Inicio General Policiaca EN TRES MESES, TRES EXPLOSIVOS AFUERA DE LA FISCALÍA

EN TRES MESES, TRES EXPLOSIVOS AFUERA DE LA FISCALÍA

239
Compartir

La Piedad, Mich. – La mañana de este viernes sujetos desconocidos dejaron un artefacto explosivo en la cajuela de un automóvil que fue estacionado en las afueras de la Fiscalía Regional de Justicia de La Piedad, mismo que fue desactivado por personal de la Secretaría de la Defensa Nacional.

El hallazgo se registró pocos minutos después del medio día afuera de las instalaciones de la fiscalía, siendo el tercer explosivo que se coloca en este lugar en menos de tres meses.

Debe recordarse que el pasado 25 de mayo del presente año, cerca de las ocho de la noche un artefacto explosivo fue colocado y detonado en el Puente Cabadas que cruza sobre el Río Lerma, lo que movilizó a las autoridades policiacas y precisamente mientras se evaluaba el suceso, alguien colocó una caja de cartón afuera de la fiscalía con un mensaje dirigido a uno de los mandos policiacos y un artefacto explosivo que fue detonado al día siguiente por elementos del Ejército Mexicano.

Luego, el pasado 29 de agosto, se encontró otra granada similar en la misma ubicación, es decir afuera de la sede de la PGJE en La Piedad, situada a pocos metros del primer cuadro, en una zona demasiado concurrida.

Este día, 8 de septiembre las autoridades policiacas implementaron un operativo de seguridad cerrando el tráfico vehicular en el bulevar Adolfo López Mateos, una de las vialidades más transitadas de la localidad, tras haber recibido el reporte de un envoltorio con contenido detonante en la cajuela de un automóvil, situado en el área exclusiva para el estacionamiento de patrullas y vehículos oficiales de la dependencia.

Estos sucesos han causado la molestia de vecinos de la zona, mismos que exigen la reubicación de dicha dependencia ante el temor de que la sociedad civil pueda verse involucrada en un hecho de violencia.

Y es que a pocos metros del lugar se encuentra un hospital particular, una gasolinera y un jardín de niños. Justamente cuando padres de familia se concentraban en la institución educativa para recoger a sus hijos, se presentó la emergencia.

El artefacto estaba en la cajuela de un automóvil tipo sedán, modelo antiguo, de color azul-verde que fue retirado del lugar con el apoyo de una grúa, siendo custodiado por agentes de diferentes fuerzas policíacas.

El operativo se desplazó hasta la zona cerril cercana a Jaripitiro, en el municipio de Numarán donde se colocó el explosivo dentro de un agujero al que se introdujo material combustible y luego se encendió con uso de una pértiga, mientras los bomberos se mantenían en alerta para cualquier eventualidad.

Enseguida vino una explosión controlada que eliminó toda posibilidad de riesgo.

Las autoridades policiacas han integrado una averiguación para conocer a los responsables de este hecho.