Inicio General Sucesos DECENAS DE NIÑOS EN GRAVE RIESGO AL NADAR EN EL RÍO LERMA

DECENAS DE NIÑOS EN GRAVE RIESGO AL NADAR EN EL RÍO LERMA

441
Compartir

Santa Ana, Pacueco, Mpio., de Pénjamo, Gto.- El nivel del río Lerma sigue en aumento y con ello el riesgo de que las afectaciones a las viviendas situadas en su ribera sean mayores. Sin embargo, la principal preocupación de las autoridades es la gran cantidad de niños que permanecen jugando en las aguas nauseabundas, ya que corren el grave riesgo de sumergirse en la profundidad del meandro o contraer diversas enfermedades.

El delegado municipal, Enrique Cabrera Enríquez, dijo que el albergue temporal está abierto desde hace varios días en espera de recibir a las personas cuyas viviendas se encuentran inundadas, pero que hasta el momento nadie ha solicitado apoyo, ya que algunos se han refugiado con parientes o amigos y la mayoría de las familias que viven en la zona permanecen en sus casas.

“Estamos en contacto con el personal de Conagua y nos indican que río arriba, en el estado de Guanajuato, están liberando algunas presas para evitar riesgos mayores, pero el problema es que toda esa agua nos llega acá.

“Tenemos ya varias bombas sacando líquido del meandro, nos llegarán otras más potentes el día de mañana, pero es muchísima agua la que está llegando”, añadió el funcionario.

Dijo haber realizado un recorrido por la zona donde más de 200 viviendas están inundadas y junto con el personal del Cuerpo de Bomberos y Protección Civil de Pénjamo se invitó a las personas a evacuar sus casas, pero ellos prefieren seguir ahí.

“Andan los niños nadando en lo que se supone que es la calle, pero no se puede apreciar el límite del río, por lo que es altísimo el riesgo de que alguno de ellos pueda sumergirse y morir ahogado. Por otro lado, el peligro de contraer algún tipo de enfermedad como alergias, dermatitis, problemas gastrointestinales también es latente, pero los padres de familia no hacen caso”, refirió el funcionario.

Desde el pasado martes por la tarde, se pudieron apreciar decenas de niños de entre 2 y 14 años de edad jugando en las aguas de la zona inundada, se les ha advertido a sus padres de los riesgos que esto conlleva, pero parecen no escuchar.