Inicio General Sucesos CRISIS AMBIENTAL POR ABUSO DE INSECTICIDAS PARA COMBATE DE PLAGAS

CRISIS AMBIENTAL POR ABUSO DE INSECTICIDAS PARA COMBATE DE PLAGAS

69
Compartir

Los productores agrícolas de la región norte de Michoacán han recurrido a infinidad de alternativas para combatir las plagas que terminan con sus cultivos, pero casi siempre recurren a sustancias químicas que generan un daño ambiental, a veces irreversible.

Las zonas de Yurécuaro, Penjamillo, La Piedad y Ecuandureo, donde se genera la mayor parte de la producción de granos y hortalizas de la entidad, se encuentra infestada de sustancias tóxicas que han llegado, incluso, a provocar la mortandad de animales de pastoreo.

El Gobierno municipal de Numarán ha reportado la disminución en la población de cabras, debido a que estas mueren envenenadas al comer hierba que está impregnada con sustancias que se utilizan para combatir plagas como el gusano cogollero.

Bichos como la mosca blanca, el pulgón amarillo, el picudo, el gusano cogollero, la chinche café y el pulgón saltador causan mermas importantes en los diferentes sectores del agro michoacano.

Por ello, es preciso y urgente que las autoridades de Sagarpa y Sedru, así como los productores agrícolas trabajen de manera coordinada para sanitizar las tierras de cultivo,  lo cual permitiría elevar la producción agrícola de la región, además de evitar daños severos al ecosistema que pueden ser irreversibles, aseguran especialistas en la producción agrícola, como es el caso de Ramón Méndez Ortega, asesor de una de los más importantes cadenas de producción agrícola del Valle de Yurécuaro

Y es que, en la localidad ya se vive una situación de crisis ambiental por la proliferación de las plagas como el pulgón amarillo y ahora la mosca blanca, las cuales están mermando la producción de granos y hortalizas.

En esta zona tan fértil, donde igual se siembra maíz, trigo, sorgo, cebada, frijol, jitomate, chile, fresa y hasta melón no se respetan los ciclos agrícolas de cada producto y eso ocasiona un daño al terreno.

Los líderes agrícolas de la región, así como autoridades municipales y estatales, en coordinación con instancias de salubridad están buscando diferentes alternativas de solución, principalmente porque muchos de los agricultores están abusando de insecticidas altamente nocivos.

El problema actual es un parasito cuyo nombre científico es Bemisia tabaci,  una mosca blanca que se encuentra prácticamente por todo el mundo y que probablemente sea originario de la India. Está incluida en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

De acuerdo con el presidente municipal de Yurécuaro, Marco Antonio Gonzáles,  el problema es más grave en esta demarcación, pero también afecta a los municipios de Tanhuato, La Piedad, Ecuandureo, Churintzio, Vista Hermosa y la región de la Ciénega.

En las diferentes reuniones que llevan a cabo los campesinos se han acordado alternativas como la utilización de insectos benéficos para combatir otras especies nocivas.

En el municipio de La Piedad, se han entregado grandes cantidades de “Chrisoperlas Carneas” para su propagación a siete comunidades del municipio a fin de combatir la plaga del “Pulgón Amarillo” el cual ha traigo problemas a los sembradíos de los campesinos.

El director de Fomento Agropecuario Jorge Alberto Alvarado Quiroz, comentó que es la primera vez que se realizan actividades de esta magnitud para combatir una de las plagas que ha ocasionado perdida en la cosecha de los cultivos de los productores, por lo cual se buscó la manera de participar en colaboración con la Junta de Sanidad Vegetal de la SAGARPA para buscar soluciones.

Añadió que las comunidades que fueron beneficiadas son: Tanque de Peña, El Fuerte, San Juan el Fuerte, El Algodonal, Taquiscuareo, El Zapote y La Providencia, la cual ayudará a controlar esta plaga y que también combatirá la invasión de la mosquita blanca, por lo que es importante que se comiencen con la liberación de este insecto en los cultivos, principalmente en aquellos que se encuentran con follaje verde, donde cada dotación alcanzará por comunidad para 8 hectáreas y una vez que se reproduzcan abarcara más territorio.

Finalizó que el daño que causo el pulgón amarillo a los cultivos el año pasado fue grande, por lo que es una necesidad tomar medidas preventivas para que los productores no se vean afectados nuevamente y así puedan obtener mejor ganancias una vez que cosechen “Esta medida natural para el combate del Pulgón Amarillo, por medio de la liberación de las Chrisoperlas, es la solución para controlar la plaga”, refirió Alvarado Quiroz.

Sin embargo, insectos como la mosca blanca se han  vuelto inmunes a cualquier tipo de insecticida por lo que la única alternativa que existe es que se deje de sembrar durante un ciclo y que se haga una eficiente labor de labranza para destruir por completo su hábitat, de otra manera será imposible combatirla”, dijo  Socorro Lara Hernández y con ella han coincidido los especialistas en la materia.

El problema es que las autoridades estatales y federales no han asumido un compromiso de apoyar con subsidios a los productores que dejen de realizar la actividad económica que provee el sustento de sus familias, por lo que la problemática sigue en el aire.

Se tiene claro que  si nos se lleva a cabo la colaboración integral de todos y cada uno de los agricultores de la zona en conflicto, será imposible terminar con este parasito, afirmaron los especialistas en la reunión sostenida en días anteriores. Pero, ¿Qué harán los labriegos para sobrevivir si dejan de sembrar?

SIN CONTROL, EL USO DE INSECTIDAS

El campo michoacano se ha convertido en un centro experimental para los grandes proveedores de pesticidas y productos que prometen acabar con todo tipo de plagas; además de que se ha abusado del uso de sustancias para mejorar la calidad genética de granos, hortalizas y legumbres.

Lo anterior fue dado a conocer por parte de Salvador Zarate Ortiz, presidente del Comité de Granos del Norte de Michoacán, quien señaló que en México se utilizan actualmente 36 mil toneladas métricas de ingredientes activos en los agroquímicos por año y mundialmente hay 3 millones de intoxicaciones graves con una mortalidad de 7.3 por ciento.

Mientras eso sucede, en México y en especial en el campo michoacano se sigue utilizando una gran variedad de pesticidas elaborados a base de la mencionada sustancia a través de nombres comerciales como: Alanex, Bronco, Cannon, Crop Star, Lasso, Lariat, Partner, Reneur y Traton.

Salvador Zarate Ortiz, presidente del Comité de Granos del Norte de Michoacán, proporcionó información recopilada de diversas revistas científicas relacionadas con el tema en las que se asegura que en una  campaña realizada en 1985 por Pesticide Action Network (PAN), con sede en California, se identificó por primera vez a la “docena sucia”, los agroquímicos “más peligrosos del mundo”. Desde entonces la lista aumentó de 12 a 18.

Los plaguicidas que se descubrió tienen una relación directa con problemas de salud y contaminación ambiental son: Aldicarb, Camphechlor, Chlordane, Heptachlor, Chlordimeform, DBCP, DDT, Aldrin, Endrin, EDB, HCH/BHC, Lindano, Paraquat, Parathion, Methyl Parathion, PCP y 2,4,5-T, los cuales siguen siendo importados a México y utilizados en Michoacán.