Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

1166
0

Dicen las Malas Lenguas que en las filas del PRI caló profundamente una publicación en Facebook de la regidora Claudia Guzmán Bravo donde manifestaba respaldo a la decisión del senador Carlos Torres Piña respecto a dejar las filas del PRD con otros cientos de militantes.

Los dos priistas que quedan, sacaron su librito, escudriñaron entre líneas y buscaron argumentos para iniciar un proceso encaminado a la expulsión de la regidora (nunca fue militante), por considerar un like como un acto alta traición.

Pero si de traición hablamos, sigue latente en la memoria de los ciudadanos que la dirigencia del tricolor, encabezada Ricardo Hernández Luna, impulsó la candidatura de Gilberto Alvarado Méndez de Nueva Alianza para convertirlo en presidente municipal de Yurécuaro, dejando de brindar apoyo a la priista Minerva Beltrán; que otros priistas le dieron la espalda al inge Estrada para apoyar a Jonathan Bañales por la presidencia de La Piedad; que también se sumaron a la candidatura de Hugo Anaya y descobijaron a Licha Ojeda en su lucha por conquistar la diputación local.

Traiciones también aquellas que le jugaron a Ramón Maya, a Eduardo Villaseñor Meza, a Alejandro Saldaña, a David Vázquez y párele usted de contar. ¿Qué si hay traidores en el PRI? No, no lo creo. Más bien lo que ese comité nunca ha tenido es priistas.

Dicen las Malas Lenguas que en el PAN no cantan tan mal las rancheras: el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM les anuló la elección de su dirigencia estatal, debido a que los magistrados encontraron como inconsistencia grave el hecho de que Oscar Escobar Ledesma no se separó de su cargo como diputado local al participar en el proceso electoral interno, así como otros dos miembros de la planilla, entre los que se encuentra el Secretario del Ayuntamiento de La Piedad, Samuel Hidalgo Gallardo.

Esta situación coloca como presidente del panismo michoacano a Sergio Benites Suárez y representa un severo golpe para Marko Cortés y su política absolutista.

Los marquistas intentan defenderse diciendo que se apegaron a lo que estaba inscrito en la convocatoria, pero ya existen voces que responsabilizan a Vanessa Caratachea Sánchez, de haber “olvidado” incluir ese “pequeño detalle” en tal documento.

Lo cierto es que los panistas siguen demostrando que su voracidad y hambre de poder los lleva a cometer desatinos como el que se menciona, sin importar el compromiso que dicen tener para con los ciudadanos.

A ver panistas. óiganlo bien: ustedes no trabajan para Marko Cortés, a quién deben servir fielmente es AL PUEBLO DE LA PIEDAD. ¡A nadie más!

 

Dicen las Malas Lenguas que se escuchó ya por ahí a Ricardo Calderón externar su deseo de reelegirse como presidente del Comité Municipal del PAN (sí, así como usted lo lee); también ha corrido el rumor de que la otra opción es Iván Hidalgo Gallardo y que no hay más opciones.

El líder de un organismo político debe ser independiente cualquier gobierno municipal, o de lo contrario se convierte en el títere del presidente municipal en turno.

Por eso, resulta ridículo ver a Ricardo Calderón salir más a fuerzas que de ganas a emitir un comunicado que señala que “Los Gobiernos del PAN sí le cumplen a La Piedad”, siendo parte de la misma administración, donde además no ha dado los mejores resultados al frente de la dirección de Relaciones Exteriores. ¿Dónde buscarán entonces los panistas a su líder si ya no quedan militantes sin hueso? Bueno, queda uno, pero ya pregunté y nadie lo quiere.

 

Dicen las Malas Lenguas que los pronósticos han fallado en cuanto al desempeño de los directores del Gobierno municipal de La Piedad: muchos apostaban a que Rafael Herrera Campos sería de los primeros en salir de la administración, pero a pesar de que ha tenido ya varios desencuentros con el tesorero Rigoberto Ortiz Sierra, se mantiene firme en el cargo por los resultados obtenidos en este periodo, tras haber obtenido una cifra récord en cuanto a recaudación de Impuesto Predial con algunos cambios operativos que realizó y la agilización del sistema de cobro.

La dirección de Transito y la jefatura de ingresos a cargo de David Hernández Mora también han dado buenas cuentas a la tesorería, incluso el director de reglamentos José Luis Ortiz Coronado ha hecho un buen trabajo, hasta ahora.

No podemos decir lo mismo de los demás: el director de Cultura, Antonio Estrada Dávalos, sigue turisteando en la ciudad y hasta cobra piso a quienes quieren exponer alguna obra en la Escuela de Artes; la directora del Instituto de la Mujer, Claudia Eugenia Buenrostro, tiene muchas ideas pero no concreta ni una; la coordinadora de Cooperación Internacional, Priscila Fernández Molina, en seis meses solo ha reunido los expedientes de las Palomas Mensajeras; el coordinador de Turismo, Daniel Negrete, sigue esperando el mes de noviembre para organizar el Festival del Globo; Ramón Romero Ramírez tiene la mitad del pueblo a oscuras y la otra mitad llena de basura.

¿No será ya tiempo de hacer cambios en la alineación?

 

Dicen las Malas Lenguas que en días anteriores el presidente municipal de Churíntzio, Juan Luis Contreras Calderón, se quejó ante los medios de comunicación del abandono en que se encuentra su municipio y de paso acusó al diputado local Hugo Anaya Ávila de no atender las demandas de los habitantes de dicha demarcación.

De igual manera consideró que uno de los graves errores del PRD fue haberse sumado en coalición al PAN, contrario a sus ideologías y que una consecuencia de aquella decisión es la desbandada de militantes hacia otras fuerzas de izquierda.

Aprovechó la oportunidad para hacerle notar a la dirigencia del Sol Azteca que es el único alcalde que no se ha bajado del barco, como esperando ser apapachado, situación que, creemos, difícilmente ocurrirá.

 

Dicen las Malas Lenguas que muy poco le duró el gusto al director de Tránsito Municipal Gabriel Anguiano de contar con un binomio de paramédicos de proximidad, con los que se pretendía brindar un mayor acercamiento con los ciudadanos.

Los elementos que realizaban labores pre hospitalarias han dejado la corporación debido a los bajos salarios que se les ofrecen y a las escasas herramientas que se les proporcionaban para su quehacer, pues cada elemento debía tener su propio botiquín y nunca hubo un solo peso para comprar gasas y curitas.

De igual manera, los agentes de crucero y patrulleros se han quejado de tener el parque vehicular en pésimas condiciones, con unidades que en cualquier momento pueden causar un accidente. Desde luego, esa no es culpa del director de la corporación, sino de quien se encarga de administrar los recursos. Suena contradictorio que Tránsito Municipal sea el organismo que aporte un volumen significativo de ingresos y que no se dote al personal de lo mínimo para el desempeño de su labor.

¿Será que el Gobierno en turno está esperando que gasolina, refacciones, uniformes, equipamiento y demás recursos salgan de las “cooperaciones” de los ciudadanos?

 

Dicen las Malas Lenguas que, en el mes de septiembre, cuando se registraron graves inundaciones en diversas colonias del municipio, los elementos (en su mayoría voluntarios) se la rifaron atendiendo la contingencia y su labor fue reconocida por el alcalde Alejandro Espinoza Ávila… pero solo de palabra.

Resulta que el munícipe prometió ampliar las plazas para el personal que atiende las emergencias, mejorar los salarios (son tan reducidos que el gobierno los llama “apoyos”) del personal de paga e incrementar la dotación de combustible para las ambulancias.

Sin embargo, nada de todo esto nada ha pasado. Tal vez se acuerde cuando vuelva a ocurrir otra emergencia.

 

Dicen las Malas Lenguas que en días pasados hubo una reunión con la Secretaría de Turismo en la ciudad de Zamora a la que acudieron algunos empresarios de la localidad, para solicitar que La Piedad apareciera como destino turístico de Michoacán, solicitud que se ha formulado en infinidad de ocasiones a cuanto funcionario ha estado en ese cargo.

Hubo algunos intercambios de propuestas y el compromiso de “ver que se puede hacer”.

Lo lamentable fue que como representante del Gobierno Municipal de La Piedad iba solamente Daniel Negrete Galván, coordinador de Turismo y –aseguran quienes lo vieron- que no fue bueno ni para presentarse ante el personal de la Secretaría ni mucho menos para impulsar algún proyecto regional.

Ya existe la propuesta, dentro del Gobierno municipal, para que esta dependencia sea absorbida por la Dirección de Promoción Económica, pero Juan Carlos Guzmán Ruiz, tampoco ha dado buenos resultados. Entonces ¿Cómo para qué?

 

Dicen las Malas Lenguas que Luis López Torres ya le bajó tres rayitas a la soberbia con que llegó, que César Oceguera también está siendo más accesible, pero ahora falta poner al tesorero Rigoberto Ortiz Sierra con los pies sobre la tierra.

Son varios directores de área que refieren haber tenido alguna dificultad con el guardián de los dineros públicos, pues quiere inmiscuirse en temas que van más allá del área de su competencia. Suele desacatar las instrucciones del alcalde y meterlo en conflictos.

Tal vez tenga amplia experiencia en el cargo y domine aspectos contables como ningún otro, pero es preciso que se dé cuenta de que no es una autoridad sino un ser humano que está en un puesto con la obligación de servir, en toda la expresión de la palabra.

¿No era para eso que querían ser Gobierno?