Inicio General ELABORA UN PLAN FAMILIAR DE PROTECCIÓN CIVIL

ELABORA UN PLAN FAMILIAR DE PROTECCIÓN CIVIL

31
Compartir

Los riesgos provocados por fenómenos naturales o por el hombre se pueden evitar si cada uno de nosotros adoptamos medidas y actitudes preventivas, debemos recordar que la protección civil es tarea de todos.

Se dice que, en las emergencias sobreviven los más preparados, no los más fuertes. Por ello, la Unidad Municipal de Protección Civil da a conocer las siguientes recomendaciones para elaborar un Plan Familiar de Protección Civil que actúe en caso de alguna situación de emergencia o desastre.

En México y en La Piedad, los fenómenos que más comúnmente provocan desastres son: inundaciones, ciclones tropicales, incendios y sismos.

Con relación a esto, podemos elaborar el Plan Familiar de Protección Civil (PFPC), con el fin de saber cómo actuar antes, durante y después de posibles desastres, adaptándolo a cualquier tipo de emergencia y a las necesidades específicas de cada familia, según la cantidad de personas que la integren, y a las características propias del lugar en el que habite.

Existen cuatro pasos para elaborar el plan familiar de Protección Civil que incluye desde la detección y reducción de riesgos, el diseño de rutas de evacuación, tomar la mejor decisión y realizar simulacros.

El primero de ellos, se refiere a la revisión del estado de la construcción de nuestra casa, el mantenimiento de las instalaciones (agua, gas, luz) y el mobiliario, (libreros, repisas, etcétera). Reducir riesgos cerciorándonos de que la casa ofrezca la máxima seguridad revisando a su vez los peligros que puedan encontrarse en los alrededores del hogar, como casas cercanas, transformadores de energía o el lugar donde se construyó.

En el segundo punto, se refiere al diseño de las rutas de evacuación y salidas más seguras y próximas, elaborando un croquis sencillo de la casa y los alrededores, donde se señalen algunas observaciones sobre posibles riesgos y recomendaciones para reducirlos.

Revisar las sustancias inflamables almacenadas señalándolas en el croquis con el color rojo o el peligro que pueda existir y marcando las rutas de evacuación para llegar a los lugares más seguros dentro de la casa. Recuerda que el lugar más seguro es aquel que te ofrece mayores posibilidades de sobrevivir en caso de un desastre.

En el tercer punto, es elemental saber qué hacer ante una emergencia, para ello debemos consultar las recomendaciones específicas antes, durante y después del impacto de un fenómeno.

En el cuarto punto, se recomienda realizar periódicamente ejercicios o simulacros en el hogar acerca de cómo se debe actuar en caso de una emergencia por inundación, ciclón tropical, incendio, sismo, etc.

Es importante tener reunidos ciertos documentos importantes tales como: actas de nacimiento, de matrimonio, títulos y cédulas profesionales, facturas de bienes, Fe de bautismo, Cartillas del servicio militar, Pasaportes, Certificados escolares, Pólizas de seguros, Credenciales y Escrituras de propiedad. Tener un directorio con los teléfonos de las corporaciones de auxilio y una vez que todos estén de acuerdo, cada quien se avoca a cumplir las responsabilidades asignadas y ponerlas en práctica.

Es recomendable poner en marcha el plan cada cuatro meses y, en su caso, mejorarlo para verificar que no haya errores y estar bien preparado ante una emergencia.