Inicio General CASAS DE INTERÉS SOCIAL NO ALCANZAN STATUS DE VIVIENDA DIGNA

CASAS DE INTERÉS SOCIAL NO ALCANZAN STATUS DE VIVIENDA DIGNA

817
0
Compartir
SONY DSC

El esfuerzo de miles de trabajadores que han adquirido viviendas de interés social no es retribuido por las empresas constructoras que entregan casas en malas condiciones y fraccionamientos que no reúnen las especificaciones técnicas de calidad, así como los lineamientos en materia de urbanismo y Protección Civil.

Es más, por las dimensiones de las viviendas que se han construido en este municipio, muchas de ellas no alcanzan ni siquiera el status de vivienda digna como lo define el Comité de Derechos Urbanos de Naciones Unidas.

Lo que se define como vivienda digna y adecuada equivale a que esta se ubique en espacios plenamente equipados, en barrios dotados de servicios urbanos, accesibles, con espacios intermedios de relación que permita la comunicación vecinal.

La gran mayoría de los fraccionamientos construidos en los últimos cinco años carecen de la totalidad de los servicios básicos y son graves los conflictos que existen entre vecinos por no contar con un suministro eficiente de agua potable, recolección de basura y seguridad pública.

“No nos sustraemos de esa responsabilidad, lo que sucede es que hay varios fraccionamientos que no se han regularizado o no han sido entregados al municipio, por lo que se conforman Comités vecinales que administran los pozos de agua, como ocurre en el Infonavit El Fuerte, el Malecón, la colonia México, entre otros”, ha argumentado en diferentes ocasiones Jorge Rubio Olivares, director del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de La Piedad (SAPAS).

Como vivienda digna, el Comité de Derechos Urbanos de Naciones Unidas, aclara que no se debe interpretar en un sentido restrictivo simplemente de cobijo sino, que debe considerarse más bien como el espacio donde los individuos o las familias puedan vivir en seguridad, paz y dignidad.

“¿Cómo podemos hablar de vivienda digna si no podemos tener espacios adecuados para el crecimiento familiar?”, señala con molestia Verónica Ramírez Rodríguez, quien adquirió una casa de interés social en el fraccionamiento Arroyo Hondo.

La mujer señala que “desde pasaron muchos años para tener alumbrado público, el área de donación de áreas verdes simplemente no existe y además las viviendas están cayéndose en pedazos y son prácticamente nuevas.

Existen fraccionamientos como “El Malecón” donde habita un promedio de 450 familias, que a casi 20 años de haber sido construido no ha podido ser entregado al gobierno municipal, por lo que los servicios de agua potable y alcantarillado corren por cuenta de un particular que “casi siempre está fallando”, según señalan los vecinos.

En el caso especifico del fraccionamiento Arroyo Hondo, los vecinos de la calle Privada Rio Duero señalaron tener una gran cantidad de quejas en contra de la constructora.

Estas van desde puertas descuadradas, filtraciones de agua por el techo y paredes, cuarteaduras, mala disposición de la tubería para servicio eléctrico y plomería.

“Tenemos mucho tiempo quejándonos con el dueño de la constructora y nunca nos ha dado una solución”, señaló Juan Fernando Castro.

ATRACTIVAS CASAS MUESTRA

La mayoría de los fraccionamientos, como es el caso de Grupo Herso, que ha construido aquí más de 2 mil viviendas de interés social, utiliza estrategias comerciales basadas en la imagen de la familia modelo en casas perfectamente diseñadas en espacio.

Sin embargo, “cuando uno recibe las viviendas es todo lo contrario. A mí me dieron una casa con un piso en pésimas condiciones. Se desmorona, me quejé y me respondieron sarcásticamente, diciendo que se trataba de un piso ‘por en mientras’ y que era mi obligación colocar azulejo. Eso me molestó mucho, porque yo compré una casa para ser habitable 40 o 50 años y no para un ratito”, señaló Araceli Vargas, quien adquirió una vivienda en el fraccionamiento Villas de las Lomas.

En otros lados sucede igual: “Mi salario me alcanzó solamente para una casa de una habitación y pensé que era buena opción para mí y mi esposa nada más. Compramos una casa en el fraccionamiento El Cuitzillo y la verdad nos hemos arrepentido. Son casas de 35 metros cuadrados de construcción, eso es increíble. El mismo vendedor nos dijo que no había opción para ampliarnos porque estaban hechas con material que no resiste una segunda planta. ¿Quién permite que se construya esto?”, cuestionó Antonio Gutiérrez.

En ese tipo de fraccionamientos de una sola habitación la gente está destinada al hacinamiento. Son colonias que se convierten en focos de problemas para los gobiernos municipales.

El fraccionamiento Lomas de La Cañada es un ejemplo de ello: de 2 mil viviendas habitadas solamente en 100 casas se paga el agua potable al gobierno municipal de Numarán.

“Ahí, es donde mayores índices de delincuencia se registran. Tenemos que destinar patrullas para que den rondines diariamente por esa zona y aun así no para la ola de robos. Es gente que vive hasta 7 personas en una casa con una sola habitación. Eso no es vivir dignamente”, se han quejado prácticamente todos los alcaldes que han estado al frente del Gobierno de Numarán desde que se construyó este conjunto habitacional.

¿QUE ES UN VIVIENDA DIGNA?

Los parámetros establecidos por la vivienda digna señala que esta debe ser: Vivienda fija y habitable; vivienda de calidad; vivienda asequible y accesible; y contar con seguridad jurídica de tenencia.

Una vivienda debe ser fija y habitable, se deben planificar, proyectar, ejecutar, utilizar y conservar de tal forma que se cumplan los requisitos básicos de funcionalidad, seguridad, habitabilidad y accesibilidad, establecidos por las normas de cada país. Donde cumpla con unos mínimos requisitos de confort, asilamiento climático (frío, humedad, lluvia, calor), seguridad estructural, calidad constructiva, entre otros.

Una vivienda adecuada debe contener ciertos servicios indispensables para la salud, la seguridad, la comodidad y la nutrición. Todos los beneficiarios del derecho a una vivienda adecuada deberían tener acceso permanente a recursos naturales y comunes, a agua potable, a energía para la cocina, la calefacción y el alumbrado, a instalaciones sanitarias y de aseo, de almacenamiento de alimentos, de eliminación de desechos, de drenaje y a servicios de emergencia.

Calidad de la vivienda: Además de las reseñadas con anterioridad, se está introduciendo otro conceptos para el cumplimiento de los compromisos de Kioto y así en determinados países se comienza a incorporar otros parámetros de sostenibilidad y eficiencia como los relativos a adaptación a las condiciones climáticas, minimización de impactos ambientales, reducción del ruido, gestión adecuada de los residuos generados, ahorro y uso eficiente del agua y la energía renovable.

La vivienda adecuada y digna debe encontrarse en un lugar que permita el acceso a las opciones de empleo, equipamientos, espacios libres, accesibles al transporte público, a los servicios de atención de la salud, centros de atención para niños, escuelas y otros servicios sociales. Es decir la vivienda debe construirse en entornos urbanos plenamente dotados. De manera semejante, la vivienda no debe construirse en lugares contaminados ni en la proximidad inmediata de fuentes de contaminación que amenazan el derecho a la salud de los habitantes.

Vivienda asequible, vivienda protegida: La vivienda digna y adecuada debe ser asequible. Pero especialmente la legislación y normativa de cada país, debe concederse a los grupos de población en situación de desventaja o bajo poder adquisitivo. Por ello las políticas de vivienda protegida, en sus distintos regímenes alquiler o propiedad deben contemplar unos precios protegidos o asequibles para personas y/o familias con escasos recursos.

 

Seguridad jurídica de tenencia: La tenencia adopta una variedad de formas, como el alquiler (público y privado), la vivienda en cooperativa, la vivienda en propiedad, la vivienda de emergencia y los alojamientos públicos y privados. Sea cual fuere el tipo de tenencia, todas las personas deben gozar de cierto grado de seguridad de tenencia que les garantice una protección legal contra el desahucio, el hostigamiento u otras amenazas

PARA CONSIDERAR:

  • EN LOS ÚLTIMOS 5 AÑOS SE HAN CONSTRUIDO 12 NUEVOS FRACCIONAMIENTOS
  • 7 MIL 500 VIVIENDAS SE HAN CONSTRUIDO EN LOS ULTIMOS TRES AÑOS
  • 460 MIL PESOS, EL VALOR COMERCIAL DE UNA VIVIENDA DE DOS HABITACIONES