Inicio Estilo de Vida DAÑOS OCULARES POR EXPOSICIÓN PROLONGADA A PANTALLAS Y CELULARES

DAÑOS OCULARES POR EXPOSICIÓN PROLONGADA A PANTALLAS Y CELULARES

68
Compartir

Ciudad de México.- Visión borrosa, ojos secos, así como dolor ocular y de cabeza es lo que ha provocado la exposición visual a las pantallas por más de cinco horas diarias, alertó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El jefe de Oftalmología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI, Julio Alejandro Blanco, explicó que a raíz de la nueva actividad socio laboral ha surgido una serie de problemas debido a una mayor exposición a los equipos móviles.

En un comunicado, detalló que dichos síntomas asociados al esfuerzo ocular han provocado el aumento de consultas en el servicio de oftalmología, sobre todo en mujeres por asociación a cambios hormonales que alteran la película lagrimal.

En especial, añadió, se ha detectado que dichas afecciones son más frecuentes en personas mayores de 45 años de edad, debido a los cambios acomodativos del cristalino (estructura tipo lente que permite leer) y en su transparencia.

Sin embargo, aclaró que para que se presente este síndrome también influye la distancia que se guarde respecto a las pantallas, que para un adulto sin presbicia (imposibilidad de ver claramente los objetos próximos) debe ser de 35 centímetros.

Distancias menores, expuso, son causa de aumento en la acomodación cristalina y esfuerzo visual, así como el tamaño de la letra, la iluminación y el contraste con el fondo.

Las afecciones se han agravado también por cuestiones fisiológicas del ojo humano, como la acomodación del cristalino, disminución en la frecuencia del parpadeo y aumento de los movimientos aculares conjugados, detalló en un comunicado.

Asimismo, el oftalmólogo recalcó que las ametropías (alteraciones que se caracterizan por un mal enfoque de las imágenes) prexistentes y no corregidas son otro factor que influye para presentar dichos daños oculares.

Por ello, recomendó una revisión anual a quienes trabajan por periodos mayores a cuatro horas diarias frente a una computadora, si es que no padecen de alguna patología ocular prexistente.

En caso de que se usen lentes, revisar la graduación una o dos veces al año, así como usar lubricantes oculares cada seis u ocho horas durante la actividad laboral, y descansar cada 30 minutos alejando la vista de la pantalla. El experto también sugirió limitar el uso de videoguegos de una a dos horas máximo al día.