Inicio General Sucesos ESCUELAS RURALES, SE VAN QUEDANDO SIN ALUMNOS QUE ATENDER

ESCUELAS RURALES, SE VAN QUEDANDO SIN ALUMNOS QUE ATENDER

135
Compartir

La Piedad, Mich.- El fenómeno migratorio no se detiene a pesar de todas las políticas implementadas por el Gobierno estadunidense pare evitar el cruce de mexicanos hacia su territorio. Y la región del bajío michoacano es altamente expulsora de migrantes hacia los Estados Unidos y otras grandes ciudades de la República Mexicana.

Esto ocasiona que varias localidades de la región se vayan convirtiendo en verdaderos pueblos fantasmas, donde prácticamente ya no existe una población joven que demande los servicios educativos.

En el municipio de Zináparo, donde apenas quedan 3 mil 800 habitantes, según el alcalde Samuel Canchola Venegas, existen por lo menos dos localidades donde no queda un solo habitante y dos escuelas han tenido que ser cerradas por falta de alumnos que atender.

“De ser 10 mil habitantes, en el último censo aparecimos con poco menos de 4 mil personas, ya que la mayor parte se ha ido a vivir a los Estados Unidos, algunos, incluso se han llevado a la familia entera con la idea de no volver”, argumentó.

En el caso de Churíntzio, la situación es aún más complicada, pues este municipio situado en la zona norte de Michoacán, pasó de tener una población de casi 40 mil habitantes, a poco menos de 6 mil. Prácticamente todos los jóvenes se han ido a buscar una mejor calidad de vida en otras tierras.

En el año 2010, el entonces presidente municipal Alfonso Aviña Alfaro reveló que por la falta de alumnos estaban cerradas las escuelas primarias ubicadas en las comunidades de San Juan, San Isidro, El Salto, Buenavista, Patzímaro de Aviña, Patzímaro del Rincón, Torrecillas y Nuevo Morelos.

En el año de 1970, la escuela primaria de Patzímaro de Aviña tenía registrados 270 alumnos, pero hoy a esa escuela acuden los estudiantes de las comunidades de San Juan, El Fuerte, San Isidro y el Rincón y apenas se alcanzan a juntar 60 niños.

Actualmente, las escuelas de las localidades de San Juan, La Loma de San Isidro, Jagüey y Nueva Morelos han sido reaperturadas. “Lo que sucede es que algunas de estas colindan con el municipio de Ecuandureo y se han juntado los niños de otras localidades para completar los grupos. El fenómeno migratorio es evidente y en esta zona es mucho más palpable”, señaló por su parte, Juan Luis Contreras Calderón, director de programas sociales de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano.

En el municipio de La Piedad la situación es similar y existen varias escuelas con grupos muy reducidos y hasta sin alumnos, en comunidades como La Campana, La Torcaza, El Fuerte, La Providencia. Sin embargo, aquí no hay funcionario alguno que pueda o quiera contabilizar estos datos.