Inicio General GESTIONAN RECURSOS PARA APOYAR PARCELAS SINIESTRADAS

GESTIONAN RECURSOS PARA APOYAR PARCELAS SINIESTRADAS

40
Compartir

La Piedad.- Durante el inicio del ciclo de siembra primavera Verano 2017, las lluvias para los campesinos que tienen cultivos de temporal, llegaron muy tarde, lo que provocó pérdidas, considerables en alrededor de 3 500 hectáreas, lo que deja al campo de La Piedad y la región con el problema que representa la necesidad de tener que resembrar, algunos productores hasta 2 o 3 veces para tratar de salvar en algo este ciclo y no dejar sus tierras sin trabajar.

Los productores del campo se dicen preocupados desde hace varios años, debido a que no se sienten valorados, al tener una actividad primaria para ellos de alto riesgo económico, muchas veces sin la remuneración adecuada, ante lo que lo tienen que realizar, ya que mucha gente tiene la creencia de que se trata solo de poner la semilla en la tierra, pero se olvidan que se debe cuidar el desarrollo de la planta hasta poder obtener una cosecha que represente ganancias y la productividad que se espera para poder entonces activar la economía, que en el caso de La Piedad, depende en un gran porcentaje de lo que el campo ofrece.

Algunos campesinos relatan con una tela húmeda en la mirada, observando el horizonte, como pretendiendo divisar el lugar donde tienen sus parcelas, dicen que  luego de la primera lluvia de la temporada, fue triste ver el esfuerzo de sembrar y salir cada día a ver si había alguna nube en el cielo que anunciara que iba a caer la ansiada lluvia, pero esta no llegaba.

Las primeras lluvias que se presentaron en la región sirvieron para que la semilla germinara y diera paso a una plantita de no más de 5 centímetros, que al no recibir más agua, se fue poniendo amarilla, árida y luego simplemente se secó, por falta de líquido vital para poder desarrollarse y crecer.

El productor con el que platicó este medio, mientras hacía el relato de la pérdida de su siembra, hacía una mueca de dolor, llevándose una mano al sombrero y otra a la nuca y luego se rascó detrás de la oreja y con media sonrisa solo decía que “los tiempos ya están muy cambiados, las aguas llegaron un mes después. si lo hubiera sabido, me hubiera esperado pa sembrar y así no se me secaba la pinche semilla”

Sus manos son muestra del trabajo constante que realiza en la tierra, “Antes era más fácil -dice- uno se iba con su jefe a la siembra y ya sabía uno cuando tenia que empezar a llover, cogia uno el arado y se iba por la parcela caminando con los bueyes para preparar la tierra y que no lo agarraran las prisas… hora cuales prisas, ya no sabe uno cuando va a caer la agua”

Así pasan los días en el campo que aseguran los productores no está olvidado, se sigue trabajando, pero sin los apoyos correspondientes, ni sustanciosos por parte de las autoridades de todos los niveles, que solo dejan llegar poco recurso, al sector que mueve gran parte de la economía de esta región, donde no solo falta que el agua llegue a tiempo.

Se han reunido varios grupos de campesinos para acudir a las oficinas de Fomento Agropecuario, para registrar sus cultivos siniestrados por la sequía de hace un mes y ahora solo queda esperar para ver cuando y cuanto les llega de apoyo para la resiembra.

Mientras dicen, tendrán que seguir aguantando al clima que ahora les favorece con agua de más, porque ha caído tanta agua que algunas parcelas están inundadas, lo que “tampoco es bueno porque luego se nos enaguata la cosecha y se pudre el grano y ya no sirve”

“A ve si Dios no socorre y ahora si tenemos una buena cosecha y que la paguen a buen precio, porque luego si hay mucho le bajan el costo y nos pagan menos…” así se fue alejando sus pasos, cansados pero firmes, plantando el huarache en el cemento de la calle dirigiendo el camino a su comunidad, a echarle otra vuelta a sus hectáreas de siembra para ver como va la planta.