Inicio Opinión LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

LO QUE DICEN LAS MALAS LENGUAS

763
Compartir

Dicen las Malas Lenguas que el Comité Municipal del PRI se encuentra acéfalo y no hay ni siquiera quien pueda dar la hora. La presidenta, Alicia Ojeda Pérez, pidió licencia para separarse del cargo pues es candidata a la diputación local; el Secretario General y encargado del despacho, Ricardo Hernández, anda también en campañas pues el candidato suplente de la diputación federal que pretende Sergio Flores.

Anuncio

Se ha solicitado ya el nombramiento de un Delegado Presidente para que se haga cargo de los asuntos del partido, pero en estos momentos los jerarcas del tricolor en el estado se encuentran más ocupados en resolver la gran cantidad de conflictos que han dejado las imposiciones de candidatos en los diferentes municipios y distritos.

Tan complicadas están las cosas que en días pasados, a un despistado malandrín se le ocurrió meterse a las oficinas del Comité Municipal del PRI, buscando algo de valor. Ya se imaginarán como le fue…

 

Dicen las Malas Lenguas que a la candidata del PAN al Senado de la República,  Alma Mireya González Sánchez, para nada le quedaron ganas de volver a reunirse, en conferencia de prensa, con los periodistas piedadenses que le tundieron con preguntas a las que no pudo responder.

La ahijada política de Marko Cortés, flanqueada por un sonriente Ricardo Calderón y un nervioso Rodolfo Ramírez, fue cuestionada por la débil propuesta legislativa que planteó. Además de que mostró la misma línea discursiva de su líder estatal, el CheManuel Hinojosa, en la que se habla de un inmaculado panismo, donde todos los candidatos son malos y corruptos menos los azules.

Imagínese usted, son tan santos los panistas que lograron purificar todos y cada uno de los pecados del PRD y personajes como Guillermo Rizo, Selene Vázquez, Leonel Godoy, Silvano Aureoles. Ha sido tan grande la transfiguración de los perredistas piedadenses, que algunos panistas ya le están haciendo una novena a San Antonio Juárez y ora resulta que hasta Cuauhtémoc Reyes es un mártir que debe ser venerado.

 

Dicen las Malas Lenguas que los Tres Alegres Compadres no están teniendo ya mucho acercamiento que digamos y en una de esas hasta los ahijados se regresan cada uno. Por un lado, el compadre acomodado, Juan Manuel Estrada, anda metido en su campaña y no escucha a nadie. Esto molesta al incomodo, Gonzalo Cano, que quiere estar en todas las negociaciones, pero ya no es requerido. Mientras que el acomedido, Alberto Guzmán, está al borde del infarto al no comprender la ruta a seguir y ser el menos enterado de lo que sucede, cuando se supone que debe ser el mejor enterado de todos.

Ya le preguntamos una vez al inge sobre el desempeño de los compadres y comadres que metió a su gobierno. Nomás le dio risa y luego dijo: “Tengo todavía muchos ahijados y me faltan otros tres años en la presidencia”.

 

Dicen las Malas Lenguas que los cuatro perredistas que todavía quedan en La Piedad se dieron un tremendo agarrón para poder definir quién sería la mujer que ocuparía la regiduría que les otorgó Acción Nacional en la planilla de Alejandro Espinoza. Rápidamente salió a relucir el hambre de aquellos que pregonan con la bandera de la izquierda pero que saben cobrar muy bien con la derecha.

A toda costa, Rafael Ayala pretendía imponer a su hija Tatiana Ayala Aviña; Antonio Juarez Zavala peleaba la candidatura para su hija Xochitl; Everardo Gil reclamó la misma posición para su esposa y lo mismo hizo Cuauhtemoc Reyes, quien finalmente logró imponer a su mujer, Mariana Amaranta Sukey Silva Alvarado, la cual trae tras de sí un historial muy negativo tras su paso por el Registro Civil.

La otra regiduría (por que les dieron dos, sin merecerlo) se la adjudicó el mismo personaje que afirmó tener una Asociación llamada Agape para defender los derechos de los ciudadanos (nunca la registró), el mismo que acusó al PRD de ser la cuna de la corrupción, el mismo que dijo que jamás aceptaría una regiduría, el mismo que aseguró ser el ungido de Pascual Sigala para ser diputado local por este distrito, el mismo que afirmó que jamás se uniría con los panistas. Sí, adivinó usted, es José Eduardo Torres.

 

Dicen las Malas Lenguas que en todas partes hay políticos a los que les importa un carajo la ideología y cambian de camiseta como les da la gana. Es el caso de Jesús Ramón Soto, quien militó en las filas del PRI (incluso fue diputado local suplente), luego se fue a las filas del PAN, donde le dieron una chambita en la dirección de Fomento Agropecuario, ahora coqueteó primero con el inge Estrada para que lo incluyera como regidor suplente, luego estuvo mandando mensajes a Alejandro Espinoza para que lo considerara y finalmente terminó arropando o siendo arropado (ya no se sabe) a Ramón Maya, representante (hasta el momento de que escribo esto) de Morena.

Otro caso similar es el del maestro “botitas”, Alberto Gutiérrez, quien siendo priista ocupó una regiduría en el gobierno de Arturo Torres; el año pasado renunció al tricolor y aseguró que se afiliaba a las filas del PRD, pero resulta que, al disolverse la dirigencia municipal de Nueva Alianza, quedó como encargado del despacho, pero es candidato suplente a regidor en la planilla del PAN.

Así hay muchos otros casos que iremos comentando en los próximos días, porque la neta no nos alcanzan los calificativos.

 

Dicen las Malas Lenguas que a varios de los candidatos a la presidencia municipal de La Piedad parece ser que les da vergüenza mostrar ante la luz pública a las personas que llevan en su planilla, como regidores, tanto propietarios o suplentes.

Es el caso del ingeniero Estrada y la dirigencia local del PRI, quienes estuvieron escondiendo con todos los recursos posibles la planilla que registraron ante las autoridades electorales, hasta que hubo alguien en la capital del estado que no tuvo empacho en darla a conocer.

Y es que, pues sí hay algunos nombres que no son del agrado de muchos ciudadanos, como es el caso de Antonio Ibarra (hijo) quien al ocupar la tercera posición prácticamente tiene asegurado su arribo al próximo ayuntamiento, también está lBecky De la Paz Solorio (hija de Arturo de la Paz, líder eterno de la CTM); figura nuevamente Alejandro Saldaña Aguilar ¿hizo acaso un trabajo extraordinario?

Pero la verdad lo que sorprendió a la gran mayoría de los integrantes del medio político en la localidad, es la influencia que sigue teniendo Adriana Hernández en las decisiones que se toman al interior del PRI, pues tiene a varios de sus alfiles bien colocados en el mencionado proyecto. La pregunta es ¿Quiénes serían, en caso de ganar la elección, los regidores que sí saldrán a defender a su alcalde de los embates de la oposición?

 

Dicen las Malas Lenguas que Jonathan Bañales también registró la planilla con la que habrá de ir en busca de la presidencia municipal y sobresalen los nombres de algunos profesores que se han desempeñado en el ámbito público y privado. Hay también personalidades que no han sido vistas nunca en el ámbito político y de las que poco se conoce su trayectoria, sin embargo, se apuesta por un Gobierno ciudadano.

Por lo pronto, vemos a un Jonathan que ha cambiado la estrategia de comunicarse con los ciudadanos, ya por lo menos no responde a los comentarios o críticas que se hacen sobre su campaña y ha accedido ya a entrevistas con diferentes medios de comunicación. Falta verlo en el debate de propuestas con otros candidatos y en el intercambio de ideas con líderes de opinión, para conocer de qué está hecho.

No sabemos hasta donde pueda alcanzarle con un partido que no cuenta con la infraestructura de los otros entes políticos, ni con el presupuesto que estos tienen para el quehacer territorial. Pero tenemos que reconocer que, tanto él como Gabriel Bernal, candidato independiente, traen tras de sí un interés legítimo de muchos ciudadanos que exigen un cambio para su ciudad.

 

Dicen las Malas Lenguas que en la coalición denominada “Juntos Haremos Historia” que conforman Morena, el Partido del Trabajo y Encuentro Social está sumida en un gran conflicto al no poderse poner de acuerdo con la planilla que presentarán para la presidencia municipal y es muy probable que se fraccionen y surjan dos candidaturas.

Por un lado se encuentra Ramón Maya, quien desde un inicio no fue bien visto por la militancia y recibió horas y horas de reclamos, lo acusaron de corrupto, le sacaron la lengua y le hicieron todo tipo de gestos.

En ese entonces apechugó y dijo que no pedía nada, más que ser incluido. Pero una vez aceptado como candidato sacó lo peleonero y ahora pretende, a toda costa, meter a su gente.

Previendo cualquier rompimiento, Morena presentó ya una planilla alterna, que lleva a  Melba Albavera como candidata a síndico y María Elena Hernández Manriquez como suplente. En la primera regiduría va Gabriel Aguirre de la Paz, la segunda es Marina Chávez Plancarte, la número tres la han reservado para el Partido del Trabajo o lo que quede de la coalición, la número 4 es para Citlalli Sánchez, la quinta es para Rigoberto León Morales, la seis también para la coalición y en la séptima posición figura José Luis Bernal López, el famoso “Doctor Pepito”.

Si no hay acuerdos, suben a Gabriel Aguirre a la presidencia y complementan la planilla con otros militantes.

A decir de Albavera, Ramón Maya ya no les contesta las llamadas, los ha dejado plantados y todo tipo de dialogo está roto, por lo que ahora están a punto de entrar a conflictos de carácter jurídico.

De manera extraoficial, se ha filtrado que la planilla del ex alcalde priista, contempla a Roberto Carlos Ibarra Pimentel en la sindicatura; en las regidurías se propone a Gloria Cendejas, Pedro Tula, Pedro Sánchez, Jesús Ramón Soto, Esteban Ramírez.

¿Será que tanta democracia les hace daño a los izquierdistas?

 

Dicen las Malas Lenguas que la candidata a la diputación federal por el Frente Amplio, Erendira Castellanos anda dando pena ajena en cada sitio donde se para. Ya hizo el ridículo intentando jugar al béisbol en las canchas deportivas, intentado mostrar una imagen fresca, juvenil y cargada de positivismo, pero no le resultó.

Pero lo más gacho fue lo que sucedió cuando la candidata a Senadora, Alma Mireya Gónzalez se presentó en una conferencia de prensa con reporteros de La Piedad. En ese evento estaba contemplado que Erendira se hiciera la aparecida para obtener foro a costas de su compañera, pero minutos antes de que iniciara el evento recibió una llamada telefónica en la que le indicaron que mejor ni se presentara porque no era bien vista y su presencia era sumamente incomoda.

Como no tuvo el cobijo de sus compañeros se hizo la aparecida en la conferencia de prensa de Antonio García Conejo, pero solo para ver como todas las cámaras y micrófonos se apagaron justo en el momento en que tomó la palabra. ¿Será que esa es la respuesta ante la obsesión de los panistas de mostrarse antipáticos, sangrones y prepotentes?

 

Dicen las Malas Lenguas que el otro que tuvo una jornada para al arrastre fue el candidato a Senador por el Partido Revolucionario Institucional, Antonio Ixtláhuac, quien no pudo contar con el respaldo de un Comité Municipal que le ayudara a coordinar una gira de trabajo por esta tierra (estuvo tocando la puerta y asomándose por las ventanas, pero nadie abrió el changarro).

Varios representantes de los medios de comunicación pudieron ver de reojo la propuesta de agenda planteada para su visita en la que se contemplaban “entrevistas banqueteras” con reporteros locales, pero nadie hizo una invitación o convocatoria formal.

Ahí anduvo en algunas colonias, donde algunos oportunistas le aseguraron tener todo bajo control. Pero lo que sí nos pudimos dar cuenta fue de que miembros de partidos opositores estuvieron presumiendo fotografías en las que se ve al director de Fomento Agropecuario, Jorge Alvarado Quiroz, colocando publicidad institucional del candidato en empresas ubicadas a la salida a Zamora, en horarios donde se supone debería estar trabajando.

Esto apenas comienza.