Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

483
0
Compartir

 Dicen las Malas Lenguas que en los próximos días comenzarán a realizarse cambios en las diferentes dependencias estatales que operan en ésta región y hay muchos perredistas, panistas y hasta integrantes del Movimiento Ciudadano, esperando una opoírtunidad para colarse a vivir del erario.

Los primeros cambios ya se hicieron en el Registro Civil, donde prácticamente todos los oficiales de la región fueron sustituidos por personajes perredistas y ex priistas redimidos (así se autonombran).

Dentro de una semana se hará la presentación oficial de la nueva titular del nodo de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en La Piedad, pues ya Xocotzin Granados fue informado, de manera extraoficial de su relevo impulsado por Guillermo Rizo Hernández.

Los cambios son, actualmente, en la Secretaría de Salud y ya el ex regidor perredista Raúl Hernández Núñez fue designado como Administrador del Hospital Regional. Se prevé también que Roberto Carlos Ibarra Pimentel sustituya en la dirección del nosocomio a Enrique Pérez Castellanos y luego seguirán los diferentes Centros de Salud de la región, así como (ooooooootra veeez) la jefatura de la Jurisdicción Sanitaria 6.

Algunos perredistas que fueron acusados de traidores, por impulsar el proyecto de Morena, ya fueron cesados de su cargo, como ocurrió con Nancy Murillo en Yurécuaro.

Dicen las Malas Lenguas que, en días pasados, el presidente municipal de Ecuandureo, Jesús Infante Ayala, propuso ante su cabildo la reducción del 20 por ciento del salario de los miembros del Ayuntamiento y de los principales directores de área.

Sin embargo, ni siquiera los integrantes de su planilla votaron a favor de dicha propuesta (recordando que en dicho municipio el PAN participó en coalición con el PRD y Movimiento Ciudadano).

La votación quedó de la siguiente manera: a favor de la reducción salarial solamente votaron, el alcalde Jesús Infante Ayala, la sindico Andrea Cacho Cabrera y el único regidor panista, Sergio Vega.

En contra de la reducción salarial que representaba un ahorro de 3 millones de pesos al año, votaron los perredistas Miriam Ocomatl Alvarado, Antonio Alvarado Cortés; de Movimiento Ciudadano, Guadalupe Flores Raya y Marisela Hernández Ramírez, así como los priistas Rafael Alarcón Zavala y María de la Cruz Cortés Bravo.

De esta manera los regidores, de un municipio de 12 mil habitantes, cuyo ingreso promedio mensual es de 4 mil 200 pesos, seguirán ganando 23 mil pesos mensuales por solamente asistir a una sesión de cabildo cada quince días.

Cabe mencionar que, de los municipios de la región con una población de similares proporciones, Ecuandureo es el que mejor le paga a sus regidores, pues en Numarán ganan 18 mil pesos netos, en Churíntzio 10 mil 920 pesos, en Yurécuaro 16 mil.

¿Qué privilegio tienen, pues, los regidores de Ecuandureo? ¿Qué acaso no eran esos mismos los que criticaron al gobierno saliente y reclamaban austeridad? ¿Y el compromiso con la ciudadanía?

 

Dicen las Malas Lenguas que, en días pasados en el municipio de La Piedad se planteó en el cabildo la propuesta de reducir a la mitad el salario de las personas que más ganan, entre ellos al presidente, síndico y regidores.

De inmediato, todos los miembros del Ayuntamiento se lanzaron en contra de Hildelisa Abarca y Julio Basurto, por tener el atrevimiento de pedir la reducción salarial. Les dijeron de todo, los descalificaron y con eso –creyeron- ya habían cumplido su deber para con los ciudadanos.

Pero, ¿y lo de bajarse el salario? Hemos platicado con varios regidores, tanto panistas, priistas, perredistas y hasta morenistas y ninguno ha esgrimido algún argumento para justificar que deben seguir ganando 45 mil pesos mensuales

Lo que han hecho los integrantes del Ayuntamiento de La Piedad, Esther Naranjo Armendáriz, Felipe de Jesús Sánchez,  Carmen López Alvarado, José Eduardo Torres Quintanar, Luis López Torres, Mariana Amaranta Sukey Silva Alvarado, Gloria Rizo Garnica, Alejandro Barreto, Hugo Pérez León, Claudia Guzmán Bravo y Ricardo Guillén Camacho, es tratar de hacer como que no existe la persona que propuso la reducción salarial, pero al mismo tiempo ignoran a los miles de ciudadanos a los que les parece un disparate que el salario que perciben (sin desquitarlo) y que haya personal secretarial que percibe 30 mil pesos con un respaldo del sindicato para evitar ser despedido sea cual sea su desempeño laboral.

Vemos pues, que no están dispuestos a ganar menos, por sus diferencias con el emisor de la propuesta. La pregunta es la siguiente: Si el mismo planteamiento lo formula otra persona, ¿cuál será la justificación? ¿También lo vapulearán públicamente ante tal ofensa?

PD: Para los regidores que aleguen que no ganan 45 mil pesos mensuales, busquen en Google a que se refiere el Salario Integrado.

 

Dicen las Malas Lenguas que sigue saliendo podredumbre de los archivos de la sindicatura que encabezó Nicolás Hermosillo García, pues no se ha podido esclarecer que ocurrió con las donaciones de algunos terrenos municipales que fueron donados a diferentes dependencias durante el último año.

Resulta que en días pasados visitó la ciudad la delegada del IMSS María Soto Romero, para encabezar la campaña de donación de órganos y de paso inaugurar la sala de urgencias del Hospital General de Subzona 77. Durante una entrevista con reporteros locales se le preguntó sobre la construcción de la nueva Unidad de Medicina Familiar y argumentó que no hay proyecto alguno, pero más se sorprendió cuando se le dijo que la administración de Juan Manuel Estrada donó un predio para el IMSS, pues aseguró no tener ni idea de ello.

Lo mismo ocurre con el terreno que se donó a la delegación de Rescate y Salvamento de Michoacán y con el predio que se entregó a la Policía Federal. También está abierta una investigación sobre la entrega de concesiones a locatarios de los diferentes mercados. ¿Serán estos los argumentos que el ex funcionario tenía para presumir una administración eficiente, transparente y honesta?

 

Dicen las Malas Lenguas que es muy probable que el actual Gobierno municipal tenga que reconocer que se equivocó en la designación de Antonio Estrada Dávalos al frente de la dirección de Cultura, quien dicho sea de paso fue presentado como el funcionario de mayor cartel de la actual administración.

Hasta ahora solamente ha organizado la callejoneada a la que solamente fueron invitados los integrantes del Gobierno municipal y en cambio ha creado conflictos entre los cantantes populares que asisten a las serenatas que se ofrecen en la plaza principal, donde ya tuvo fuertes diferencias con Ramón Hernández Plodo, el popular “Pato”; el conflicto está a un tris de que deje de haber cantantes en el quiosco los jueves y sábados, como actualmente ocurre.

Recientemente unos jóvenes piedadenses con estudios de música en prestigiadas escuelas de Europa le pidieron permiso para efectuar una presentación en la Escuela de Artes y solo obtuvieron como respuesta un desplante de soberbia. “A mí nadie me apantalla con ese currículum, así que no hay autorización”, les dijo.

Tampoco pudo organizar evento alguno para el festival de Día de Muertos. Entonces ¿Qué hace o qué hará? ¿Con tanto pleito en tan poco tiempo, no sería mejor cambiarlo a la promoción de box, lucha y artes marciales?

 

Dicen las Malas Lenguas que en Numarán, donde actualmente gobierna Daniel Zarate Estrada, los proveedores hacen fila para poder cobrar las facturas que no pagó la administración que encabezó Daniel Zarate Estrada. En este caso ¿A quién hay que echarle la culpa?

 Dicen las Malas Lenguas que el Gobierno del estado de Michoacán, a través de la Secretaría de Gobernación que preside Pascual Sígala, ha invertido cifras millonarias en la modernización y eficientización del Sistema Estatal de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo e Inteligencia (C5i) con el que se busca brindar una mayor seguridad a los michoacanos y al mismo tiempo proporcionar una respuesta más oportuna a los llamados de auxilio de los ciudadanos.

En La Piedad el C5i cuenta con una nómina de aproximadamente 20 personas para contestar las llamadas que se realizan al número telefónico 911 y monitorear las cámaras de videovigilancia (las que funcionan y a las que tienen acceso).

Hasta ahí todo va bien, el problema es que cuando se tienen que activar los servicios de emergencia, el Gobierno del estado solamente cuenta con dos personas para atender servicios de ambulancia, combates de incendio y rescates de todo tipo en una región que comprende 11 municipios del norte de Michoacán.

Lo mismo pasa en otras ciudades de esta entidad y muestra de ello es lo que ocurrió el pasado lunes en la ciudad de Morelia, donde se registró la inundación de 40 colonias y la fuerza operativa de Protección Civil en la capital michoacana era de solamente 10 elementos, por lo que, nuevamente tuvieron que salir a dar la cara por el gobierno los voluntarios de las otras ciudades.

¿Será que la política de esta administración es que los funcionarios de primer nivel como Juan Bernardo Corona, estén perfectamente informados de lo que ocurre en Michoacán, aunque la atención hacia los ciudadanos en caso de una eventualidad la dejemos a la voluntad divina?

 

Dicen las Malas Lenguas que hace 16 años teníamos un equipo de futbol en primera división que dominó la liga en manos de Valente Aguirre. Luego con Fidel Kuri también se llegó al máximo circuito y solo dos días le duró el gusto a la afición de sentirse entre los grandes, pues los Reboceros de La Piedad se convirtieron en Tiburones Rojos del Veracruz.

La franquicia, propiedad del Municipio de La Piedad, aseguran es la que actualmente milita en la liga Premier. Alguien tendría que explicarle a los piedadenses cuánto dinero gastaron los Gobiernos de Jaime Mares, Arturo Torres, Ricardo Guzmán, Hugo Anaya y Juan Manuel Estrada en litigios por defender una franquicia que ya nadie sabe de quién es. Sería bueno también que se nos dijera cuánto dinero les dieron a empresarios foráneos en “subsidios”, mantenimiento del estadio, iluminación, pago de servicios, honorarios de más asesores y hasta en el registro de una marca que todo mundo explota.

Total, que el equipo ya fue vendido otra vez y muy seguramente al inicio del año que entra nuestras autoridades le estén dando la bienvenida propietarios de nuevas franquicias que saben que aquí se les da todo a cambio de nada.

 

Dicen las Malas Lenguas que en la localidad, como en casi todo el país, ha generado una fuerte controversia la consulta que está realizando Morena (no el Gobierno federal recientemente electo) buscando que sean los ciudadanos quienes asuman la responsabilidad de la construcción de un nuevo aeropuerto en el Lago de Texcoco (que ya ni existe).

El problema es que antes de consultar a los expertos se está abordando a los ciudadanos que nada conocen de aeronáutica, protección ambiental, dinámicas de suelos, impacto económico y afectaciones a la infraestructura existente.

José Apolonio Albavera es quien anda al frente de esta consulta, al igual que del censo que habrá de determinar la cantidad de adultos mayores, ninis y otros beneficiarios de programas sociales que prometió Andrés Manuel López Obrador.

Resulta curioso que los miles de ciudadanos que meses atrás se unieron para exigir un cambio en todos los niveles de Gobierno son los mismos que se niegan a abrirle la puerta a los “Servidores de la Nación” (ese mote le pusieron a los encuestadores), pues según el propio Albavera “les tienen desconfianza”.

Y hablando de los “Servidores de la Nación”, se ha dicho que son voluntarios, pero cobran 750 pesos por semana, además de viáticos. ¿Y de dónde sale el dinero? ¿A poco después de la campaña de 18 años todavía les sobró?

 

Dicen las Malas Lenguas que el ex regidor Alejandro Saldaña no se aguantó las ganas y escribió en el chat del ayuntamiento anterior un emotivo agradecimiento “a quienes SÍ hicieron posible que se nos pagara el fondo de ahorro”, refiriéndose a la cabeza de la administración panista que actualmente gobierna en La Piedad.

El detalle pareciera insignificante, pero si entramos en el contexto de lo que ocurrió en los últimos meses de la administración, prácticamente todos los regidores de la planilla de Juan Manuel Estrada, tanto los del PRI como los verdes, los amarillos y turquesas allegados, se sintieron traicionados al conocer que el presidente, secretario , síndico y el grupo de los Cuatro Fantásticos recibieron oportunamente el pago completo de todas y cada una de las prestaciones laborales a las que tenían derecho y también a las que no.

 

Dicen las Malas Lenguas que nos prometieron un Festival del Globo y solo habrá una exhibición de artefactos lanzallamas. La neta, están más chidos los hachones de San Francisco.