Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

1194
0
Compartir

Dicen las Malas Lenguas que muchos panistas de la localidad y personas que no tienen registro, pero que simpatizan con esa fuerza política, se murieron de la risa al ver como el Gobernador Silvano Aureoles salió con la puntada de decir que ya lo había pensado bien y que mejor apoyaría al candidato del PRI.

La risa fue en tono de burla porque, cegados por la soberbia y ambición, los líderes panistas prefirieron enemistarse con su militancia, romper relaciones con quienes formularon su doctrina, con el yunque, con los de la vieja guardia; y todo para sumarse a un partido que no los quiere, nunca los ha querido y nunca los querrá: el PRD.

Lo peor de todo es que hasta los rivales, como Andrés Manuel López Obrador y otros personajes, advirtieron este final, pero ellos (los panistas) siguen haciendo cuentas rancheras y sumando los votos que les dará la cuestionada coalición, en lugar de salir a la calle en busca de la realidad.

Del famoso “frente” ya se sustrajo el Partido Verde, ya también se fueron los calderonistas, y ahora, aunque Silvano Aureoles no es el PRD, la alianza entre azules y amarillos está muy cerca de romperse. Cualquier cara larga, un saludo mal dado y hasta una palabra incorrecta puede ser el motivo que muchos están esperando; Movimiento Ciudadano también ha pintado su raya con los azules. Hablando en serio ¿ya contaron sus ovejas?

 

Dicen las Malas Lenguas que no conforme con tener asegurado un escaño por la vía plurinominal, Marko Cortés salió inmediatamente a exigir la destitución de Antonio García Conejo como candidato de la coalición “Por Michoacán al Frente” para postularse él mismo, lo cual puso más tensa la relación entre las fuerzas albiazules con las aurinegras.

Ya este lunes Alma Mireya Gonzáles Sánchez dio muestras de estar buscando que alguien le saque la lengua o le haga cualquier mueca para tronar la relación con el PRD.

Puede ser que en Michoacán a los panistas esto les convenga, pues las planillas de los municipios de mayor envergadura son encabezados por candidatos del PAN y si le coalición se rompe, pues tendrán que darles las gracias a los perredistas que, incómodamente, fueron incluidos en las regidurías. Al haber concluido el plazo legal para hacerlo, el PRD estaría imposibilitado para registrar otras candidaturas en las demarcaciones donde exista este supuesto.

Así las cosas, ¿a quién le conviene más que truene el Frente?

 

Dicen las Malas Lenguas que en lo que se refiere a la diputación local, todo parece indicar que el PRI no hizo una buena elección respecto a su candidatura, pues cada vez son más los desencuentros que se tienen con la militancia y los liderazgos sociales de los diferentes municipios.

Y es que, a la gente de Jesús Pérez Berber que opera en la región de Zináparo, Penjamillo y Churíntzio; de Omar David Figueroa que controla al priismo de Numarán e Ixtlán; y a los allegados a las familias Hernández de Yurécuaro, no se les olvidan los desaires que por años les hizo la presidenta del Comité Municipal del PRI y ahora candidata, Alicia Ojeda Pérez. Ellos ya decidieron que van con Hugo Anaya.

Venir en estos momentos a hablar de unidad y de institucionalidad no es, para nada, la mejor estrategia.

 

Dicen las Malas Lenguas que ya nos habíamos olvidado de nuestro síndico municipal Nicolás Hermosillo García y es que pos también él no nos daba material para ser mencionado en esta sección. Resulta que este lunes se llevó a cabo la inauguración de las Jornadas del Cuento y la Lectura y fue el encargado del acto inaugural.

Solamente tenía que saludar, desear éxito a los organizadores y punto. Pero ya sabe usted que le “jerró” a la profesión (como dice la gente de endenantes), pues en lugar de abogado debió ser locutor o por lo menos merolico. Se agarró hable y hable y hable y hable y hable y hable, repitiendo todo lo dicho en los dos informes de Gobierno que ha rendido el alcalde Juan Manuel Estrada.

Volvió a presumir el asunto de la gestión, de la disciplina financiera, de la transparencia y otros fantasmas que solamente él ve. Eso, según algunos de los regidores de oposición, es indebido por los tiempos electorales en que nos encontramos. Pero pos le vale Wilson.

 

Dicen las Malas Lenguas que al interior del PAN el que está perdiendo las fuerzas que un día dijo tener es Samuel Hidalgo, a quien se le van agotando las canicas que tenía para negociar y exigir direcciones para los suyos, por lo que si no le quitan la regiduría que negoció ya estará dándose por satisfecho.

Y es que, parece ser que no ha entendido que al sentarse a compartir el pan se deben tener las manos limpias, porque cuando corre el vino la mugre sale a relucir.

También debería tener unas clases de aritmética, pues cuando se decidió que uniera fuerzas con el grupo de Alejandro Espinoza era con la intención de sumar, pero solo ha logrado restar y dividir.

 

Dicen las Malas Lenguas que ya todos fuimos testigos de cómo Ramón Maya se quedó con la candidatura, la planilla y hasta las llaves de la casa que sirve como sede a la coalición “Juntos Haremos Historia” que integran Morena, el Partido del Trabajo y Encuentro Social.

Algunas personas se han encargado de satanizar al ex alcalde priista, pero ¿Qué más se puede decir del hombre al que ya le han imputado todos los pecados? Habrá mejor que reflexionar sobre el desprecio tan grande que demuestra la dirigencia de Morena hacia sus bases, olvidándose de aquellos que lucharon para conseguir el registro como partido, ignorando principios, valores y hasta fortalezas.

Si bien es cierto que Maya Morales no fue bien recibido por los morenistas de cepa desde un principio, también hay que decir que no tenían ninguna otra opción, pues previamente habían andado esquina por esquina ofertando la candidatura a quien quisiera encabezar el proyecto, sin poder encontrar quien “se echara ese trompo a la uña”.

La culpa pues, no es del indio… entiéndanlo bien.

 

Dicen las Malas Lenguas que ninguno de los 113 municipios de Michoacán es tan complicado, políticamente hablando, como Yurécuaro, donde históricamente se han desarrollado grandes conflictos que incluso han terminado en tragedia por las disputas entre grupos de distinta ideología.

Allí Morena gobernaba y todo, aparentemente, era felicidad hasta que apareció la envidia y la soberbia. El alcalde Marco Antonio Gonzáles, renunció al partido y se adhirió a la corriente democrática de Foro Sol en el PRD, donde algunos liderazgos prometieron imponer a Karla Araceli Hernández Medel, en la candidatura del “Frente” o encapricharse y participar con una planilla independiente. Nada se logró.

En esa misma demarcación, el PRI enfrenta grandes conflictos. Primero se había anunciado que la abanderada sería Minerva Beltrán Sánchez, pero un grupo de militantes protestó tomando las oficinas del Comité Municipal.

Semanas después, el Comité Ejecutivo Estatal designó a Heriberto Arellano Corona y ni así hubo coincidencias. “Ya no supe en que quedó o en que vaya esa telenovela”, dijo Ricardo Hernández, presidente del Comité Distrital del PRI con sede en La Piedad.

La coalición “Por Michoacán al Frente” decidió que fuera Moisés Navarro, de Movimiento Ciudadano el abanderado. Pero cuando las fuerzas perredistas intentaron sumar esfuerzos, este los rechazó y hasta pregonó que los metería a la cárcel.

Ahora, la mayoría de los directores del Gobierno municipal han decidido irse a apoyar la candidatura de Octavio Fortoul, quien era el director de Obras y ha emprendido su propio proyecto, abanderado por Encuentro Social.

En Yurécuaro, la gente sabe que el PAN solo es bueno en las panaderías.

 

Dicen las Malas Lenguas que en Numarán las cosas están de color hormiga dentro de la administración municipal. El síndico Juan Arízaga Berber ha asumido el cargo de presidente municipal interino, ante la ausencia de Daniel Zárate que busca ser reelecto, y es ahora que se está dando cuenta de que muchas de las áreas están “patas pa’ arriba”.

Por principio de cuentas, tiene en su contra al grupo de regidores panistas que quieren “destronarlo” y ya fueron a quejarse ante algunos diputados del Congreso de Michoacán buscando que se designe a Epigmenio Herrera como presidente interino. En Morelia les preguntaron los motivos para desconocer a Juan Arízaga y la respuesta más consistente que pudieron argumentar se escuchó desde el fondo de la sala: “pus nomás”.

Ante estas circunstancias, los ojos están puestos en la Secretaria General del Comité Directivo Estatal, Elia Escobar Gallardo, de quien se espera que haga valer su autoridad y que demuestre que alguien en ese pueblo tiene pantalones.

 

Dicen las Malas Lenguas que en el Gobierno municipal de La Piedad ya se ha organizado una quiniela en la que en lugar de equipos de futbol se encuentran los nombres de los directores de área que tienen posibilidades de pasar a la siguiente ronda, es decir que sean incluidos en el próximo gabinete con el que el ingeniero Estrada estaría gobernando, si llega a ganar la contienda electoral.

Algunos de los que entraron al concurso ya dan por perdidos los 50 pesos que costó la quiniela pues les tocaron nombres como Gustavo Andrés Mares Alvarado, Francisco Ríos Corona, José Ramón Maya, Daniel Vázquez y Gonzalo Cano. Es como si al inicio de la temporada de la liga MX, alguien pronostique el campeonato del Cruz Azul, el Atlas o los Tiburones del Veracruz.

Quienes están entre los favoritos son Aldo Javier Alvarado, Alberto Guzmán Reyes, Jorge Rubio Olivares y el tesorero Emilio Guillén Pérez. Se escuchan también rumores de que habrá refuerzos en áreas primordiales del Gobierno municipal y entre ellos suena la posibilidad de incluir a Miguel Ángel Sánchez en Obras Públicas, como el fichaje “bomba” de la temporada.

Todavía quedan algunos boletos con los nombres de Marco Antonio Rodríguez, Rodolfo Chavolla, Ernesto Bravo y Anjuli Murillo, por si alguien se encuentra interesado en participar, solo son 50 pesitos. ¿Nadie? ¡Cuarenta pues! ¿Tampoco? ¡Veinticinco y ya!… ¿Diez pesos? Ofrezcan.

 

Dicen las Malas Lenguas que ya casi se acabó el trienio y no he podido encontrar el aeropuerto que gestionó el gobierno de La Piedad. He seguido casi todos los señalamientos, me he fijado bien pa’ onde apuntan las flechas y nomás no doy. Encuentro puras parcelas y fincas en obra negra.

Si alguien me sabe orientar se lo agradecería, porque me urge llevar a la prole a comer pambazos en Tumbuctú.