Inicio Deportes EL PATRONATO NO FUE MALO PERO TAMPOCO BUENO

EL PATRONATO NO FUE MALO PERO TAMPOCO BUENO

251
Compartir

El patronato no fue malo pero tampoco bueno. Mantener un equipo vivo por mantenerlo no quiere decir que sea un “proyecto piedadense” y prueba de ello es que en toda su gestión no salió un jugador que brincará de división o bien, un equipo que trascendiera en liguilla, así que de bomberos salvavidas de la franquicia nunca pasaron.

Anuncio

Los fracasos de Luis Gonzales y Javier Rincón (líderes del patronato) eran la constante en la historia de su mandato, tal fue así que su segunda sociedad terminó por evidenciarlos, al grado de tener que irse de la institución por “dignidad”.

Luis y Javier se sentían dueños de Reboceros pero no aportaban sus “honrosos” 5 mil pesos,  lo que si hacían eran negociaciones que entre los demás socios no se conocían ¿Cuál fue el resultado? El vivido actualmente en que fueron expuestos púbicamente y quedando el equipo en manos de Trino Melgoza.

Criticar al patronato es lo más sencillo que en el medio podemos hacer, porque hoy que llegó otro empresario con mayor liquidez y con un proyecto mucho más ambicioso resaltan los errores de los primeros pero para continuar esta crítica objetiva es necesario recordar que ha pasado en Reboceros.

A inicio de 2014 se formó el patronato, en aquel entonces con Juan Manuel Estrada Medina, Javier Rincón y Luis Gonzales, pero como titulares los segundos porque el primero se convertiría en alcalde; en ese momento llegaron como bomberos y al final fue lo único que fueron.

Ese primer torneo fue bajo la dirección técnica de Jorge Martínez y el equipo no calificó, después hubo un juego de técnicos en 1 mes, donde pagaron su novatez, pues en esos 30 días pasaron como DT Fhati Kmoun, Juan Mares, Nacho Martínez y Gerardo Felipe, quien finalmente dirigió en el apertura 2014.

Al mando de Gerardo Felipe Reboceros logró una liguilla para ser echados por Real Zamora; fuera de eso no pasó nada exitoso, pues esos torneos resaltaban más la falta de compromiso de los propios jugadores piedadenses.

Se va “Gera” y se queda su entonces auxiliar Ulises Sánchez, con quien pasó exactamente lo mismo: falta de compromiso, indisciplina y una liguilla donde cayeron ante los mismos chongueros. Para estos momentos habían pasado 5 torneos, del clausura 2014 al clausura 2016 sin ser más que aquellos que lograron impedir que la franquicia desapareciera.

En ese 2016 llegó el primer acierto del patronato, que fue su sociedad con Flavio Davino que los llevó a jugar en Liga Premier con un ascenso administrativo, pero al paso de los meses la sociedad rompió por falta de aportes de los empresarios locales, situación por la que se fue del club el ex futbolista de León.

Ya de cara a la temporada 2017-2018 se sumó Trino Melgoza con ese 50% que dejó Davino y el resto de la historia la conocemos.

Si resumimos es claro: el patronato de bombero nunca pasó. Pero no todo es malo, porque las sociedades que ellos formaron tienen a Reboceros en una mayor división a la que iniciaron y una estructura completa.