Inicio Opinión DIALOGO ENTRE DIOS Y JUÁREZ

DIALOGO ENTRE DIOS Y JUÁREZ

0
0
Compartir

Por: Rafael Ayala Villalobos

Pasando su brazo sobre los hombros de Don Benito Juárez, Dios le dice:

* Mira Benito, tu pueblo te sigue homenajeando como cada 21 de marzo.

* Si, y mucho me agrada, pero tú debes estar más satisfecho porque todos los días te adoran.

* ¿Has pensado porqué hice que nacieras un día 21?

* Conozco el poder de los números, una fuerza que domina la creación y gobierna el Cosmos, los números son armonía, es decir música donde se funden todas las notas. Precisamente conociéndolos traté de crear las bases para que mi país fuera un templo de la armonía, emulando al Cosmos: orden, justicia y belleza. Y no paré ahí, sino que traté de influir en el mundo mismo. Acuérdate que de la palabra cosmos deriva cosmopolita, ciudadano del universo. Todavía se acuerdan allá abajo de “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

* ¿A cuál derecho te refieres, Benito?

* Al único que vale: al que emerge del derecho natural, es decir al tuyo, al divino, no a esas normas tiránicas que torcidamente protegen a los desgobiernos, que a contentillo cambian la Constitución nomás porque obtienen 30 millones de sufragios.

* Pero no me has dicho por qué naciste un día 21…!

* Ah, lo olvidada. En griego antiguo “número” también guarda relación con “armonía” y de “armonía” deriva “Arithmós” que da origen a la palabra “aritmética”, la ciencia de los números. Esta ciencia enseña los logaritmos…

* Ya lo sé, ya lo sé…

* Déjame acabar, Dios. Un logaritmo es el exponente que se da a un número para obtener otro número. El logaritmo decimal de 10 es 1, el de 1,000 es 3 y el de 10,000 es 4. Fíjate: 1, 3 y 4. El primero representa unidad, o sea tú. El segundo es la Trinidad, el número que desde tiempos inmemoriales simbolizó lo perfecto. El tres se expresa en la geometría con el triángulo, primera figura perfecta que ha sido siempre venerada por su profundo y misterioso significado.

* Lo he visto. Cuando me representan como humano, anciano y barbón, gustan colocarme en la cabeza un triángulo luminoso.

* No me interrumpas, Dios, que ya me encarreré.

* Prosigue, Benito.

* La suma de los dos números que forman el 21 de marzo es el 3. Ahí tienes, nací el 21 para que mi vida fuera ejemplo de perfectibilidad constante y no te fallé. Los mexicanos todavía tienen en mí un punto de referencia moral, ya vez, hasta el nuevo presidente me trae de estandarte de aquí para allá, mi recuerdo es aún un sostén y un camino para llegar a la armonía social, aunque me gustaría que tuvieran sus méritos propios, como el de la congruencia que mucha falta veo en el nuevo gobierno de mi Patria y que dijeran menos mentiras.

* En efecto, lo hiciste bien…

* A pesar de los que se dicen tus embajadores y nunca han podido presentar sus cartas credenciales…

* Ya vas a empezar, Benito! Esos, mis soldados, son mi avanzada y te pido respeto por ellos.

* Tú tienes la culpa, a ver ¿para qué le dabas tus mandamientos a unos pocos? ¿para qué le revelabas tus secretos a unos cuantos? Se sintieron con derecho a fundar sectas e iglesias. Eso que hiciste fue de más. Si ya habías imbuido en la naturaleza de cada hombre tus mandamientos, para que dárselos solamente a unos cuantos? ¿para qué le revelabas tus secretos a unos pocos? Se sintieron con derecho a fundar estructuras de mando. Eso que hiciste fue de más. Si ya habías imbuido en la naturaleza de cada hombre tus mandamientos, no había necesidad de que se los dieras por escrito o revelado a nadie en especial. Eso creó organizaciones que manipulan al hombre. Son una fuerza al servicio de la fuerza misma y que te toma por bandera, una bandera que cambia a cada rato cuando se trata de esconder el asunto que los anima: el poder.

* Pasemos a otro tema porque en ése nunca nos vamos a poner de acuerdo. Fíjate que pasados los años tu amado pueblo sigue siendo explotado y manipulado. Sin embargo es un pueblo pobre pero digno, libre y dispuesto a la unión y que ante el poder codicioso de las superpotencias, esgrime el poder moral de la justicia. Ese mérito es tuyo, Benito.

* En efecto, son valores bien sembrados. Por eso me da risa la ignorancia y la mala fe de quienes apenas llegan al poder

mandar quitar mis retratos, o al revés, me ponen aquí, allá y acullá como adorno para manipulación de la gente. Yo estoy en el corazón y la mente de los mexicanos que quieren ansiosamente comulgar con la humanidad.

* No te molestes, Benito, si ganaron el poder democráticamente gracias a instituciones liberales, tienen derecho a decorar sus oficinas, ruedas de prensa y eventos como quieran.

* Lo reconozco, pero no voy a meter las manos al fuego por nadie que un día dice una cosa y al día siguiente otra, que por hacer un gobierno vertiginoso llevan al vértigo. Nadie le ha escriturado mi memoria a nadie, ni siquiera con votos. Las residencias que habitan son del pueblo, por lo tanto son huéspedes del pueblo, como yo lo soy de tí aquí. A ver, ¿qué te parece que sustituya a san Pedro como portero mayor, o empiece a enamorar a las once mil vírgenes, o que diga en un discurso pendenciero que la legión de Arcángeles es corrupta, que Pablo encabeza la mafia universal…? ¿a ver…? ¿Y todo avalado por tu memoria sacrosanta?

* Por eso no te quieren algunos, por hereje.

* Si no es herejía!, ejerzo el sentido del humor que me regalaste. Por cierto, me diste muy poco…

* Es que llegaste tarde a la repartición. En tu vida casi nunca utilizaste el buen humor y aquí quieres hacerte el chistosito.

* Es que viví en graves circunstancias.

* He pensado reencarnarte en alguien, pero no encuentro candidato. Por lo pronto, me contento con saludar a la humanidad, a quienes en todos los confines de la Tierra,

especialmente a los más pobres, en el África, en el Asia, en América Latina, agitan como armas sus conciencias para no ser objetos pasivos de un mundo y una historia irracionales.

* Tan irracional que se tiene que trabajar, lo que no es natural.

* Así es. También saludo a quienes alzan su mirada al futuro y a la justicia, a los que como tú en México no se hincan ante nadie, a los que caminan hacia la paz, la identidad de los pueblos y la justicia.

* Me sumo a tu oración al margen y al calce.

* Me han llegado noticias, Benito, de que los mexicanos se hartaron del PRI y luego del PAN y que empiezan a decepcionarse de lo que consideraron su salvación… El proyecto del país soberano, libre y democrático, no ha perdido ni ha decepcionado a nadie, los que decepcionan son los hombres por muy providenciales que sean.

* Pienso igual que tú, Dios. El liberalismo como expresión política del humanismo que exalta al individuo ante la sociedad y el Estado, sigue vigente. Con el liberalismo como bandera hicimos nacer como nación a México.

* Te equivocas, nació como nación con la Independencia.

* Jurídicamente sí, pero realmente inició su proceso de formación nacional a partir de mi ejercicio presidencial. Acuérdate que restablecí la república.

* Bueno, no comparemos etapas, ni enfrentemos héroes porque enfrentar dioses y héroes siempre genera discordia y hasta guerras y ahorita no quiero tener más trabajo…

* Pero es cierto, mira, la República se funda con la Constitución que promoví, la de 1857, ahí están las bases de la democracia, del Estado laico, soberano, de la justicia y las libertades para los individuos y del federalismo.

* Sí, pero no incluiste los derechos sociales como actualmente los tiene la Constitución en artículos como el tercero, el 27 y el 123. Aunque acepto que quienes los incluyeron en la de 1917 se inspiraron en gran parte en tus propósitos.

* No obstante, ya vez, algunos quieren cambiar la Constituición a la medida de sus sexenales caprichos, preparando eternizarse en el poder.

* ¡Ah, hijo! ¿cómo quienes?

* Pues míralos allá abajo: soberbios, utópicos, hablando siempre de que van a hacer, de que van a lograr, o sea, puro para adelante, contradiciéndose un día una vez y otro dos veces, reedificando el viejo nuevo régimen de partido dominante.

* Por eso te digo que ando buscando en quién reencarnarte.

* No reparan en que los años de paz que ha tenido México se deben a su estructura constitucional, a su programa revolucionario a realizar, a la ciudadanización de muchas actividades públicas, a la complementariedad y contrapesos de los poderes. Aún con sus reformas, sigue vigente en lo sustancial. Tienen que hacerle adecuaciones conforme la realidad, pero cambiarla, parcharla, mancillarla…, esa es otra cosa: se llama traición, y es abrir la posibilidad a otra guerra civil. Todos los actores, todas las clases, todas las corrientes de pensamiento van a querer una Constitución a su medida.

* Y vaya que lo sabes…

* Claro, me enfrenté a los poderosos, a los cuatro imperios, me persiguieron, fui encarcelado, viví una época tormentosa pero dejé un legado: plantear el sueño realizable hacia el futuro, ése que llamamos utopía universal del hombre nuevo, cimiento de la renovación intelectual muy ética. Así lo promoví y así lo probé: que los valores morales y espirituales son el armazón de acero de la historia de los pueblos que se liberan. Estos valores están enraizados en el subsuelo social y van emergiendo hacia la superficie de la convivencia cotidiana.

* Uh, ya te emocionaste, Benito. Me estás hablando de México y de los mexicanos como si fuera el Paraíso Terrenal habitado por angelitos, que nunca dan o reciben mordida, que no se corrompen, que no trancean… Fíjate, el otro día vino a verme santo Tomás.

* Ése es de los míos ¡

* No, tú eres de los de él.

* Bueno, ¿qué te dijo?

* Que tu país no ha podido edificar su República no tanto por malos gobiernos o porque lo conduzcan con rebuznos, sino porque los mexicanos todavía no son tolerantes y no practican la legalidad. Estarás de acuerdo en que sin tolerancia no puede haber democracia ni solidaridad. Y estarás de acuerdo en que muchas conductas no son legítimas ni lícitas.

* Sí, hay algo de eso.

* Tus compatriotas se contentan con decir: pobres pero honrados, ¿pero realmente lo son? Dicen que son muy buenos y solidarios

pero todos los días se levantan a ver a quién se friegan, a quién manipulan.

* Si, pero no todos. La mayoría no es así; por eso quieren gobiernos honestos.

* No te hagas ilusiones, Benito. Deshonesto no es sólo el que coge dinero que no es suyo sino también el que llega a un cargo sin la debida preparación, el que gobierna embaucando ingenuos, el que siembra enconos y odios. Y los mexicanos, ¿no son así? Mira, fíjate en aquélla esquina. ¿Ves a ésa señora dando soborno al agente de tránsito? ¿ves a ése señor bigotón diciendo a su hijo que mienta en la escuela para justificar una ausencia? Y luego le echan la culpa al sistema, y lo que es peor, ¡a mí!, porque dicen: “Dios lo quiso” o “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”.

* Pero el sistema sí tiene culpa parcialmente!.

* Ponle que si, pero ¿quién creó al sistema? Yo por supuesto que no. Tampoco esos otros seres creados por mí y que habitan otras dimensiones. Fueron los mexicanos, no me contradigas, Benito.

* Pero las deshonestidades, la corrupción y la delincuencia en general ahora están siendo condenadas con más años de cárcel.

* Ni con mil años de prisión por delito lo van a resolver, sino con una paciente educación del carácter, usos y costumbres del pueblo desde la primera infancia, lo cual les llevará algunos decenios.

* Te diré una cosa: sé que dices la verdad, pero me duele y ofende mi espíritu. Diré más: los mexicanos, desde que viví allá,

se fijan mucho en el qué dirán: “hijo, péinate bien, luego que van a decir los vecinos”, por eso me relamía el copete. Cuando deberían infundirle la higiene y el decoro personal a los niños para superarse ante sí mismos cada día. Dejan de trabajar o toman algo que no es suyo cuidándose de que no los vean, cuando no se fijan en el daño que se hacen a si mismos y a su país. Pero para esto el liberalismo tiene el remedio ya que es una proclama a favor del individuo como persona humana, como manifestación de ti en sociedad, y tiene como uno de sus sustentos el laicismo de la sociedad: la autonomía laica, sin ti pero contigo.

* Ah caray, ¿cómo está eso?

* Los hombres somos tu expresión, tu semejanza, pero la manipulación que de ti hacen algunos enredan las cosas: lleva a los hombres al pecado del demonio. Por eso fue necesario separar a las iglesias del Estado, para facilitarte las cosas.

* Y mucho te lo he agradecido, Benito, tanto que te traje expedito para acá. Al laicizar a la sociedad y al Estado el hombre se empezó a liberar y pudo incluso alejarse de mí para acercarse a él mismo, lo cual me agrada ya que al hacerlo se me acerca libremente, no a fuerzas o prejuiciado.

* Pero ¿por qué hiciste todo tan enredoso?

* Si fuera esto tan fácil, cualquiera sería Dios.

* Recuerdo que uno de los padres de la iglesia católica, Gregorio de Niza, la otra tarde en la tertulia, ya entrado en copas, dijo que se admiraba de que tú hubieras metido al hombre en tamaño conflicto..

* ¡¿Eso dijo?! ¡Deja que lo vea…! Como quiera que sea, te decía que los mexicanos todavía están en una etapa de infancia: actúan o no actúan por miedo a la autoridad. Les gustan los jefes, los caciques, los tlatoanis, por eso le dan votos a quienes les parecen autoritarios. Todavía no conocen plenamente y viven diariamente, los valores de la ciudadanía. Te digo, todavía consideran que lo malo no es infringir la ley sino que los cachen.

* Si, pero no todos. La mayoría piensa que respetar la ley representa principios morales comunes a todos. Y si mucho te preocupa que haya uno que otro, digamos pecador, es culpa tuya porque te dejas comer el mandado por don Sata.

* Es que ustedes le dan el mandado en charola de plata. Aceptan demagogos en el poder, hacen héroes a los que no lo son, toleran presidentes lenguaraces que prometen el paraíso y grandes milagros faraónicos en un tris, ya ni yo… Dejan que les mientan, se dejan distraer con chistoretes mientras la delincuencia avanza, mientras se fugan capitales y se concentra riqueza en pocas manos… Yo qué puedo hacer… Los partidos políticos no le están sirviendo a la sociedad, no se recomponen. El gobierno quiere quitarle más dinero al pueblo, aunque parezca que no. No otra cosa es dejar intocado al gran capital sin impuestos progresivos. Pero, repito, los mexicanos se dejan. ¿Qué es Dios cuando el pueblo es dejado?

* Esa situación va a cambiar, ya lo verás, y será el pensamiento liberal y el ejemplo que les dejé los que inspiren a las nuevas generaciones. Tumbarán del pedestal a los infaustos, a los fatuos y facinerosos.

* Benito, ya es tarde y quiero dormir. Nada más vine a saludarte y a decirte que ya me enteré que andas muy platicador con el cardenal Richelieu. ¿No será que andan haciendo un complot para destronarme?

* No, Dios, despreocúpate, mi reino no es de éste cielo. Buenas noches.

* Buenas noches, mi Benito, feliz navidad 2018.