Inicio General EN DOS AÑOS, HAN MUERTO DE HAMBRE CUATRO PERSONAS EN LA PIEDAD

EN DOS AÑOS, HAN MUERTO DE HAMBRE CUATRO PERSONAS EN LA PIEDAD

426
0
Compartir

La Piedad, Mich.- A pesar de en los últimos años se han incrementado notablemente los presupuestos federales, estatales y municipales para acciones encaminadas al combate a la pobreza, en La Piedad han muerto de hambre cuatro personas en un periodo de 2 años.

Esta semana, dos indigentes perecieron en predios ubicados en dos de las colonias más pobladas del municipio y en ambos casos se dio a conocer que la falta de alimentación había sido el factor detonante del deceso.

El miércoles pasado, en un lote baldío ubicado a un costado de la casa marcada con el número 287 B, de la calle 5 de mayo del barrio de La Purísima, los vecinos localizaron el cuerpo inerte de un indigente, de quien posteriormente se supo que era originario del municipio de Acámbaro, Guanajuato,

El cuerpo estaba cubierto con una cobija y al revisar el estado físico de la persona, se descubrió que mostraba signos evidentes de desnutrición.

El cadáver de un indigente fue localizado la tarde de este sábado a pocos metros de un contenedor de basura situado sobre la Avenida de las Naciones, paralela a la vía del ferrocarril y a espaldas de la fábrica de cajeta; las autoridades revelaron que su deceso ocurrió a consecuencia de una severa desnutrición y otras complicaciones derivadas del estado de salud en que se encontraba.

Al llegar, los elementos de la Policía Michoacán se percataron de que se trataba de un hombre, con apariencia de indigente, que se encontraba tirado y con la mitad del cuerpo cubierta con una cobija y otros objetos.

Del hecho se informó al personal de la Unidad Especializada en Escena del Crimen, cuyo personal de servicios periciales determinó que el hombre habría muerto a consecuencia de una desnutrición severa.

El 15 de mayo del 2017, una mujer murió de inanición en la comunidad de Ojo de Agua de Serrato, pues vivía encerrada en una vieja habitación debido a que padecía de sus facultades mentales; nunca tuvo el apoyo médico adecuado, ni la atención psicológica que requería y mucho menos algo que llevarse a la boca para poder sobrevivir los últimos días de su vida.

Ese día, elementos de la Policía Michoacán fueron requeridos para conocer del caso de una mujer de nombre, Gudelia Rodríguez Zambrano, que pereció por falta de alimento, según el reporte policial.

Antes de Gudelia, también en la colonia Ciudad del Sol, cerca de la Meseta de los Laureles, el 07 de marzo de 2016 fue descubierto el cuerpo de otra persona que también murió en la más lastimosa de las miserias. El deceso fue a consecuencia de la falta de alimento, dijeron las autoridades ministeriales.

En ese lugar estaba, dentro de una vivienda construida con palos y pedazos de cartón, el hombre que algún día se llamó Ramón Cázares Hernández y que expiró  a los 66 años de edad, con la ilusión de algún día viajar a la Ciudad de México con la intención de sacar un acta de nacimiento y así poder recuperar su identidad.

Esto ocurre en La Piedad, uno de los municipios de Michoacán que no es considerado como de alta marginación y donde la pobreza patrimonial y alimentaria no es alarmante,  según los estudios que han realizado las diferentes dependencias del Gobierno federal y organismos no gubernamentales.

Las muertes de estas personas se registran en un municipio donde los funcionarios de gobierno perciben salarios de hasta 90 mil pesos mensuales, con jugosos aguinaldos y prestaciones de fin de año.

Estas cuatro personas permanecieron invisibles a los ojos de las dependencias de Desarrollo Social y el DIF municipal, cuyos directores jamás han puesto un pie en las comunidades rurales y colonias donde la pobreza abruma.