Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

1
0
Compartir

Dicen Las Malas Lenguas que ya han transcurrido 20 días de ésta nueva administración municipal y los directores de área no han podido cobrar su salario, debido al desfalco en las cuentas públicas que heredó el Gobierno que se fue (la cuenta va en más de 100 millones de pesos y sigue creciendo).

Ha causado una molestia muy grande, incluso entre los priistas que se quedaron, la actitud asumida por el ex presidente municipal Juan Manuel Estrada y el ex síndico Nicolás Hermosillo. Ellos sí cobraron completo su fondo de ahorro, todas y cada una de sus prestaciones y se fueron sin dar la cara. Se gastaron, no solo el dinero de los policías y el ahorro de muchos trabajadores, también lo hicieron con el fondo que los locatarios del Mercado de Abastos tenían para construir sus nuevas instalaciones.

Algunos ex regidores de la fracción del PRI, han manifestado que emprenderán acciones legales en contra de los ya mencionados, pues las cuentas que presentaron ante el cabildo no coinciden con la realidad.

En los próximos días tendrá que estar listo el dictamen que está elaborando la comisión encabezada por Ulises Caratachea, en apego a los protocolos de entrega-recepción, ahí se podrá saber (si es que nos lo quieren decir a los ciudadanos) el monto total de la deuda, el destino de los recursos y el nombre de los directamente responsables. ¿Será que esta vez sí habrá sanciones?

 

Dicen Las Malas Lenguas que, a pocos días de su nombramiento como Director de Educación, Horacio Martín Sánchez Molina ya se ha llevado varios regaños por parte del presidente municipal Alejandro Espinoza.

Aunque las faltas cometidas por el perredista no han sido graves, sí ha llamado la atención de otros directores el hecho de que se les responsabilice de asuntos en los que nada tienen que ver.

Y es que, Sánchez Molina, se ha tomado atribuciones para modificar la dinámica de eventos agendados en el bando patrio y luego le echa la culpa de ello a otros jefes de área (como sucedió cuando decidió desviar, sobre la marcha, la trayectoria del desfile en la esquina de Pedro Chavolla).

La llamada de atención que le propinó el alcalde fue en tres sentidos: la falta de comunicación y previsión, el culpar a otros de sus propios errores y no asumir la responsabilidad de las decisiones tomadas. Lo peor del caso, al menos para el profesor, es que hace unos días el presidente lo iba a felicitar por un acierto, pero el mérito se lo tuvo que llevar otra persona a la que él mismo señaló.

 

Dicen Las Malas Lenguas que ahora que entró en funciones la LXXIV Legislatura de Michoacán, fueron notorios los desplantes de soberbia de algunos diputados que llegan por primera ocasión al Solio de Ocampo.

La llegada del priista Eduardo Orihuela Estefan al Palacio de Gobierno, acompañado de escoltas y una decena de asistentes personales, causó molestia entre las personas que acudieron a presenciar el evento y hubo fuertes reclamos hacia otros legisladores.

Caso contrario era el diputado perredista oriundo de Angamacutiro, Erick Juárez Blanquet, quien ya ha estado en varias legislaturas a nivel local y federal, pero sigue sin trascender, sin llamar la atención siquiera de sus compañeros quienes ni para la foto del recuerdo lo juntaron.

Si priistas y perredistas no se ponen las pilas, el bloque que pretenden conformar difícilmente tendrá éxito ante la aplanadora de Morena que ya se hizo presente (con todo y malas costumbres) en el pleno, agandallando comisiones, oficinas y hasta voceros que les publiquen sus ocurrencias.

Como cabeza de los diferentes grupos parlamentarios no figura ni Adriana Hernández, mucho menos Hugo Anaya, quien ya se veía como líder de la bancada del PAN. ¡Lástima Margarito!

 

Dicen Las Malas Lenguas que el oficial mayor del Gobierno municipal de La Piedad, Adrián Jiménez Guth, deberá tener los ojos bien abiertos para vigilar que los diferentes directores de área no hagan como que trabajan y se ausenten de sus obligaciones a la primera oportunidad, como ocurrió con César Oceguera, titular de Desarrollo Social y el regidor Luis López, quienes estuvieron presentes en la toma de posesión de Hugo Anaya como diputado local.

Ellos estaban en la ciudad de Morelia en un horario en que deberían estar solucionando problemáticas del municipio de La Piedad, siendo acompañados por José María Espinoza, quien al parecer ya dejó las huestes priistas para pintarse de azul.

También se sabe que hay un grupo considerable de funcionarios que anda saltando de dirección en dirección, buscando acomodo, pues con la llegada de nuevos directores algunos de ellos salen sobrando, por lo que será tarea de Oficialía Mayor eliminar al personal improductivo o por lo menos que los pongan a encender y apagar la luz roja de varios semáforos del bulevar, a ver si así ya sirven de algo (los semáforos).

 

Dicen Las Malas Lenguas que en días anteriores se efectuó una valoración del estado físico del Palacio Municipal y se encontraron fracturas graves en un par de columnas, por lo que se decidió que, para la ceremonia del Grito de Independencia, solamente subieran a la parte superior del edificio quienes integran el Ayuntamiento.

Aunque en el grupo de whats app todos los directores dijeron estar de acuerdo con la disposición del presidente Alejandro Espinoza, en lo cortito muchos de los directores se quejaron amargamente de no estar en el palco principal saludando al pueblo.

Como verdaderas divas, rumiaban su desgracia durante la ceremonia de recepción del fuego patrio, argumentando “¿Por qué a Samuel Hidalgo sí le dieron chance?”, “¿De qué privilegios goza el director de reglamentos?”, “Mi puesto es más importante”, “Debieran ser parejos, yo hasta invité a mi mamá”, etc.

Entre los quejosos estaban la directora del Instituto de la Mujer, Claudia Eugenia Buenrostro; la coordinadora de Ecología, Tatiana Ayala Aviña; la de Cooperación Internacional, Priscila Fernández Molina; el director de Educación, Martin Horacio Sánchez Molina; el titular de Relaciones Exteriores, Ricardo Calderón y hasta algunos integrantes del Comité de Festejos Patrios. ¿Serán ellos realmente importantes? Por qué de ser así, yo mismo voy y les aparto un lugar para la próxima sesión de cabildo.

 

Dicen Las Malas Lenguas que en el interior del Sindicato de Empleados Municipales hay incertidumbre por conocer cuál será la actitud de su líder, Ricardo García Cázares, ahora que concluya el dictamen de auditoria interna que se está efectuando, pues saldrán a relucir nombres de personas que fueron sindicalizadas de la noche a la mañana sin haber trabajado un solo día en la administración municipal, mientras que a muchos trabajadores se les ha negado, durante años ese beneficio.

También será importante saber qué postura se asumirá al conocer el monto del recurso que se sustrajo por parte de la administración saliente y que estaba destinado para el pago de las cuotas del ISSSTE de los trabajadores. Sobre todo, porque muchos empleados han argumentado haber sido obligados a votar y promocionar la imagen del PRI durante el proceso electoral que concluyó con el resultado ya de todos conocido.

 

Dicen Las Malas Lenguas que, contrario a las medidas de austeridad que se esperaban en un gobierno sumamente endeudado, se han designado subdirectores en dependencias de poco quehacer como es el caso de Relaciones Exteriores, donde aparece en el cargo Marco Antonio Rodríguez (sí, el mismo que estaba en Educación).

Llama la atención también que Iván Hidalgo haya sido designado subdirector de Educación, mientras que su hermano Samuel, pidió licencia para separarse de su cargo y encabezar la Secretaría del Ayuntamiento. A la Tesorería ha regresado Mary Aguirre, para hacerse cargo de la contabilidad.

Entendemos que oficinas como el DIF o Tesorería, requieran del apoyo de un subdirector, pero ¿Fomento Agropecuario? ¿Desarrollo Social? ¿Relaciones Exteriores? ¿Educación? ¿Y la propuesta aquella que se hizo en campaña acerca de eliminar algunas dependencias y puestos innecesarios?

Ya encarrerados en este tema ¿Alguien podría informarnos a los ciudadanos qué día comienzan a trabajar los directores de Turismo (Daniel Negrete), de Ecología, (Tatiana Ayala) o del Instituto de la Juventud (Rigoberto Armendáriz)? El problema es que muchos de estos directores no saben ni por donde habrán de comenzar. Veinte días para planear ya fueron muchos ¿no cree usted?

 

Dicen Las Malas Lenguas que no todo es malo en la administración que recién comienza, debemos reconocer que, al menos por parte del alcalde Alejandro Espinoza, se está manteniendo un contacto permanente con la ciudadanía, intentando solucionar añejas problemáticas. Algunas de las decisiones no han sido las más acertadas, pero también es justo señalar que no hay mucho de donde elegir.

La personalidad del primer edil le ayuda a mantener esa cercanía con el pueblo piedadense, pues la gente se quedó muy acostumbrada a la forma de ser de Ricardo Guzmán (qepd); luego llegó Hugo Anaya como presidente y su acercamiento con los ciudadanos se limitó a los miércoles; el inge Juan Manuel Estrada no era el más sociable de los presidentes y aunque lo intentaba, todos sus allegados se encargaban de disminuir cualquier posibilidad de dialogo.

Alejandro Espinoza puede cambiar esta historia, pero siendo muy cauteloso con la gente a la que le otorga su confianza. Supongamos que tiene que ausentarse por varios días ¿A quién le deja encargado el changarro? ¿A la síndico Esther Naranjo? ¿a Samuel Hidalgo? ¿A Rodolfo Ramírez? ¡Gulp!

 

Dicen Las Malas Lenguas que en el DIF municipal, su directora Brenda Orozco Torres, debe asumir una mano firme para desenmarañar una gran cantidad de conflictos que se crearon a través de añejos malos entendidos. Al personal, durante los años anteriores, se le acostumbró a que los asuntos que son para hoy pueden resolverse la semana que entra y que, por el simple hecho de trabajar en el DIF, son una clase privilegiada cuyo trabajo no puede ser cuestionado.

Es una lástima que unas instalaciones tan grandes, costosas y modernas tengan tan poca afluencia de personas, debido a la escasez de programas que se aplicaban en los años anteriores y también a los malos modos del personal que se encarga de operarlos.

Ya el regidor Ricardo Guillén hizo un reclamo fuerte al exigir que, a partir de ahora, exista celeridad en los trámites legales que la dependencia realiza. Un oficio estaba tardando hasta 24 horas en redactarse, un dictamen del departamento jurídico solía durar meses en emitirse. Hay incluso, quejas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, relacionadas por la mala atención a débiles visuales.

¿Será este el gran reto de Brenda Orozco? ¿Debió haber sido enviada mejor a Comunicación Social, como muchos esperaban? Solo ella y el tiempo, darán la respuesta.

 

Dicen Las Malas Lenguas que el ex candidato a la diputación federal, Sergio Flores hizo un fuerte reclamo y exigió la renovación integral del Comité Municipal del PRI en Zamora, por las malas decisiones que se tomaron en el proceso electoral anterior.

¿Y en La Piedad quien será el valiente que alce la voz y exija lo mismo? Son ya casi 8 años de la misma dirigencia y el enquistamiento de las organizaciones como el Movimiento Territorial, la CNOP, la CROC, la CTM, el Organismo Municipal de Mujeres Priistas, el FJR, la Fundación Colosio, la Fundación Eduardo Villaseñor.

¿Cómo van a encarar estos tres años que les toca ser oposición? ¿Quién es el responsable de la deserción de un nutrido grupo de priistas? ¿Cuántos quedaron vivos después del desastre del 1 de julio?

Debe recordarse que Alicia Ojeda Pérez se separó de la presidencia del partido para ser candidata a la diputación local y desde entonces Ricardo Hernández está como encargado del despacho, pero ¿A quién dirige si ya casi todos se fueron? Si bien es cierto que muchos quieren la desaparición del PRI, tampoco es bueno que no existan corrientes políticas de oposición al gobierno en turno.

Dicen las Malas Lenguas que hace un tiempo teníamos el bulevar Lázaro Cárdenas estaba completamente iluminado ¿sabe alguien que pasó con las luminarias frente a la Central de Autobuses?