Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

848
Compartir

Dicen las Malas Lenguas que un sector muy importante de la clase empresarial está sumamente enojado con Alejandro Saldaña Villaseñor, pues se ha hecho el “desaparecido” cuando más se le necesita en la ciudad. No es que su presencia fuera a resolver las cosas, tampoco es para tanto, pero sí era necesario conocer la postura del Gobierno federal, a través su flamante delegado, en un asunto tan complicado como el que se derivó del bloqueo de las vías de comunicación por parte de los taxistas y microbuseros.

Y es que, cuando el problema estaba en su máximo apogeo y la ciudadanía reclamaba la reanudación del servicio de transporte público, el Gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo visitó la ciudad para encabezar la instalación de la Mesa de Seguridad y con él varios funcionarios estatales y federales. En la sesión se tenía contemplada una participación de 50 minutos en la que se esperaba que Alejandro Saldaña expusiera sus argumentos para mejorar las condiciones de seguridad en la región, pero simplemente no se presentó. No hubo ese día, ni antes ni después, argumento sólido que haga pensar a los piedadenses que, en la delegación de la Segob, existe un funcionario que velará por la tranquilidad de todos.

 

Dicen las Malas Lenguas que ahora que han dado inicio las campañas electorales en el municipio de La Piedad, hemos visto que al menos en esta semana los equipos que acompañan a cada uno de los candidatos se han mostrado sumamente respetuosos con los de otras fuerzas políticas. No se han dado, al menos por ahora, campañas de di famación, ataques personales, ni escándalos. Ojalá sigan comportándose de esta manera y se dediquen a realizar verdaderas propuestas que beneficien a los ciudadanos.

Lo que sí hemos visto es muchos políticos sin vergüenza ni dignidad, uno de ellos es el priista Salvador Estrella Ramírez, quien es candidato suplente del Partido Verde a la diputación local por el distrito de La Piedad, pero que en el arranque de campaña andaba lanzando porras, vivas, hurras, serpentinas, espantasuegras y hasta cebollitas para apoyar al que, en teoría es su oponente: Hugo Anaya Ávila.

Otro caso es el de Hugo Pérez, quien en el proceso interno del PRI se manifestó con interés por ser el candidato a la presidencia de La Piedad y en ese entonces habló, hasta que se cansó, de los yerros de Juan Manuel Estrada, pero decidió callar cuando le dieron la primera regiduría.  El porcicultor siente ya en su bolsa los 40 mil pesotes que gana un regidor, pues sin importar el resultado de la elección seguramente tendrá un lugar en el Ayuntamiento 2018-2021. ¿Será por eso que ni por error se ha asomado a ver en que ayuda para que se pueda ganar la elección?

 

Dicen las Malas Lenguas que las cosas están tan revueltas en este proceso electoral que podrían darse algunas situaciones por demás curiosas e inéditas, que enumeramos a continuación:

  1. Un ayuntamiento con dos hermanos representando fuerzas distintas: Esto podría darse si el candidato Ramón Maya Morales, que encabeza la coalición “Juntos Haremos Historia” gana la contienda electoral, lo que permitiría que Nancy Basurto López ocupara la cuarta regiduría, cargo al que también podría llegar su fraterno, Julio de los mismos apellidos, quien es el primer regidor en la planilla de Jonathan Bañales.
  2. Tres diputados locales originarios de La Piedad: En el caso de que la coalición “Por Michoacán al Frente” obtenga mayoría en el Congreso, Hugo Anaya sería el legislador electo constitucionalmente, pero también tendría acceso a una curul Vanesa Caratachea Sánchez, quien figura en la cuarta posición de los diputados plurinominales. La priista, Adriana Hernández, también está en una lista similar, pero en la segunda posición. Los tres, piedadenses ellos, podrían estar tomando protesta como legisladores en el próximo mes de agosto.
  3. De ninguna manera, un hombre en la sindicatura: Los cinco candidatos que contienden realmente (los que representan al PVEM y Nueva Alianza ni siquiera lo intentan) llevan en sus planillas a mujeres en la sindicatura por cuestiones de equidad. De tal manera que independientemente de quien gane, habrá una representante del género femenino en la segunda posición más importante del ayuntamiento. Quienes contienden por dicho cargo son: Esther Naranjo Armendáriz, de la alianza Pan- PRD; Rosenda Rodríguez Ayala, del PRI; Celia Guardado Melchor, de Movimiento Ciudadano; Gloria Cendejas Guillén, de la coalición “Juntos Haremos Historia”; Ana Lilia Hernández Gutiérrez, por la vía independiente. ¿Quién de ellas será la nueva guardiana del patrimonio de los ciudadanos?

 

Dicen las Malas Lenguas que existen varios personajes empecinados en hacer dinero sin trabajar, uno de ellos se llama Antonio Luis Rico, comisionado del Comité Ejecutivo Nacional para Michoacán por el Partido Verde Ecologista de México, quien ya hizo regidora a su esposa Sofía León Hernández en el actual ayuntamiento y pretendía hacer lo mismo en la siguiente administración pero las cosas no salieron como esperaba. ¡Gracias a Dios!.

Sin embargo, aprovechándose del “amarre” de facto que existe con los panistas, está exigiendo para su mujer la dirección de Promoción Económica y argumenta que ya está amarrado todo para que así suceda.

No contento con ello, registró, con el apoyo de Iván Hidalgo Gallardo, una planilla alterna que contendiera por la presidencia municipal de La Piedad. En ella se incluyó a señoritas afines a Acción Juvenil a las cuales se les exigió firmar la renuncia a sus cargos, al mismo tiempo que se registraron. Todo ello para cobrar prerrogativas, cumplir con requisitos legales y seguir viviendo del erario.

Esta historia, nos cuentan de muy buena fuente, está replicada en cada uno de los municipios del distrito electoral de La Piedad, donde se formaron comités municipales de la noche a la mañana, con gente que fue seleccionada por un sujeto de nombre Carlos Ramírez, que cobró jugosos honorarios para elegir a las personas con amplia facilidad de manipulación.

 

Dicen las Malas Lenguas que el Gobierno del estado que encabeza Silvano Aureoles Conejo tiene en la quiebra a miles de empresarios de diferentes sectores que le prestan algún tipo de servicio a sus dependencias y a los cuales se les adeudan facturas desde hace más de dos años.

El problema es que no existe una esperanza de pago para aquellos proveedores de papelería, medicamentos, gasolina y una gran variedad de servicios contratados por las distintas secretarías.

No existe en la Secretaría de Finanzas una fecha de pago ni funcionario que dé la cara. El problema estriba, quizás, en que se trata de personas físicas o morales que se dedican a trabajar y no a andar armando revueltas, bloqueando carreteras y destruyendo el patrimonio de otras personas. De ser así, créame usted, desde cuando habría saldado las cuentas y hasta por adelantado.

 

Dicen las Malas Lenguas que al frente del Comité Municipal de Nueva Alianza quedó el profesor Alberto Gutiérrez, quien va de suplente de José Eduardo Torres, presidente del PRD y  candidato a regidor en la planilla del panista Alejandro Espinoza. Sin embargo, el PANAL registró una planilla que la encabeza Ana María Hidalgo Liebanos y en la que también aparecen como suplentes de regidores el perredista Román Solorio Solorio y la priista Gloria Rivera de Macías.

Sorprende que Román Solorio figure en ese partido pues, desde hace tiempo ha estado negociando con líderes del perredismo estatal para ser el nuevo oficial del Registro Civil, en sustitución de Cuauhtémoc Reyes.

De aquellos que dejaron Nueva Alianza, Yelitza Téllez Hernández está pegada en la campaña de Juan Manuel Estrada, pero con tan mala fortuna que cuando visitaron Río Grande tomó el micrófono para ofender a los ahí presentes, llamándolos “mal agradecidos”, por lo que ya le han pedido que mejor ni se aparezca.

Reyes Quiroz y Erwin Montaño han olvidado sus tareas como funcionarios y están encargados de diversas tareas de tipo electoral, buscando una “chambita” en el próximo gobierno. Y el otro, el mayor de todos, ya lo hemos visto, desesperado intentando arañar la única tablita que le queda para no ahogarse.

 

Dicen las Malas Lenguas que en días pasados, el equipo de Alicia Ojeda, candidata del PRI a la diputación local y Sergio Flores, candidato a la diputación federal, se encontró con una desagradable situación: algunas de sus lonas publicitarias habían sido retiradas del lugar donde se colocaron; al preguntar qué había pasado pudieron enterarse de que no las quitó ningún miembro de la oposición, sino que la orden de quitarlas provino de Antonio Ibarra, operador territorial de la campaña del Inge Estrada.

Por si fuera poco, la gente del alcalde con licencia ha tenido que esconder la agenda de actividades pues no desean encontrarse en los mismos sitios con aquellos que se supone son sus aliados. La pregunta es ¿Quién chamusca a quién?

Situaciones similares se están viviendo en el interior del PAN, donde se le ha impuesto una marca personal a Samuel Hidalgo, especialmente en lo que se refiere al manejo de dinero: cada vez que le dan dinero pa´ las tortas de quienes están trabajando en la casa de campaña, con libretita en mano, le cuentan cada centavo que le entregan, “no vaya a ser la de malas”.

Otra que también ha sacado el cobre es la candidata del PAN a la diputación federal, Eréndira Castellanos, quien abordó en esta ciudad uno de los camiones del transporte colectivo y luego se puso a pedir el voto a cada uno de los pasajeros. El problema fue que al bajar prefirió ponerse a discutir con el chofer antes que liquidar los 8 pesos que cuesta el pasaje. Ora sí que como dice el meme: “#TaCabrón”.

Dicen las Malas Lenguas que a pesar de que existen siete candidatos registrados para contender por la diputación local en éste distrito, solamente hay dos que se encuentran trabajando en conquistar el voto de los ciudadanos: Hugo Anaya y Alicia Ojeda.

Miguel Orozco, candidato de Morena, se encuentra esperando que “las artes divinas y milagrosas” de Andrés Manuel López Obrador lo hagan ganar la contienda, así porque sí.  A Norma García, de Movimiento Ciudadano, se le acabaron las ganas cuando se dio cuenta de que tenía que buscar sus propios medios para recorrer el distrito; el candidato del PVEM se encuentra más preocupado en exigirle a Salvador Estrella que renuncie a la suplencia que en salir de su casa; las candidatas del Partido del Trabajo y de Nueva Alianza solo se registraron para que sus partidos cumplieran con la cuota de género, por lo que no vale la pena mencionarlas siquiera.

Así las cosas, la contienda está entre Hugo y Licha y si uno de los dos se raja, se cansa o se enfada, el otro gana por default. ¿Entonces pa que tanto argüende y tanto gasto?