Inicio Política EN ZINÁPARO, LA ADMINISTRACIÓN SALIENTE SE LLEVÓ “HASTA LAS CAZUELAS”

EN ZINÁPARO, LA ADMINISTRACIÓN SALIENTE SE LLEVÓ “HASTA LAS CAZUELAS”

1489
0
Compartir

Zináparo, Mich.- Sin un lápiz para escribir, computadoras sin disco duro, patrullas desmanteladas y hasta con las instalaciones de la presidencia municipal llenas de chinches y cucarachas, es como fue entregada la administración por parte del que hasta hace unos días fuera el presidente municipal de Zináparo, Samuel Canchola Venegas.

En la revisión de las cuentas entregadas por la administración saliente, el nuevo gobierno municipal ha encontrado que los ex funcionarios se “despacharon con la cuchara grande” y se autorizaron cuatro quincenas de salario para el pago de su aguinaldo… en agosto, dio a conocer el Eliacer Herrera, director de Comunicación Social.

De acuerdo con funcionarios del Ayuntamiento 2018-2021, se están analizando los estados financieros del municipio, pues en los primeros días de actividades ya se encontraron irregularidades en los asientos contables, pues “las cuentas no checan” y traen una variación negativa de más de 250 mil pesos.

Los funcionarios municipales han señalado que hacen falta expedientes, no hay material de papelería y “hasta las cazuelas y utensilios de las cocinas comunitarias se llevaron”, señalaron integrantes del ayuntamiento municipal.

Se sabe que el Secretario del Ayuntamiento ha sido instruido para integrar un expediente con las irregularidades encontradas, pues algunos de los vehículos estaban desprovistos de batería y a una patrulla de Seguridad Pública le arrancaron el sistema de cómputo.

Es preciso mencionar, que el pasado 1 de septiembre, cuando se llevó a cabo la ceremonia de Instalación del Ayuntamiento 2018-2021, el presidente municipal Jesús Zamudio Hernández prefirió no hablar del estado en que recibía la administración y después de un titubeo se limitó a decir “todo está bien”.

El municipio de Zináparo es el más pequeño del estado de Michoacán y cuenta con un presupuesto anual muy limitado, en el que más del 85 por ciento de los recursos se destina al gasto corriente, por lo que es muy complicado que se ejecuten obras de gran tamaño si no existe el respaldo de la federación o del Gobierno del estado.

Si a esta situación se le añade que las últimas administraciones municipales han heredado fuertes compromisos con proveedores, la situación se complica para cualquiera que pretenda gobernar esta municipalidad.