Inicio General JONATHAN BAÑALES DEBE DEJAR DE MENTIR: PRD

JONATHAN BAÑALES DEBE DEJAR DE MENTIR: PRD

346
0
Compartir

el Partido de la Revolución Democrática, hace un llamado al Partido Movimiento Ciudadano y a su ex candidato a presidente, Jonathan Bañales Santana, a dejar de mentir, a conducirse con la verdad, a sostener sus dichos con pruebas ante el Tribunal Electoral, que será el órgano que resuelva su inconformidad.

Rafael Ayala Villalobos, vocero del PRD exhortó a Jonathan Bañales a no confundir ni dividir a la sociedad con señalamientos vagos, carentes de valor probatorio, porque los vituperios emitidos por el ex candidato perdedor restarán credibilidad y confianza a ése partido que, aunque sin historia, ni logros, ni raíces en La Piedad, nuestro municipio lo necesita fuerte e íntegro, para enriquecer la pluralidad y el diálogo político municipal.

el PRD envío un comunicado de prensa a este medio informativo, el cual se transcribe como sigue:

No es éticamente correcto que el Partido Movimiento Ciudadano y su ex – candidato perdedor Jonathan Bañales Santana, chantajeen a las autoridades electorales e intenten judicializar la convivencia política, tan sólo para obtener en la mesa de negociación lo que en las urnas la ciudadanía les negó: una regiduría más, razón suprema de su protesta.

Deseamos que la obsesión manifiesta del ex candidato Jonathan Bañales Santana, y sus acusaciones dolosas, no arrastren a su partido al descrédito y a la repulsa ciudadana, cuando dicho partido logró que en el próximo H. Ayuntamiento, pueda tener dos regidores.

Si de congruencia se trata, si el Partido Movimiento Ciudadano, está convencido de que el proceso electoral debe anularse, tendría que empezar por anunciar que sus regidores electos propietarios y suplentes por su partido, no asumirán las regidurías, porque de aceptarlas, estarían convalidando lo que han llamado fraude, haciéndose cómplices de lo que critican. O somos o no somos.

Las familias de La Piedad, con su decisión el pasado primero de julio, han dado un paso hacia su liberación. Lo han dado para liberarse de quienes desde la administración pública municipal practican el patrimonialismo personal, para liberarse de las grandes desigualdades sociales, del desempleo, de los empleos mal pagados, de la pobreza, de la escasa infraestructura y del raquítico equipamiento urbano y rural, de la deserción escolar, de la angustiante inseguridad, de los graves problemas para la movilidad, la equidad, la sostenibilidad, para la vivienda y la salud.

El Partido de la Revolución Democrática, participará en el próximo gobierno municipal con altura de miras y responsabilidad institucional, pero estará muy al pendiente de que el nuevo H. Ayuntamiento, cumpla sus promesas en tiempo y forma, en beneficio de las familias, porque la participación democrática de la ciudadanía en los asuntos de la comunidad piedadense, ya no tiene que ser concesión graciosa del gobierno, sino un cabal reconocimiento a un derecho natural.

Asimismo, contribuirá a que el próximo gobierno municipal se conduzca con legalidad, honradez y lealtad a las familias de La Piedad, con imparcialidad y eficiencia administrativa, también con reglas claras, siempre guiado por los valores que nos integran como comunidad.

La propuesta ganadora de un nuevo proyecto de municipio es en esencia un llamado a la reconciliación, al esfuerzo y la creatividad conjunta.

Se necesita del concurso de todos en el bien de todos.

Es imprescindible que se acepte que los niveles de impunidad, corrupción, violencia y desigualdad son ya insoportables; ahí es donde el PRI debe reflexionar, corregirse y cesar en su intento de manipular al Partido Movimiento Ciudadano y a Jonathan Bañales Santana, que le hace el juego, para sembrar enconos y dividir a la comunidad.

Es vital no conducirse con odio ni mentiras; ahí es donde Movimiento Ciudadano y Jonathan Bañales, deben enmendarse.

El pueblo asintió a una ruta de concordia y progreso compartido, expresándose en las urnas.

Fue la razón del Municipio la que ganó.

Fue la gente buena la que decidió.