Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

900
Compartir

Dicen las malas lenguas que un chisme de viejas argüenderas (algunas de ellas con pantalón, barba y bigote) pudo más que la inoperancia e ineptitud de muchos directores del Gobierno municipal de La Piedad, para despedir a la directora del Instituto de la Mujer, Sandra Areli Ávila, quien se llevó tremenda regañada en un acto público por haberse atrevido a colocar el bando patrio, antes de la llegada del alcalde Juan Manuel Estrada.

Alguna de esas voces que tanto retumban en la cabeza del inge le llenó la sesera de ideas que terminaron por hacerlo explotar. La versión oficial dice que ella se fue por decisión propia, pero bueno. Aiga sido como aiga sido ya no está en el Gobierno y eso que un tiempo la presumían por tener uno de los institutos defensores de las féminas más eficientes del estado (eso decían los boletines, a mí no me reclamen).

Sin embargo, siguen ahí, nadando de muertito, sin hacer nada y ocasionando más problemas que soluciones los otros cuatro jinetes del apocalipsis, encabezados por Carlos Estrada, Alejandro Saldaña Saldívar, Anjuli Murillo y Paco Ríos Corona. ¿Cómo explicar la permanencia de estos personajes y otros más que han sido responsables de fraudes como la pista de plástico, la desarticulación del FUA, la MONA y el Festival del Globo? ¿Cómo se justifica la flojera, la apatía y. además, la deslealtad?

Por cierto ¿alguien sabe que ha hecho la dirección de Turismo en todo el 2017?

Dicen las malas lenguas que en el transcurso de la semana que está por concluir se generó una fuerte polémica en el ambiente político por la consolidación del Frente Amplio Democrático que establece una alianza entre PAN, PRD y Movimiento Ciudadano. Nueva Alianza se retiró de la mesa del banquete minutos antes de que sirvieran las botanas.

La noticia causó una gran decepción entre los panistas de cepa, quienes dijeron estar en total desacuerdo con esta medida que deja a un lado la doctrina que les enseñaron sus padres. Pero el coraje fue más intenso cuando se ventiló que los dos personajes que mueven los hilos del Comité Municipal del PAN, ante la ausencia de un líder, decidieron reunirse a negociar por debajo del agua con Iván Rizo. Encabritado, Arturo Torres, líder moral de una de las fracciones del panismo local reclamó a sus discípulos el hecho de atreverse a negociar y ofrecer espacios con aquel que un día los llamó “perros muertos de hambre”.

Otras voces del panismo reclaman de Ricardo Calderón su falta de interés por  tener un partido solido al ir cerrando las puertas de los militantes activos y simpatizantes de Acción Nacional y en lugar de eso  abrir la casa, la alacena y hasta la recamara a quienes solo buscan acostarse sin la mínima intención de tender la cama al día siguiente.

 

Dicen las malas lenguas que sobre este mismo asunto del Frente Amplio hay gente del PRD que asegura haber recibido una llamada telefónica de Luisa María Calderón para decirles que con tal de que en este municipio no encabece el proyecto político alguno de los alfiles de Marko Cortés, los calderonistas son capaces de impulsar a un perredista como cabeza de la planilla que se registrará con los miembros de la tan cuestionada alianza.

Tampoco es que uno crea todo lo que le cuentan, pero si ya sucedió una vez en que los seguidores de la Cocoa prefirieron entregar la alcaldía de La Piedad a manos del PRI ¿no podrán hacerlo nuevamente?

 

Dicen la malas lenguas que en el transcurso de la semana cuatro personajes renunciaron o dijeron que renunciaban al PRI para sumarse al proyecto político que encabeza José Eduardo Torres. Ellos son Alberto Gutiérrez, Lorenzo García Ibarra, Guillermo Chávez y Rubén Méndez Serrato. Todo iba bien, pero no contaban con que los reporteros tienen memoria y que durante la conferencia de prensa se les preguntó ¿cómo era eso de que renunciaban si desde hace muchos años formaban parte de las filas de Nueva Alianza?

Cada quien es libre de juntarse con quien se le dé la gana, pero no se vale que quieran engañar a las personas. Si desean apoyar a Eduardo Torres que lo hagan y ya. Sale sobrando ese teatro en el que se rasgan las vestiduras y se visten de próceres y mártires de un partido del que se cansaron de estar pegados a la ubre.

¿Será esta la política que veremos en el proceso electoral que apenas comienza?

 

Dicen las malas lenguas que mientras en las filas del PAN y PRD se preparan para una cruenta batalla para definir quién será el candidato a la alcaldía, en el interior del PRI no tienen ni idea de quién puede abanderarlos pues no hay “ni un solo gallo” que garantice por lo menos un papel digno en la contienda electoral. El único que anda moviéndose en ese sentido es Hugo Pérez, pero con más dudas que entusiasmo, pues sopesa la gran cantidad de problemas que existen en el municipio y que pueden hacer difícil el desempeño público en caso de que consiga la victoria.

Hugo Pérez cuenta con el respaldo de gente de la iniciativa privada y la bendición de Adriana Hernández y hay quien asegura que con un buen equipo de colaboradores puede hacer un buen trabajo. Pero ese es el problema, ¿La gente honesta, preparada, responsable y comprometida que se necesita para este fin es la misma que está dentro de las filas del PRI? ¿Seguro que no veremos a los mismos parásitos de siempre o a su descendencia? ¿Si no es Hugo Pérez el candidato, quien más puede serlo? ¿Reelegir al Inge Estrada? Eso ni él lo quiere, solo los compadres que quieren seguir pegados al hueso.

 

Dicen las malas lenguas que el tema de la delincuencia en el municipio será un factor determinante en el próximo proceso electoral, pues este ha sido el periodo más violento que se recuerde y no existe un solo intento de las autoridades municipales para buscar detener la ola de homicidios, levantones y secuestros.

El tema de la inseguridad es algo que realmente preocupa a muchos. Ahorita los aspirantes pueden andar con sus familias tranquilos por las calles, pero quien se convierta en el alcalde debe considerar que él y su familia tendrán que cambiar su tranquilidad para vivir las 24 horas del día custodiados por escoltas, temiendo siempre el riesgo de un atentado. La otra opción es negociar con los malos y pregunto ¿Cuántos de los aspirantes a gobernarnos están dispuestos a hacerlo?

 

Dicen la malas lenguas que es tan grande la vergüenza o la desvergüenza de los diputados que nos representan que ahora que tienen la obligación de presentar ante los ciudadanos un informe de las actividades legislativas realizadas durante el presente año, han decidido no dar la cara y enviar mensajitos por vía whats app o correo electrónico, en formatos PDF que mucha gente ni si quiera puede abrir y mucho menos quiere leer.

¡Qué se presenten aquí en un foro público Adriana Hernández, Rosa María Álvarez, Marko Cortés, Luisa María Calderón, Raúl Morón y otros más! Ya sé que algunos no tienen injerencia en este distrito, pero tienen intenciones de seguir trepando posiciones y ya los veremos en los próximos meses pidiendo el voto para los ciudadanos de esta zona. ¿Será que no hay mucho que informar?

 

Dicen las malas lenguas que la tonada de la canción “tengo una muñeca vestida de azul” seguramente estará sonando muy fuerte en la cabeza de Samuel Hidalgo y Alejandro Espinoza, luego de una reciente adquisición que hicieron en una mesa de negociaciones política. ¡Aguas! La muñeca se puede transformar en Chucky.

 

Dicen las malas lenguas que es realmente decepcionante el actuar de todos y cada uno de los regidores que integran el ayuntamiento de La Piedad. La fracción del PRI dividida por chismes de comadres y la falta de liderazgo de quien debe asumir ese rol, los panistas viviendo en una hipocresía permanente con diferencias disfrazadas que han quedado manifiestas al momento de votar asuntos trascendentes para el municipio, mientras que los de oposición hacen fiesta de todo lo que ahí ocurre.

Resulta inconcebible que la política interna del municipio esté en manos de aquellos a los que en un principio nadie daba ni un cacahuate por ellos. Así es, ahora las decisiones importantes tienen que ser palomeadas por (válgame Dios) Estefanía Espinoza, Crisanto Loeza, Alejandro Saldaña, bajo la tutoría de (¡qué barbaridad!) Yelitza Téllez. ¿Y Raúl Hernández? “$e mueve “$egún $ople el viento”

Ah, no me acordaba también hay una regidora del PVEM.

 

Dicen las malas lenguas que ni la explosión que ocurrió en días anteriores en la colonia Santa Fe ni los 10 explosivos que han sido localizados y detonados en el municipio en los últimos 4 meses y que han dejado un saldo de 8 personas fallecidas y daños colaterales difíciles de imaginar han sido siquiera un tema de discusión entre el cuerpo edilicio de La Piedad.

Es sumamente peligroso lo que está viviéndose en este municipio, donde cada vez más seguido aparecen sujetos con granadas caseras en los bolsillos de su pantalón. Imagínese usted que una de ellas detone en un lugar público. ¿Qué esperan nuestras autoridades para exigir la aplicación de medidas antiterrorismo? ¿O de qué otro modo se le llama al hecho de que en un lapso de tres meses hayan sido colocados tres artefactos explosivos frente a un edificio público rodeado de escuelas, negocios y hasta un hospital?

En el caso de la explosión de la panadería “Alejandra”, un asunto totalmente distinto, también genera un sinfín de situaciones que deben analizarse. ¿Tenía licencia municipal el negocio? ¿Quién se la otorgó? ¿Si no la tenía, entonces por qué la gasera le suministraba combustible a cinco tanques estacionarios cuando la norma lo prohíbe? ¿Quién va a pagar la casa que derribaron las autoridades (aledaña al sitio de la explosión y sin estar involucrada en el evento) para realizar el peritaje? ¿Cuántos negocios más se encuentran en riesgo de sufrir una eventualidad similar? ¿Qué aportan para disminuir esos riesgos nuestros empleados disfrazados de autoridad Alicia Ojeda, Laura Elena Valadez, Alejandro Saldaña, Crisanto Loeza, Estefanía Espinoza, Ricardo Hernández, Sofía Hernández, Brenda Orozco, Iván Hidalgo, Ulises Caratachea, Raúl Hernández y Yelitza Téllez? ¡Nada! Enfrascados en pelear por mejores asientos en los eventos sociales y peleando por ver quién se llenó de más engrudo al momento de colocar el bando patrio.

¿Pueden o no pueden hacer algo al respecto? Si no, de plano, ¡renuncien! ¡Sarta de inútiles!

  1. ¿Y Nicolás Hermosillo? Otro igual, si no es que peor.