Inicio Política EN MÉXICO NO DEBEMOS BAJAR LA GUARDIA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN DE TIERRAS

EN MÉXICO NO DEBEMOS BAJAR LA GUARDIA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN DE TIERRAS

47
Compartir

Morelia.- México y estados como Michoacán no deben bajar la guardia en la lucha por la preservación del medio ambiente, ya que en nuestro país anualmente 12 millones de hectáreas dejan de ser cultivables, en tanto que en nuestro estado el 70 por ciento de la superficie corre el riesgo de caer en desertificación subrayó la diputada Belinda Iturbide Díaz, integrante de la Comisión de Desarrollo Rural de la LXXIII Legislatura Local.

La diputada por el Distrito de Puruándiro, recordó que “el 17 de junio se conmemora el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía,  y tal fecha nos recuerda la importancia de ahondar  en la  conciencia sobre los efectos del uso no sostenible de la tierra”.

Refirió que las estadísticas del INEGI señalan que el 52.86 por ciento de superficie territorial del país se encuentra afectada por erosión hídrica, es decir, ha sido afectada por torrentes, lluvias, arroyadas, granizadas, crecida de ríos y el efecto del riego, “el agua es un agente erosivo muy enérgico”.

“Además el 2.41 por ciento de la superficie de la República se ha visto afectada por la erosión eólica, lo que implica que el agente causal de la erosión es el viento en diversas formas como remolino, tolvaneras o tornados”, sostuvo la legisladora integrante del Grupo Parlamentario del PRD en el Congreso del Estado.

La legisladora señaló que los grados de erosión que se registran son de cuatro tipos, el extremo que afecta al 0.25 por ciento de la superficie del país; el fuerte, que afecta al 3.12 por ciento; el moderado, con una afectación de 18.17 por ciento; y el leve, que abarca al 31.32 por ciento del territorio nacional.

Asimismo resaltó que “las áreas son erosión evidente en la República Mexicana no llegan ni a la mitad del territorio, pues abarca un 47.01 por ciento, lo que representa una señal de alerta para la instrumentación de políticas públicas que combatan este fenómeno”.