícipe de ir limpiando sacando todo lo que no funciona, pues los compromisos adquiridos con organismos políticos ya fenecieron y habrá que pensar en nuevas opciones.

Quienes se encuentran en la cuerda floja son los mismos de quienes tantas veces se ha hablado desde el inicio de la actual administración. El primero de la lista es nada más y nada menos que Carlos Estrada Medina, quien prácticamente no hace ni deja hacer nada. Falló de la peor manera en uno de los últimos encargos que tuvo, pues se le encomendó la tarea de acudir con la iniciativa privada a solicitar el apoyo para costear el proyecto del aeropuerto local, sin embargo, en muchos de los casos ni siquiera le abrieron la puerta al saber de quien se trataba.

En esa lista también están Anjuli Murillo, Marco Antonio Rodríguez, Alejandro Saldaña, Gustavo Andrés Mares, Rafael Ramírez Lemus, Francisco Ríos Corona y Francisco Ríos Botello (nunca nadie supo su función). Esperemos que esta vez el presidente sí se faje los pantalones y haga lo que hace mucho tiempo debió hacer.

 

Dicen las Malas Lenguas que ahora que se ha consolidado el Frente Ciudadano por Michoacán se prevé el primer gran pleito entre las fuerzas panistas y del PRD (los otros partidos ni cuentan). Y es que la diputación local por este distrito la pretenden casi todos los perredistas: José Eduardo Torres, Antonio Juárez Zavala, Ángel Macías Mora, Cuauhtémoc Reyes, Juan Luis Contreras Calderón, Heriberto Romo  y  Raúl Hernández Núñez. Todos ellos presumen tener una cercanía estrecha con el Gober Silvano Aureoles Conejo y por eso –aseguran- tienen el derecho a ser los elegidos.

Sin embargo, esa misma candidatura la pretenden los panistas Hugo Anaya Ávila y Jesús Infante Ayala, ex munícipes de La Piedad y Ecuandureo respectivamente. Además de que a esta lista puede sumarse por lo menos uno de los albiazules que pretenden la candidatura por la presidencia municipal, como es el caso de Samuel Hidalgo, Alejandro Espinoza y Erick Rafael Ramírez Basurto.

De esta lista existen por lo menos tres personajes que pueden hacer un buen papel con altas posibilidades de ganar. El problema es que, de manera autoritaria y contrario a los principios democráticos de los que presumen los cuatro organismos que conforman esta alianza, ya se decidió en una mesa metálica llena de la salsa de tomate milpero que el distrito está reservado para una mujer. Del lado del PAN suenan los nombres de Lina Herrera, Blanca Iris Espinoza y Brenda Orozco, mientras que las huestes perredistas se mencionan los nombres de Yadira Aviña, Nancy Murillo, Talía Vázquez, Tatiana Ayala y hasta Edith Rizo. ¿Complicado? Ya lo creo.

Sin embargo, la fuerza del neopanismo, que presume tener todas las canicas y ser dueña de todos los balones, tiene la mira puesta en Vanesa Caratachea Sánchez. ¿Por qué? No más porque sí. Y por ser hermana de su hermano.

 

Dicen las Malas Lenguas que en el Gobierno del Estado hay muchos funcionarios que están desesperados pues nadie les garantiza el pago de prestaciones de fin de año, luego del despilfarro en que ha incurrido el mandatario estatal Silvano Aureoles Conejo, quien en apenas dos años ya elevó la deuda estatal en un 4.6 por ciento, canceló la entrega de becas y apoyos para los más necesitados, por si fuera poco su administración tiene observaciones de la Auditoría Superior de Michoacán por más de mil 700 millones de pesos.

Aun así, sin dinero en sus bolsillos, diferentes dependencias estatales siguen contratando servicios de empresas michoacanas a las que “marean” con el cuento de la reestructuración de la deuda y las gestiones ante la federación.

¡Aguas! Michoacán ya está en el Top Ten de las entidades más endeudadas del país y aun así el gober sueña con ser Presidente de la República, paseándose por todas partes y tirando dinero a no más dar. Ora sí que como dicen las abuelas modernas: “¡Ya párenle a su desmadre!”

 

Dicen las Malas Lenguas que una de las pocas estrategias que le ha funcionado a la Secretaría de Finanzas para aumentar la recaudación, es la de la simplificación administrativa para las licencias de conducir. En el caso de la Administración de Rentas de La Piedad que encabeza Luis Arias Ayala (el único perredista con un desempeño que se aproxima a lo decente) se ha logrado una cifra record en este tipo de trámites llegando a registrar un promedio de 300 licencias entregadas por jornada. Bajita la mano, el tramite más barato es de 1 mil 200 pesos, lo cual representa un ingreso de por lo menos 360 mil pesos diarios. ¡Con razón se vieron tan bondadosos y ampliaron el plazo!

Ojo, pasando este proceso, enseguida vendrá, téngalo por usted por seguro, un mega operativo para infraccionar a todo aquel que no cuente con este documento. Otra lanita más pa’l estado y unos cuantos billetitos pa´l árgana de los jefes policiacos. ¿A poco no?

 

Dicen las Malas Lenguas que el síndico municipal Nicolás Hermosillo volvió de demostrar de qué está hecho y que “las palabras se las lleva el tiempo”, como el mismo pregona.

Resulta que al inicio de la administración gritó, vociferó, pronunció y armó todo un escándalo señalando las irregularidades en que incurría el líder del Sindicato de Empleados Municipales (SEM), Ricardo García Cázares, a quien acusó de tener un negocio particular basado en la recolección de basura.

Recientemente La Redacción publicó imágenes donde se muestran los vehículos nuevos de recolección de basura siendo utilizados para trasladar materiales reciclables a empresas particulares que son propiedad de líderes del SEM. Se esperaba una reacción por parte de quien se ha dicho “el más bravo defensor de los bienes del municipio”, pero nada ha pasado.

¿Será por eso que a Niko ya le apodan la Selección Nacional, por aquello de que sus actuaciones solo causan tristeza y desilusión?

¿Tiene la calidad moral para decirle a Arturo Nájera que no es él ningún mentiroso? ¿Nos explicará algún día como se convirtió en proveedor del Gobierno que él mismo encabeza? ¿Dejará de pelear con los ciudadanos que opinan distinto?

 

Dicen las Malas Lenguas que Raúl Hernández Núñez de pronto apareció diciendo que los medios de comunicación no lo pelaban y que eso era una falta muy grave sobre todo por sus intenciones de ser candidato a la diputación local por el PRD.

Argumenta ser un político diferente, pero realiza actividades en colonias y comunidades llevando algunos recursos extraídos del erario estatal para su autopromoción, igualito que todos aquellos corruptos a los que dice aborrecer.

Además, como es falto de ideas y tacaño a más no poder, encontró la fórmula para salir en todas las fotos de eventos oficiales, haciéndose presente en aquellas actividades en las que el presidente Juan Manuel Estrada va acompañado de su equipo de prensa. ¿Quería salir en la prensa? Ahí ta.

 

Dicen las Malas Lenguas que en días pasados trascendió el robo hormiga de un empleado del área de ingresos que decidió agandallarse parte de los recursos provenientes de los baños públicos del Mercado Municipal, ya que en 2 años se llevó 500 mil pesos aproximadamente sin que nadie se diera cuenta.

Luego en la última sesión de cabildo se reveló que la ex directora del Instituto de la Mujer, Sandra Areli Ávila, no reportaba a Tesorería los recursos que la dependencia generaba por la prestación de servicios como asesorías, capacitaciones. Con anterioridad se ventiló que tampoco ingresaban a las arcas municipales las cuotas que se cobran a los tianguistas.

Es casi seguro que si se le escarba poquito hay una gran cantidad de “fugas” o desvíos de recursos en diferentes áreas del gobierno, el problema es que los altos mandos se hacen de la vista gorda o muy seguramente llevan su mochada.

¿Serán capaces los miembros del Ayuntamiento de meter las manos al fuego por el personal de Urbanismo, de Reglamentos, de Tránsito Municipal, de Ecología, de Catastro, del Injup, de Fomento Agropecuario, Relaciones Exteriores, etc., etc., etc., y muchos etcéteras más? ¿Y la contralora?

 

Dicen las Malas Lenguas que luego de la renuncia de Luisa María Calderón a las filas del PAN se esperaba que en La Piedad el grupo de Hugo Anaya también abandonara el barco, pero no fue así; decidieron quedarse, pero con una condición muy clara: que el candidato a la alcaldía no sea Samuel Hidalgo.

Esta situación supone un grave conflicto, pues el dedo apuntador que decide el destino de los blanquiazules ya había comprometido su palabra con el actual secretario de Numarán.

Si se descarta a este personaje, las opciones son Alejandro Espinoza Ávila y Erick Rafael Ramírez Basurto. Cualquiera de los dos puede ser bien visto por la clase empresarial y hasta unificar las huestes panistas inconformes con la dirigencia municipal.

Puede ser una competencia bastante pareja, siempre y cuando los calderonistas hayan olvidado o decidido perdonar la traición de Ramírez Basurto al extinto Ricardo Guzmán, la cual le costó su salida de la dirección de Desarrollo Social y su posterior marginación en cargos públicos durante el gobierno anayista. Así las cosas.

 

Dicen las Malas Lenguas que en días pasados se llevó a cabo la toma de protesta del Consejo Estatal del Partido Revolucionario Institucional y llamó poderosamente la atención la ausencia de las figuras que encabezan el Comité Municipal de La Piedad. Ni Licha Ojeda ni Ricardo Hernández se aparecieron a ver por lo menos de qué se trataba.

Está claro que no pretenden formar parte del proyecto de Juan Manuel Estrada para la próxima elección y quieren su propia oportunidad, pues en algunos foros se ha mencionado a la “lideresa” de los tricolores como una posible contendiente por la diputación local, actualmente en manos de Adriana Hernández.

Se habla de que en las próximas semanas Enrique Pérez Castellanos pueda ser separado del cargo de director en el Hospital Regional de La Piedad y se le perfila como el sucesor de Daniel Vázquez en la secretaría del ayuntamiento y en una de esas, hasta se cuela como alcalde interino cuando el Inge Estrada se lance tras la reelección. Que Enrique Pérez se quede al frente del Gobierno municipal, tiene un propósito: dejar fuera de toda posibilidad a su sobrino Hugo Pérez León, quien tiene en la mira la presidencia municipal.

Sin embargo, los adrianistas han recibido la clara instrucción de no involucrarse para nada con la actual administración municipal, pues se asegura que “desde arriba” se ha ordenado una auditoría exhaustiva a los números de la tesorería, por lo que en los próximos días saldrán a relucir varios asuntos escabrosos que pondrán a temblar a las cabezas del gobierno. ¿Maquiavélico? Sí, pero ¿Qué otra cosa se puede esperar?