Inicio General ABUELOS EN ASILO DE ANCIANOS, OLVIDADOS POR SUS FAMILIAS

ABUELOS EN ASILO DE ANCIANOS, OLVIDADOS POR SUS FAMILIAS

177
0
Compartir

La Piedad.- El Asilo de ancianos José Ma. Cabadas, de La Piedad, tiene 21 ancianos, quienes son atendidos por hermanas de la congregación de monjas Franciscanas de Guadalupe, que han consagrado su vida al cuidado de los adultos mayores en desamparo, mismos que son entregados en este lugar por sus familias, para después olvidarlos en este sitio al que regresan solo en fechas especiales, hay otros que llegan solos buscando un lugar donde vivir y pasar sus últimos días.

La hermana Teresa Nieto, encargada de este lugar, dijo que aquí son atendidos con esmero, procurando curar sus heridas, no solo físicas, sino del alma, al ser personas que están prácticamente solas, les hacen compañía, les ofrecen comida y medicinas si es necesario, de modo que no les falte nada para gozar de buena salud.

Mencionó que para los adultos mayores es importante que las personas los visiten y platiquen con ellos, conozcan sus historias y si están en posibilidades, adopten un abuelo, pues son personas llenas de sabiduría y experiencia, ávidos de compartir con todos, sus vivencias y recuerdos.

Como el caso de Don Panchito, como le llaman al interior de esta casa hogar, quién a sus 96 años, sigue pensando en volver a casarse, pues enviudó hace pocos meses y dice que no quiere estar solo, ya que no le queda nadie, a pesar de sus pasos cansados su falta auditiva y visual, a causa de una catarata, dijo que eso no le impide apreciar la belleza de una mujer, por ello, anda en busca de una novia que lo quiera, con la que pueda pasar momentos platicando de su historia en las tierras de Guanajuato.

También conocimos a la Señora Isabel, quien llegó de la ahora Ciudad de México, asegura que ella iba de paso por La Piedad, pero se quedó porque le gustó más esta ciudad y además ya no tenía recursos para continuar su camino de regreso, pero ya no se quiere ir, porque aquí le sirve a sus compañeros de casa, sirve la comida o lava los platos, zurcir y pegar cierres es lo que aprendió para colaborar con los demás adultos mayores que hay en este asilo.

Todos ofrecen una sonrisa sincera, cuando ven llegar a una persona a que están a punto de conocer y sus ojos se llenan de  un brillo especial y vitalidad pues sabes que tienen una oportunidad más para compartir parte de lo que han vivido.

Señalan que en ocasiones llegan jóvenes de alguna escuela a pasar un momento con ellos, pero no siempre se acercan a conversar, dejandoles una sensación de desconfianza para tener un acercamiento con las nuevas generaciones que se alejan con el uso de la tecnología, pues es el internet y los celulares un concepto que a su edad no todos entienden.

Se ha planeado una celebración especial en el marco del día del abuelo, en la que se estará oficiando una misa en la Parroquia del Carmen, para posteriormente llevarlos a comer en el salón “Caballeros de Colón”, donde estarán festejando con la ciudadanía que desee sume a esta fecha especial.